LA REVOLERA | El campo al límite

Artículo de opinión de Ángel Calamardo

Demasiada confusión con las convocatorias de agricultores para protestar por distintas cuestiones, todas ellas relacionadas con la pésima situación del sector agrícola. Por un lado, las organizaciones de siempre, como ASAJA, COAG, UPA. Los que salieron primero a las carreteras y a las calles de las ciudades dicen que se habían organizado vía WhatsApp, otros decían que los movía VOX, en fin, distintas opiniones, aunque todo el mundo coincide en que lo que reivindican es justo y porque el campo está en una situación límite. Me parece que organice quien organice, lo importante será sí lo que plantean está dentro del sentir general y eso parece que no ofrece ninguna duda. Habrá que dejarse por tanto de disquisiciones y manipulaciones, buscando a quien cargarles la culpa. La gente del campo sale a la calle porque no aguanta más, todo lo que escucho que reivindican me parece justo y Europa con la exigencia de los gobiernos de cada país deben abordarlo con claridad y seriedad. Como sucede con cualquier reivindicación, quizás no todo se pueda abordar, quizás todo no lo puedan conseguir, pero tendrán que verlo y algunas situaciones sí deben solucionarse ipso facto. Ya estamos en las calles, con los tractores, en manifestaciones, pero hay situaciones que no pueden repetirse y que dejan en mal lugar a los agricultores que lo hacen. Pierden la razón cuando lanzan una piedra a un guardia civil, pierden la razón y es inaceptable cuando se van con los tractores a la vivienda particular de la presidenta de Navarra, pierden la razón cuando quieren llegar a la calle Ferraz, pierden la razón cuando zarandean un vehículo de la guardia civil, pierde la razón el presidente de ASAJA, el castellanomanchego Pedro Barato cuando se encara con la policía con formas poco ortodoxas. Claro que hay que protestar, claro que hay que forzar situaciones y que se noten las reivindicaciones, entiendo que lo de sacar los tractores a la calle es quizás la única forma de alzar la voz, entiendo que se quiera trasladar al Gobierno de España y a las instituciones europeas que así vamos mal. Los agricultores saben que las ordenes se dan desde los despachos y que las fuerzas y cuerpos de seguridad emplean sus conocimientos y buen hacer para evitar males mayores. Por eso negocian, por eso hablan, por eso tratan de calmar el ambiente, aunque insisto, los agricultores reivindican y protestan con toda la razón del mundo porque no aguantan más. Todos deberíamos ser solidarios con lo que se considera justo. He escuchado al secretario general de CCOO, Unai Sordo, decir que “son movilizaciones empresariales”. No ha debido medir bien lo que quería decir, los que he visto en los tractores son personas que trabajan de sol a sol y que tienen las manos llenan de callos, yo no sé si son empresarios labriegos o señoritos de casino, sí sé lo que opinan de los sindicatos, que otro día refrescaré aquí.

Fuera de las manifestaciones sí he escuchado otras opiniones más sensatas como las del subdelegado del Gobierno de Albacete que ha alabado la actitud, disposición y comportamiento de la guardia civil, policía nacional y policía local. 

Claro que, determinadas personas como secretarios, personas de confianza, asesores, deberían ser más prudentes y no meter la pata, ni entrar en discusiones que no les corresponden, dejen a sus jefes, a sus alcaldes que ya saben ellos hacerlo. Me escandaliza lo que he leído en las últimas horas aquí mismo en El Digital de Albacete. La secretaria del alcalde de La Roda, ha molestado y mucho a los agricultores al decir que: “ahora mismo voy a solidarizarme con un tío que lleva un tractor de 450.000 €, con un Mercedes en casa de 80.000 € y que tiene a 10 rumanos trabajando prácticamente por un bocadillo”. Termina mencionando incluso al juez García Castellón, no sé a cuento de qué. Visto así, motivos hay para el cese o que pida disculpas. Se ha despachado a gusto la señora.

