Sabores únicos, paisajes para el recuerdo y experiencias para todo tipo de públicos en la Ruta del Vino de La Mancha

Un ‘mar de viñedos’ en Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha atesora una importante riqueza gastronómica, cultural y patrimonial, pero además cuenta con algunos de los mejores vinos del panorama nacional e internacional. El turismo enológico cada vez cuenta con un mayor número de seguidores y para complacer a los amantes del buen vino, Castilla-La Mancha cuenta con seis diferentes rutas del vino: Ruta de Vino de La Mancha, Ruta del Vino de La Manchuela, Ruta de Vino de Valdepeñas, Ruta del Vino Méntrida-Toledo, Ruta del Vino de Almansa y Ruta del Vino de Jumilla.

Todas estas rutas que transcurren por el territorio castellano-manchego suponen una puerta abierta a la vivencia de experiencias viajeras únicas e inolvidables alrededor del mundo del vino. 

Cata de vino en la Ruta de La Mancha / Foto cedida: Ruta del Vino de La Mancha

Ruta del Vino de La Mancha

La del Vino de La Mancha es una de las más extensas de estas rutas del vino, y es que transcurre por cerca de una decena de municipios diferentes donde se cultiva y se producen los vinos repletos de sabor de la Denominación de Origen (D.O.) La Mancha. Forman parte de este bello ‘mar de viñas’ localidades de diferentes provincias de Castilla-La Mancha. En concreto, la Ruta del Vino de La Mancha transcurre por El Toboso (Toledo), Villarrobledo, Albacete, Socuéllamos, Alcázar de San Juan, Tomelloso, Campo de Criptana, Villarrubia de los Ojos, Argamasilla de Alba, La Solana y Pedro Muñoz (Ciudad Real), junto a dos bodegas de la provincia de Cuenca.

La gerente de la Ruta del Vino de La Mancha, Cristina Sánchez, compartía algunas de las peculiaridades de este sorprendente viaje por el mundo del vino en nuestra tierra. Al respecto, desarrollaba que esta ruta transcurre “por el corazón de La Mancha, en un auténtico ‘mar de viñas’”.

De este modo, ponía de relieve que forman parte de esta ruta municipios como “Villarrobledo, que es el que más cepas tiene en toda la D.O. La Mancha; así como Socuéllamos que tiene un montón de bodegas o Tomelloso que cuenta con la cooperativa más grande de Europa”. Por todo ello, consideraba Cristina Sánchez que “somos el mayor viñedo y es una de las cosas que más potenciamos”, destacando “ese paisaje infinito de viñas atrae bastante a la gente”, y es que este natural cuadro queda grabado en las retinas de quienes visitan esta zona de Castilla-La Mancha.

Especificaba además que esta ruta del vino se encuentra enmarcada “en el territorio de la D.O. La Mancha y está formada por 10 municipios de Ciudad Real, Albacete, Toledo y dos bodegas de Cuenca”. Por tanto, desgranaba que “tenemos representación en todo el centro de La Mancha”.

Vino y viñedo de la Ruta de La Mancha / Foto cedida: Ruta del Vino de La Mancha

Una zona muy especial para el cultivo de estas uvas en Castilla-La Mancha

Los viñedos de La Mancha están asentados sobre una extensa llanura que cuenta con características únicas. Sobre las particularidades de los vinos que se pueden descubrir recorriendo la Ruta del Vino de La Mancha, explicaba Cristina Sánchez que “tenemos suelos muy calizos y arcillosos”, añadiendo que “la altitud está entre los 600-900 metros sobre el nivel del mar y nuestro clima es muy frío en invierno y muy cálido en verano”. Igualmente, manifestaba sobre la situación climatológica de esta amplia zona de Castilla-La Mancha que “tenemos muy pocas precipitaciones y cerca de 3.000 de luz al año”.

Paisaje de la Ruta del Vino de La Mancha / Foto cedida: Ruta del Vino de La Mancha

Grandes cooperativas y pequeñas bodegas familiares forman parte de la Ruta del Vino de La Mancha para producir vinos con un sabor único

Todos estos aspectos permiten que la maduración de la uva sea uniforme, pero además supone que “no haya muchos hongos ni enfermedades en las viñas y que se necesiten menos tratamientos”, desvelaba la gerente de la Ruta del Vino de La Mancha. Por este motivo, esta ruta cuenta “con muchas bodegas que apuestan por lo natural, lo ecológico y lo sostenible”, subrayaba Cristina Sánchez.

La Mancha posee rasgos adecuados para el cultivo de la viña, a través del clima se consigue una armoniosa maduración de los frutos, asegurando a su vez una producción de viñas uniforme y salubre. Pero además, se conjugan a la perfección grandes cooperativas y bodegas familiares creando vinos con un sabor único bajo el amparo de la D.O. La Mancha. 

