“Otras empresas prefieren instalarse en Silicon Valley, pero nuestra sede social sigue siendo la de la Ossa de Montiel”

Campos Corporación, compañía con sede en Ossa de Montiel, apuesta por la cercanía y la lealtad con sus clientes y trabajadores

La historia comercial e industrial de Campos Corporación se remonta a cerca de 30 años en el sector de la construcción, las telecomunicaciones y la energía. La andadura de esta compañía comenzó como una empresa eléctrica familiar en Ossa de Montiel, un pequeño municipio de la provincia de Albacete.

“Mi padre era el electricista del pueblo, yo tenía una tienda de electrodomésticos que compaginaba con trabajos de electricidad y decidí asociarme con mi hermano para centrarnos en las instalaciones eléctricas”, relataba el presidente de Campos Corporación, José Campos, a El Digital de Albacete. Esta empresa eléctrica se fundó “como empresa local y hacíamos instalaciones en pueblos pequeños”.

DE EMPRESA LOCAL A INTERNACIONAL

Unos trabajos que se centraron en viviendas, talleres de confección, granjas de conejos, chalets en las inmediaciones de las Lagunas de Ruidera, campings o fincas de regadío. “Empezamos como una empresa pequeña y local”, de este modo explicaba que “con el tiempo fuimos diversificando y empezamos a hacer otro tipo de instalaciones a nivel provincial y regional”.

Así, ponía José Campos como ejemplo “los planes de electrificación rural donde instalábamos en los pueblos redes de baja tensión, centros y líneas de media tensión y alumbrado público”. La llegada de los primeros compases de la década de los 90 supuso un parón en las obras públicas y “empezamos a abrir horizontes desplazándonos a Madrid, Valencia y otras regiones de España con proyectos similares a los que habíamos hecho aquí y reconvirtiéndonos al mundo de las telecomunicaciones porque surgió la telefonía móvil”, señalaba.

El presidente de Campos Corporación manifestaba que la llegada de la telefonía móvil supuso un nuevo punto de inflexión en la empresa y “empezamos a trabajar para los principales teleoperadores de comunicaciones como Telefónica, Airtel (Vodafone) y Orange”, lo que supuso abrir nuevas delegaciones y apostar por el mundo de la fibra óptica. Con el paso de los años Campos Corporación ha sabido reinventarse y adaptarse a las “sucesivas crisis y oportunidades que han ido surgiendo”, remarcaba el máximo responsable de la empresa.

Así, la pequeña empresa eléctrica familiar que surgió en Ossa de Montiel pasó de incorporar trabajadores locales de nuestra zona a apostar por sumar a la misma empleados “de los puntos donde abríamos delegaciones aumentando de forma progresiva la plantilla”, explicaba José Campos a El Digital de Albacete. Entre otras zonas, Campos Corporación cuenta con delegaciones en Madrid, Valencia, Barcelona, Alicante, Sevilla y Valladolid dando cobertura a nivel nacional a la mayoría de operadores.

Además a comienzos de los 2012 dieron un salto exponencial abriendo nuevas líneas de negocio en Perú y Uruguay. “Poco a poco fuimos incorporando nuevas empresas para adaptarnos y pasamos de ser una empresa eléctrica a ser una dedicada a las telecomunicaciones y de ahí a ser una empresa constructora que también realiza instalaciones integrales a los diferentes operadores y clientes”, detallaba, “de manera que empezamos a hacer tiendas a Vodafone, DHL, Sprinter, Orange, ofreciendo un servicio global”.

Campos Corporación se constituyó desde entonces como “un grupo de empresas relacionado con la construcción, las instalaciones y los servicios, con el objetivo de dar una solución global e integral a las necesidades de nuestros clientes en todas las líneas de negocio”. Y es que la empresa que aún mantiene su sede social en Ossa de Montiel también ha puesto en marcha diversos parques solares o un sistema propio de movilidad de bicicletas.

