Piden cárcel para un empresario en Albacete

El administrador único de una empresa se enfrenta en Albacete a un presunto delito continuado de falsedad en documento mercantil

El administrador único de una empresa se enfrenta en Albacete por un presunto delito continuado de falsedad en documento mercantil, por facturas emitidas, a una pena, a petición de la Fiscalía, de 2 años de prisión y multa de 3.600 euros.

Dicha persona está previsto que este miércoles, 15 de mayo, se siente en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal Uno de Albacete. 

Ciudad de la Justicia Albacete
Ciudad de la Justicia Albacete / Foto de archivo

“Defraudación en los Impuestos sobre Sociedades y en el Impuesto sobre el Valor Añadido”, cita la Fiscalía de Albacete

El escrito de calificación provisional del Ministerio Fiscal al que ha tenido acceso El Digital de Albacete cita que tras la investigación de la Inspección de la Agencia Tributaria acerca de la empresa de construcciones y contratas investigada se detectó la existencia de “gran número de facturas falsas”, facturas que determina el fiscal de las que “han podido beneficiarse un número determinado de empresarios, que las habrían utilizado y que no corresponderían a operaciones reales, siendo su única finalidad la de servir de medio de defraudación en los Impuestos sobre Sociedades y en el Impuesto sobre el Valor Añadido en los ejercicios 2009, 2010 y 2011”.

De la investigación, continua el escrito fiscal, se ha puesto de manifiesto que dicha empresa “no ha podido realizar los servicios a los que se corresponden la mayoría de las facturas emitidas por la misma, ya que la empresa no dispone de medios propios, ni personales, ni de material, para llevar a cabo los mismos y tampoco ha subcontratado la realización de los mismos con ninguna otra empresa”. Del mismo modo, señala Fiscalía, que del análisis de las cuentas de la empresa “tan solo una pequeña parte de la facturación de la misma fue ingresada en sus cuentas bancarias, así como que, tras el ingreso de esas cantidades en las cuentas bancarias de la mercantil, se producían salidas de fondos en cuantías similares sin que se haya podido acreditar el motivo de tales salidas de fondos”. 

La sociedad fue constituida en 1999 y tiene su domicilio fiscal en Mota del Cuervo, y el domicilio social de la empresa en el Polígono Romica de Albacete. El administrador único de la empresa, según escritura de 19 de agosto de 2009, inscrita el 9 de diciembre de 2009, es el acusado de 52 años en ese momento. Con anterioridad al acusado, fue administrador único otra persona contra el cual no se dirige el presente procedimiento, cuyo cese se produjo el 19 de agosto de 2009, desgrana Fiscalía. El capital social de la empresa ascendía a 3.125,26 euros y su objeto social era la construcción completa, conservación y reparación de obras, contratación y subarriendo de maquinaria pesada para obras públicas y particulares, compraventa y arrendamiento de toda clase de fincas rústicas y urbanas. 

La empresa presentó declaración del impuesto de sociedades en los años 2009, resultando a devolver de 712,95 euros, 2010, renuncia a la devolución de 249,09 euros y 2011, declaración con cuota cero. También presentó las declaraciones de IVA en 2009, resultando a ingresar de 135,79 euros, 2010, resultando a ingresar de 135,59 euros y 2011, resultando a compensar de 1.509,79 euros, detalla el escrito fiscal. 

Foto archivo

Facturas que “obedecen a servicios que no se realizaron nunca”, cita Fiscalía

En concreto, enumera el escrito fiscal, se ha podido “constatar” la existencia de las siguientes facturas que obedecen a servicios que “no se realizaron nunca y que se expidieron por el acusado, como administrador único de la empresa, personalmente o, al menos, con su conocimiento y consentimiento y facilitando los datos necesarios para confeccionarlas:  Una factura emitida el 30 de diciembre de 2011 a una empresa de artesanos de madera por importe de 72.275 euros, IVA incluido, y en la que figura como concepto trabajos de repasos, montaje y abisagrar puertas y ventanas en su obra de Madrid. Otra factura de 30 octubre de 2011, emitida a una empresa por importe de 84.525,76 euros en concepto de trabajos realizados de electricidad en una obra de un pabellón cubierto de un convento de Ciudad Real. Una segunda factura a la misma empresa el 30 de noviembre de 2011 por un importe de 83.730,44 euros en concepto de trabajos realizados de electricidad en la obra del pabellón antes citado”. Así como una tercera factura emitida a dicha empresa el 30 de diciembre de 2011 por un “importe de 85.148,80 euros en concepto de trabajos realizados de electricidad en la obra del pabellón cubierto”. 

Además de las facturas señaladas, el acusado, como administrador único de la empresa, según Fiscalía, “procedió a elaborar otras facturas que no obedecían a operaciones ni servicios prestados por su empresa”, que especifica Fiscalía, concretamente a través de la investigación de la Agencia Tributaria “se ha tenido conocimiento de una factura de 20 de agosto de 2009, en la que figura un cliente “como importe 64.032 euros y como concepto reformas en una nave de un pueblo de Toledo; otra factura de 29 de septiembre de 2009 en la que figura otro cliente y como importe 46.492,80 euros y como concepto reformas efectuadas en su nave del mismo pueblo de Toledo. Y una tercera a otra empresa de 30 de octubre, 30 de noviembre y 30 de diciembre de 2011 por un importe de más de 100.000 euros. Las tres empresas referidas, concluye el escrito fiscal, “han reconocido que los trabajos a los que se hacen referencia en esas facturas no se realizaron nunca”. 

Cita con la Justicia en Albacete

El acusado está previsto que acuda este miércoles, 15 de mayo, al Juzgado de lo Penal Uno de Albacete. 

Llanos Esmeralda Garcia

Periodista natural de Albacete. Licenciada en Periodismo en la Universidad de Murcia y Diplomada en Trabajo Social por la Universidad de Murcia. Más de 10 años de experiencia en medios de comunicación, como La Verdad, CNC y El Pueblo de Albacete.
Botón volver arriba