“Tenemos grandes cooperativas, que pueden obtener 300 millones de kilos de uva”, explicaba Cristina Sánchez, pero también recordaba que integran la Ruta del Vino de La Mancha “pequeñas bodegas familiares que siguen la tradición, siendo varias generaciones las que han estado al frente de las mismas”. Así, consideraba que este binomio “es uno de los aspectos más importantes que tenemos: nuestros vinos”.

Quienes apuesten por descubrir la Ruta del Vino de La Mancha tendrán la oportunidad de saborear “vinos naturales con sabores muy intensos y con las uvas tradicionales de nuestra región que son la airén y la macabeo y en tinta la cencibel”, remarcaba Cristina Sánchez. Al mismo tiempo, también destacaba que “están adaptándose muy bien a esta tierra nuevas variedades como la chardonnay y la syrah”.

La producción de vinos en La Mancha se caracteriza por ser un procedimiento natural, ecológico y sostenible. Las bodegas de la Ruta del Vino de La Mancha están enfocadas a la producción de vinos con aromas y sabores vibrantes, característicos de la región. Desde hace ya varios años se destacan los esfuerzos de las bodegas manchegas en la integración de prácticas preventivas ante los efectos del cambio climático y en muchas de estas bodegas se producen vinos ecológicos.

Centro de Interpretación de la Alfarería Tinajera / Foto: Portal de Turismo de Villarobledo

Tradicionales construcciones, museos y naturaleza 

Esta ruta alrededor del mundo del vino es el reflejo de la tradición y la historia de los pueblos manchegos, lugares donde se preservan casonas de labranza, bodegas, cuevas, chimeneas y bombos “construcciones típicas de agricultores y pastores”, indicaba Cristina Sánchez. Además, los visitantes también pueden disfrutar de auténticas joyas del patrimonio arquitectónico rural que embellecen y decoran las tierras de esta comarca natural, dotándola de señas de identidad únicas y singulares.

“Disfrutar del mundo y de la cultura del vino” es el principal objetivo de esta ruta, confesaba su gerente a El Digital de Albacete. Un destino turístico inigualable donde se unen cultura, naturaleza y el disfrute de la enogastronomía. 

Sobre ello, indicaba Cristina Sánchez que “una de nuestras peculiaridades es que tenemos museos dedicados al mundo del vino”. Muestra de ello es el Centro de Interpretación de la Alfarería Tinajera ubicado den Villarrobledo, y es que estos elementos “han sido y son fundamentales para la elaboración y la conservación del vino”. Pero en esta ruta también se puede descubrir el Museo del Vino de Socuéllamos o el Museo de la D.O. La Mancha en Alcázar de San Juan, o museos etnográficos como el de Villarrubia de los Ojos.

Junto a esta amplia oferta de museos relacionados al vino, en esta ruta los amantes del vino podrán disfrutar a través de las diferentes variedades autóctonas como airén y tempranillo, o importadas, como chardonnay y cabernet sauvignon, mientras visita sus bodegas y disfruta de una cata comentada.  “Se pueden hacer degustaciones en cuevas, visitas a las bodegas y a viñedos”, manifestaba Cristina Sánchez, poniendo de relieve la variada oferta turística de la que podrán disfrutar quienes visiten esta ruta del vino.

Una amplia oferta turística por la que apuesta la Ruta del Vino de La Mancha y que “queremos poner de realce”, apuntaba su gerente, recordando que “estamos en una zona que es reserva de la biosfera”. Al respecto, compartía que “en La Mancha húmeda existen pequeñas lagunas endorreicas y en el Embalse de Peñarroya se pueden ver multitud de aves”.

Además, la gerente de la Ruta del Vino de La Mancha reconocía que está diseñada “para todo tipo de públicos”. Es decir, esta ruta está confeccionada con variados planes para hacer en familia, en pareja o con amigos.

Brindar con vinos de la D.O. La Mancha esta Navidad

Con la llegada de la Navidad, es uno de los mejores momentos para visitar esta ruta y sus bodegas. Numerosos planes entre los que también se encuentra la carta a Papá Noel y los Reyes Magos, y es que uno de estos vinos supondría un regalo único e inigualable. 

Así, desde la Ruta del Vino de La Mancha, animan a los castellano-manchegos a descubrir los encantos de la misma, pero también a brindar junto a sus seres queridos esta Navidad con estos vinos de la D.O. La Mancha repletos de sabor.

blanco

Marta Lopez

Periodista natural de Albacete. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Murcia con más de 4 años de experiencia en medios de comunicación.
Botón volver arriba