La política local y la regional ha estado en alineada con lo que piden los agricultores.

Del asesinato de dos guardias civiles en Barbate, terrible lo que sucedió allí la tarde del viernes, me vienen a la cabeza un puñado de reflexiones, me quedo hoy con lo que ha escrito Arturo Pérez Reverte: “Ahora todo serán condolencias, fotos y promesas; pero a los guardias civiles de Barbate no sólo los han asesinado unas bestias impunes con una narcolancha, sino también la pasividad y la cobardía de treinta años de ministros del Interior y de Justicia españoles”. Nada que añadir.

De toros les diré que también echo en falta solidaridad con los nuestros. Trataré de explicarme sin cansarles mucho, pero con claridad. El torero Sergio Serrano ha mostrado su disconformidad, supongo que su enfado, su disgusto, porque no le han hecho ni caso, ni le han cogido el teléfono, por pedir algo que en justicia le corresponde, como es poder entrar en el largo serial de la primera plaza del mundo. Entiendo y me gusta que sea así, que los políticos no taurineen y por tanto no se metan a confeccionar carteles, reconozco que, para eso, el actual gobierno municipal es un ejemplo, no así, en tiempos pasados como cuando la alcaldía recayó en Ciudadanos, esos dos años nefastos para la ciudad y que contribuyeron, con otras circunstancias más, a que el PSOE local perdiese la confianza de sus vecinos, como se demostró en las pasadas elecciones. Quiero decir con esto, que es el momento de la unión, es el momento de alzar la voz, es el momento oportuno, desde el Ayuntamiento, con la complicidad de otras organizaciones y asociaciones taurinas se dirijan al empresario de Albacete que lo es también de Madrid y al menos le trasladen el malestar, si es que existe, supongo que sí. A modo de moción, un escrito, declaración institucional, no sé, como quieran, no es para que hagan los carteles que queramos aquí, pero sí para decir que las injusticias no nos gustan. No hay que hacer nada más, es bien sencillo. Es una reprobación en voz baja, en son de paz. Callarse es una demostración que nos da todo igual, de claudicación y ya lo dije el domingo pasado, los toreros de Albacete, desde esa etapa de alfombra roja a Casas por parte del alcalde de entonces, el de los primeros dos años, va a hacer que muchos toreros tengan que arrojar la toalla y si no, al tiempo. Yo no estoy diciendo que haya que quemar en la hoguera a nadie, ni a Casas ni a nadie, ni que haya que echar a nadie, estoy diciendo que un pueblo unido, un mundo del toro unido, el de Albacete no lo está, levanta la voz porque después vendrán otros. También les digo a la gente del toro que durante ese tiempo también vimos como jaleaban a aquel alcalde que tanto daño hizo por sus decisiones, por su arrogancia, por su oscurantismo y que se está padeciendo ahora. A profesionales del toro albaceteños también les digo que hay que ser más listos y no ir cada uno a la suya a salvar su pellica porque por separado, estáis muertos, taurinamente hablando. Espero que, desde el PSOE, que tiene personas que saben de lo que va esto, seguramente quien contaba con la confianza del alcalde socialista para la cosa taurina, si hubiesen ganado las elecciones, junto con el PP y VOX deberían tratar el asunto. De lo contrario, el futuro se presenta incierto para tantos chavales que quieren ser figuras del toreo. Como contraste, los mismos o el mismo que a un torero de Albacete no le coge el teléfono, por estar cometiendo el “pecado” de querer torear, en Madrid con su presidenta, sí con Ayuso, se les cae la baba cuando la ven aparecer. La vida tiene estas cosas y otras. Lo mínimo, a cualquier persona y también a un torero que llama por teléfono para pedir su sitio en una feria larga es atenderlo.

“Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades”. (Miguel de Cervantes).

Ángel Calamardo

X: @AFCalamardo

El Digital de Albacete

Diario digital líder en Albacete con toda la información de la capital y provincia
Botón volver arriba