Champinter, creando empleo y apostando por el mundo rural albaceteño

La actividad de Champinter revierte de forma positiva en los municipios donde está presente

Champinter se fundó en 1977 de la mano de una serie de valientes emprendedores que vieron en el champiñón un posible medio de vida para la localidad de Villamalea. Más de 40 años después continúan apostando por la generación de empleo en los entornos rurales de la provincia de Albacete.

Champinter

El de Champinter “es un cultivo que surgió como alternativa a la viña”, especificaba su actual presidente, Elías Olmeda. Señalaba que “antes en el medio rural no había otra cosa y era una forma de complementar la renta”, al tiempo que añadía que esta empresa dedicada al cultivo del champiñón y determinadas variedades de setas “surgió de un cultivo muy familiar, tradicional y muy estacional”.

Subrayaba que “poco a poco fue evolucionando y la cooperativa fue cogiendo dimensión”, y destacaba que “el siguiente paso fue la modernización de la producción”, apostando por la realización de la infraestructura con la que cuentan en la actualidad. Remarcaba Elías Olmeda que “ha pasado de ser un cultivo muy tradicional a un cultivo muy profesionalizado que se realiza durante todo el año”.

Champinter

EMPRESA GENERADORA DE EMPLEO

“La matriz de la cooperativa cuenta con cerca de 360 trabajadores a los que cabe sumar unos 700 puestos de empleo más teniendo en cuenta las naves de nuestros asociados”, desvelaba Elías Olmeda a El Digital de Albacete. Apuntaba que la mayoría de los trabajadores de Champinter “son de los pueblos de la Manchuela albacetense y conquense”, destacando que “estamos en una docena de municipios de las dos provincias”.

La actividad de Champinter revierte de forma positiva en los municipios donde está presente. Al respecto el presidente de la entidad explicaba que los beneficios revierten “en creación de empleo y en la apuesta por asentar población”. 

Champinter

De este modo señalaba que “hay muchos jóvenes que se quedan a trabajar en las ciudades”, pero gracias a la apuesta de este tipo de negocios por el mundo rural se está potenciando que “en pueblos con 400 habitantes cerca de 150 personas trabajan en nuestras explotaciones”. Así, subrayaba que esta creación de empleo supone una mejora en la economía de estos municipios, “pero también pasa a ser un poco lo que mantiene la vida, los comercios y los servicios” en estas zonas rurales.

La apuesta de Champinter por el mundo rural “está demostrando que estamos asentando población y evitando la salida del medio rural”.

Champinter

CHAMPINTER

Champinter se dedica a “producir el compost del champiñón y a través de las naves de nuestros socios lo transformamos en varios tipos de champiñón y varios tipos de setas”, explicaba su presidente. Tras el cultivo “se comercializa y se distribuye el producto al resto de mercados”, matizaba Elías Olmeda.

Champinter

En concreto Champinter está presente actualmente “en un 50% del consumo fresco” de estos productos. La entidad cuenta con una fábrica reformada recientemente y que reúne todos los parámetros de calidad exigidos tanto en términos de legislación como cumplimiento con el estándar cualitativo de cliente. 

Champinter

Estas instalaciones están ubicadas en la localidad albaceteña de Fuentealbilla, a pocos kilómetros de Villamalea. Se trata de una fábrica levantada sobre una superficie de 20.000 metros cuadrados de los que 12.000 albergan las instalaciones necesarias para elaborar las conservas de champiñón y seta.

Además de este área destinada a la conservación del champiñón y la seta, Champinter cuenta con plantas de compost donde elaboran de forma meticulosa el sustrato adecuado para su cultivo. Unas instalaciones dotadas de la más moderna tecnología donde producir un nuevo compost, el compost incubado, para asegurar la calidad del producto durante todo el año.

Champinter

También cuentan en sus instalaciones con un laboratorio donde elaboran micelios de seta común, champiñón y setas exóticas. Además, Champinter dispone de su propia micoteca y distintas variedades de hongos cultivados.

En el almacén de Champinter un equipo de profesionales se encarga de preparar el producto fresco bajo las más estrictas normas de calidad y de la mano de los más modernos equipos. Una planta de setas y una flota de 20 vehículos de distribución completan la apuesta de Champinter.

Champinter

Los productos de Champinter están muy presentes en el mercado nacional pero además también trabajan con países europeos, como: Portugal, Francia e Italia.

Champinter

Animaba Elías Olmeda a los emprendedores a apostar por instalar sus proyectos en el mundo rural, pero se mostraba sincero al reconocer que “no es un trabajo fácil porque nos hemos encontrado algunos problemas conforme hemos ido creciendo”. Sin embargo, reconocía la apuesta de Champinter “por nuestra comarca, por nuestra economía y por nuestra tierra”, y subrayaba que “somos agricultores que hemos querido apostar por un desarrollo sin dejar atrás nuestras raíces”.

UNA LEY DE DESPOBLACIÓN PIONERA EN CASTILLA-LA MANCHA

El determinante impacto que la demografía tiene en el mundo rural, que en Castilla-La Mancha se traduce en la existencia de zonas con niveles de despoblación muy por encima de la media nacional y europea, requiere considerar esta nueva realidad y sus desafíos con desarrollos normativos propios, que abarquen todas las dimensiones de la realidad del mundo rural en la región y aporten una visión ajustada a la realidad de los territorios rurales en Castilla-La Mancha, donde la despoblación condiciona su desarrollo integral. 

En este marco, y para que más empresas como Champinter apuesten por el mundo rural, Castilla-La Mancha aprobaba la Ley de Despoblación convirtiéndose en una ley pionera que proporciona, entre otras cuestiones, ventajas para la implantación de población en zonas despobladas. Con el objetivo de luchar contra el reto demográfico el Gobierno regional avanzaba que las desgravaciones fiscales de las que se beneficiarán los ciudadanos con estancia efectiva en zonas consideradas como escasamente pobladas de Castilla-La Mancha ascenderán el próximo año a cerca de 23 millones de euros. 

DEDUCCIONES FISCALES A EMPRESAS QUE APUESTEN POR EL MUNDO RURAL

Del mismo modo la entrada en vigor de la Ley de medidas Económicas, Sociales y Tributarias frente a la Despoblación y para el Desarrollo del Medio Rural en Castilla-La Mancha, tendrán una desgravación fiscal de hasta el 25% en el tramo autonómico del IRPF que se reflejará ya el próximo año.

Otra de las mejoras que se centra en las empresas que apuesten por instalarse en zonas rurales de la región es el incremento de hasta un 40% de las ayudas a quienes emprendan en estos territorios. Además, a las desgravaciones por residencia se suman también deducciones fiscales del 15% en el tramo autonómico del IRPF por adquisición o rehabilitación de vivienda.

En definitiva, se trata de un importante conjunto de medidas puestas en marcha por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que tienen como objetivo central tratar de frenar la despoblación en la región. Herramientas que, sumadas a la mejora de los servicios públicos, pretenden contribuir a que la ciudadanía elija con libertad el lugar en el que fijar su residencia.

SECCIÓN ELABORADA CON LA COLABORACIÓN DE

Marta Lopez

Periodista natural de Albacete. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Murcia con más de 3 años de experiencia en medios de comunicación.
Botón volver arriba