José Campos

CERCA DE 500 TRABAJADORES Y FIEL A SUS ORÍGENES

La evolución y adaptación de Campos Corporación ha supuesto que formen parte de esta empresa que nació en Ossa de Montiel “aproximadamente 500 trabajadores”, ponía de relieve José Campos. Además señalaba que “en España contamos con unos 200 empleados y con 300 en Perú”.

Manifestaba el presidente de Campos Corporación que el corazón de la empresa continúa siendo Ossa de Montiel, y es que aseguraba que “somos fieles a nuestros orígenes y aquí fue donde arrancamos con nuestra gente como trampolín de lanzamiento”. Reconocía que “hay otras empresas que prefieren instalarse en Silicon Valley o en grandes centros logísticos y tecnológicos, pero nosotros trabajamos con diferentes delegaciones y nuestra sede social sigue siendo la de la Ossa”.

Cercanía y lealtad son las señas de identidad de Campos Corporación: “Somos una empresa cercana, que estamos codo con codo con nuestros clientes y trabajadores aportando una gran lealtad para ser una empresa ágil”, señalaba José Campos. Dos características que “pese a nuestra dimensión son nuestras principales ventajas con respecto a nuestros principales competidores”.

Además señalaba que forman parte del ADN de Campos Corporación “el trabajo, la constancia y la perseverancia” porque “peleamos día a día para dar servicio a nuestros clientes sea donde sea y en el momento que sea”.

Instalaciones de telecomunicaciones Campos Corporación

ORGULLOSO DE SU APUESTA POR OSSA DE MONTIEL

“Revertimos directamente una parte importante del producto de nuestra actividad en nuestra zona”, exponía el presidente de Campos Corporación. De este modo puntualizaba que “hemos hecho promociones de viviendas, hemos invertido en empresas de turismo rural de la zona, hemos participado en proyectos industriales llegando a desarrollar un polígono en Ossa”. 

Además destacaba que “indirectamente estos beneficios también revierten en que la mitad de nuestra plantilla son trabajadores de Ossa de Montiel y estamos inyectando un cierto nivel de vida a un pueblo que está perdiendo población como tantas otras zonas rurales”, algo que “supone el desarrollo de un pueblo”.

Sede Campos Corporación Ossa de Montiel

Recomendaba José Campos a los empresarios y emprendedores a invertir en el mundo rural y subrayaba que “hemos demostrado que somos gente que confía y que ve un futuro en las zonas rurales que tienen una cierta comunicación y vida para fijar población”. Manifestaba el presidente de Campos Corporación que “existen proyectos con mucho potencial que pueden instalar una delegación o arrancar en un pueblo pequeño, porque lo bueno que tiene es que a la vez puedes disfrutar de una gran calidad de vida”.

“Estoy orgulloso de ser de Ossa de Montiel y de vivir en este pueblo, pero también de haber tomado la decisión de comenzar y mantener este proyecto aquí donde espero que mis hijos mantengan el proyecto aquí”, concluía.

Una ley de despoblación pionera

El determinante impacto que la demografía tiene en el mundo rural, que en Castilla-La Mancha se traduce en la existencia de zonas con niveles de despoblación muy por encima de la media nacional y europea, requiere considerar esta nueva realidad y sus desafíos con desarrollos normativos propios, que abarquen todas las dimensiones de la realidad del mundo rural en la región y aporten una visión ajustada a la realidad de los territorios rurales en Castilla-La Mancha, donde la despoblación condiciona su desarrollo integral. En este marco, Castilla-La Mancha aprobaba la Ley de Despoblación convirtiéndose en una ley pionera que proporciona, entre otras cuestiones, ventajas para la implantación de población en zonas despobladas.

SECCIÓN ELABORADA CON LA COLABORACIÓN DE

Marta Lopez

Periodista natural de Albacete. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Murcia con más de 3 años de experiencia en medios de comunicación.
Botón volver arriba