Pepe Reina, un buen vecino y mejor amigo

Dentro de eso que hemos dado en llamar “la sociedad civil”, el movimiento vecinal es seguramente la faceta más próxima, la más apegada al terreno y por tanto la más necesaria y la menos sospechosa de atender a intereses particulares o espurios. Cuando los vecinos de un barrio se agrupan y se organizan entre ellos, no les une otro objetivo que la defensa de su entorno más inmediato y la mejora de sus condiciones de vida en el sentido más objetivo y más cercano. Por eso las asociaciones de vecinos son un actor ineludible en la vida pública municipal, y por eso son imprescindibles figuras como la de José Reina.

Pepe Reina deja la presidencia de la FAVA, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Albacete, con una trayectoria tan dilatada como provechosa. Los ocho años en que ha ostentado esa labor representativa han servido para consolidar el movimiento vecinal y en consecuencia han contribuido a la mejora de todos y cada uno de los barrios, y por tanto el mejoramiento de Albacete en su conjunto. La ciudad es mejor gracias a la labor vigilante y esforzada de los vecinos. Cualquier representante político ha de contar con la opinión de los vecinos, y eso lo sabe y lo ha practicado José Reina. 

Pero Pepe Reina no sólo ha sido un buen presidente de la FAVA. Por encima de eso, ha demostrado ser un buen albaceteño y una buena persona. He tenido una relación intensa con él, como concejal y como alcalde, y me ha demostrado su valía en el mejor sentido, porque me ha demostrado cuáles son sus valores. Valores como la generosidad, la lealtad, la amplitud de miras y el cariño por esta ciudad. El partidismo o el sectarismo nunca han formado parte de su idiosincrasia, marcada sólo por la búsqueda del bien común. Sus intereses han sido siempre los intereses de su barrio, Universidad, y de todos los barrios de Albacete. Por eso, incluso aunque hayamos podido estar a veces en desacuerdo, el respeto mutuo e incluso la amistad han prevalecido, porque siempre hemos coincidido en el objetivo final: trabajar por Albacete y para Albacete. Porque Pepe Reina ha demostrado que, por encima de ser el presidente de los vecinos, él ha sido siempre un vecino, un buen vecino. Y estoy seguro de que lo seguirá siendo, y seguirá preocupándose por su entorno, por su barrio y por su ciudad, porque eso se lleva en la sangre y en el carácter, con independencia del cargo que se ocupe.

Pepe Reina es un buen vecino y mejor amigo al que le estoy muy agradecido en lo político y en lo personal. A lo largo de los años hemos ido cultivando una gran amistad de la que me siento muy orgulloso, ya que nos conocemos desde que yo era muy joven y él tenía más pelo y hemos compartido muchos momentos y conversaciones, paseos a pie y en bicicleta que seguro seguiremos compartiendo. 

Ahora tomará el relevo en la FAVA José María Tévar, que también acredita una amplia trayectoria al frente del barrio de Fátima. Estoy seguro de que, con su propio estilo y personalidad, mantendrá bien alta la antorcha que ha llevado con solvencia su antecesor.  El nuevo presidente de los vecinos puede contar conmigo y con el grupo municipal del Partido Popular para que sigamos avanzando en este apasionante reto de sentirnos cada día más orgullosos de Albacete, nuestra ciudad.

Albacete siempre. Los albaceteños ante todo. 

El Digital de Albacete

Diario digital líder en Albacete con toda la información de la capital y provincia
Botón volver arriba