El albaceteño que ha dado dos vueltas al mundo

El teniente Antonio Castillo Latorre es el único albaceteño de la dotación del Juan Sebastián Elcano

A bordo del emblemático Juan Sebastián Elcano desarrolla su labor profesional el teniente Antonio Castillo Latorre. En esta histórica nave el responsable de gestionar el aprovisionamiento es este teniente albaceteño que no dudaba en atender a El Digital de Albacete “en mitad del Océano Atlántico”.

Concretamente Antonio Castillo Latorre es el único miembro de la dotación del Juan Sebastián Elcano de Albacete, y explicaba que el buque escuela “está cruzando ‘el charco’ para arribar el próximo 20 de junio a Santander”. Pese a tener ADN manchego confesaba el teniente a El Digital de Albacete que “siempre he querido ser militar y ha sido algo que me gustaba desde pequeño”.

“Siempre digo que tengo dos pueblos porque mi padre es de Alpera y la familia de mi madre también”, pero confesaba que ha vivido siempre en Almansa, donde tienen un pequeño negocio familiar. Tras cursar la carrera de Derecho en Albacete y ejercer durante un año “volvió mi idea de querer ser militar”, detallaba Castillo Latorre, motivo por el que decidió opositar y comenzar su formación en la Escuela Naval Militar.

El teniente Antonio Castillo en el Juan Sebastián Elcano / Fotos: Gonzalo Jiménez Tapia
El teniente Antonio Castillo en el Juan Sebastián Elcano / Fotos: Gonzalo Jiménez Tapia

Un albaceteño con dos vueltas al mundo

Pese a la distancia que separa Albacete del mar el teniente Antonio Castillo Latorre cuenta ni más ni menos que con dos vueltas al mundo a sus espaldas. La primera de ellas la completó a bordo de la fragata Méndez Nuñez y la segunda en plena pandemia de COVID-19 en el Juan Sebastián Elcano para conmemorar el aniversario de la primera vuelta al mundo que realizó este barco español.

Confesaba que “fue una vuelta al mundo atípica porque en casi ningún punto podíamos salir para preservar que no se produjeran contagios”. En concreto detallaba que pasaron por puertos como Hawai, Manila o Guam “tratando de emular la primera vuelta al mundo del Juan Sebastián Elcano”, una travesía que exponía “duró unos 295 días”.

“Todo tiene su lado bueno, y es que hicimos verdadera amistad con la gente”, manifestaba el teniente Castillo Latorre, añadiendo que “estuvimos 10 meses conviviendo con las mismas personas”. Sin embargo, ponía de manifiesto que “también tiene su parte mala” porque debido a la situación excepcional que trajo consigo el COVID-19 “todos los días parecían iguales y era muy complicado romper la rutina”. De este modo indicaba que “cuando llegábamos a puerto intentábamos hacer alguna cosa diferente en el barco para romper la monotonía”.

El crucial trabajo de este albaceteño en el Juan Sebastián Elcano

Como intendente, el teniente cuenta con un trabajo muy completo que comienza meses antes de iniciar la travesía. “Por un lado nos encargamos del aprovisionamiento del barco, es decir, lo dotamos de todos los víveres, repuestos y pertrechos que son necesarios”, explicaba Antonio Castillo Latorre a El Digital de Albacete y puntualizaba que “este es un trabajo previo”.

Además indicaba que “cuando estamos en tierra y estamos alistando el barco tenemos que pensar en todas las necesidades que puedan hacer falta”. Igualmente matizaba que “en los diferentes destinos te piden lo que les hace falta y me encargo de gestionar y adquirir todo lo necesario antes de partir”.

Se trata de un trabajo que “también tenemos que seguir haciendo mientras navegamos porque en cada puerto tenemos que hacer acopio de víveres para poder cocinar y tratar de hacer una dieta lo más variada y equilibrada”, explicaba. De este modo cuando el Juan Sebastián Elcano llega a cada uno de sus destinos el teniente albaceteño gestiona la adquisición de los víveres necesarios “en función de los menús previstos”.

Pero además ponía de relieve que “al llegar a cada puerto hay que hacer una serie de gestiones para poder tener remolcadores que nos ayuden a atracar, servicio de coches, o agua potable”, aspectos logísticos de los que también se hace cargo el Servicio de Aprovisionamiento.

Otro de los brazos del trabajo del teniente Antonio Castillo Latorre es el educativo, y es que el Juan Sebastián Elcano “es un barco particular porque es un buque escuela en el que se forman los guardias marines”. Así especificaba que “también les damos clases de logística y gestión de recursos”. 

El teniente Antonio Castillo en el Juan Sebastián Elcano / Fotos: Gonzalo Jiménez Tapia
El teniente Antonio Castillo en el Juan Sebastián Elcano / Fotos: Gonzalo Jiménez Tapia

Gazpachos manchegos en el Juan Sebastián Elcano

Por último el intendente también se hace cargo de “la gestión de los recursos económicos del barco y de la habitabilidad del mismo”. Pero además, “este año de forma especial también gestionamos el protocolo, es decir, al llegar a cada puerto siempre hacemos una recepción donde se suele invitar a los españoles que viven allí para acercarles el barco y un trocito de España”.

Confesaba este albaceteño que “lo más importante de la marca España es nuestra comida porque es lo que más nos diferencia del resto de países”. Así bromeaba que pretende acercar un trocito de la gastronomía manchega a este histórico barco porque “me he comprometido a hacer unos gazpachos manchegos un día para todo el barco, pero ya veremos si soy capaz de hacerlo”, y es que desvelaba a El Digital de Albacete que “actualmente se encuentran a bordo 256 personas”.

94 Crucero de Instrucción del Juan Sebastián Elcano

Elcano se encuentra inmerso en el 94 Crucero de Instrucción. Hace unos días el buque escuela partió desde Miami y se encuentra actualmente cruzando el Atlántico, teniendo como próximo puerto de destino Santander. Detallaba el teniente Antonio Castillo Latorre que el Crucero de Instrucción se celebra todos los años y es un periodo formativo en el que “los guardas marines de primero, que son alumnos de la Escuela Naval Militar, tradicionalmente realizan en el Juan Sebastián Elcano para hacerse a la vida del mar y adiestrarse en aquella parte de la disciplina que no pueden tener en un aula”.

En definitiva, remarcaba que durante este curso “se les enseña a convivir con el mar”. De este modo subrayaba que “además de realizar vigilancias como si fueran otro miembro más de la dotación, a la vez llevan sus estudios y cursan una serie de asignaturas aprendiendo lo que es la vida de verdad en un barco”.

En mitad del Atlántico no se perderá el partido del Albacete Balompié en Vigo

Pese a estar en mitad del Atlántico confesaba que “estoy pendiente del próximo partido del Albacete Balompié en Vigo”, y es que decora su puesto de trabajo en el Juan Sebastián Elcano una pegatina con el escudo del Alba. “Esperemos que el día 4 de junio tengamos suerte y podamos seguir dando pasos para ascender de categoría”, deseaba el teniente Castillo Latorre.

Además expresaba que en travesías tan largas “lo que más se echa de menos son las personas, especialmente a la familia y los amigos”, pero también cosas tan cotidianas como “ver la televisión tranquilamente en el sofá”.

Marta Lopez

Periodista natural de Albacete. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Murcia con más de 4 años de experiencia en medios de comunicación.
Botón volver arriba