Denuncian la “molesta situación” con la que conviven los vecinos de varias plazas de Albacete

Las plazas de La Mancha, del Pelibayo, La Pajarita, o Virgen del Pilar, son algunas de ellas

Vecinos de la capital denunciaban a El Digital de Albacete la “molesta situación” que viven desde hace tiempo en diferentes plazas de Albacete. Detallaban que “hay una gran cantidad de plazas en las que juegan al fútbol numerosos menores”, lo que causa molestias a los vecinos al hacerlo en horas de descanso y golpeando vallas metálicas.

Explicaban que “llamamos a la Policía porque se supone que esta actividad está prohibida pero cuando llegan les únicamente les dicen que no pueden jugar a la pelota”, una advertencia que aseguraban no surte efecto. “Son menores de no más de 12 años y saben que la Policía no les puede hacer nada”, detallaban.

De este modo sostenían que este tipo de juegos “por lo que sabemos no se puede hacer en cualquier plaza, sino en lugares habilitados para ello”. Las plazas de La Mancha, del Pelibayo, La Pajarita, o Virgen del Pilar, son algunas en las que los vecinos sufren con mayor frecuencia este tipo de problemas, incluso señalaban que “no es difícil llevarse un balonazo”.

Ponían como ejemplo que en el caso de la Plaza de la Virgen del Pilar, “en la zona que utilizan para jugar al fútbol hay un transformador eléctrico con unas puertas metálicas a las que se dedican a dar balonazos”. Exponían lo molesto de esta situación ya que “cada vez que dan un balonazo retumba toda la casa”.

Un problema que “se agudiza más aún en verano” y por el que se ven obligados a cerrar todas las ventanas pese al calor porque “no se puede ni escuchar la televisión”. Aseguraban que han sido varias las ocasiones en las que “hemos tenido que llamarles la atención e incluso dar aviso a la Policía Local, pero el problema sigue ahí”, y es que detallaban que “en una tarde se pueden llegar a juntar más de 20 chavales a jugar al fútbol”.

Confesaban que “este verano llegaban las 24:00 horas y aún había chavales jugando al fútbol”, motivo por el que “se hace muy difícil intentar dormir”. Por todo ello trasladaban por escrito esta situación al Ayuntamiento de Albacete para “solicitar la instalación en la zona algún elemento, como jardineras, que les interrumpa un poco el juego pero al ser una zona peatonal no se puede instalar nada y la única solución es llamar a la Policía cada vez que molesten”. Sin embargo especificaban que desde el Ayuntamiento se han prestado a “revisar e instalar la señalización con las normas cívicas de utilización de los espacios públicos”.

ORDENANZA CÍVICA MUNICIPAL

La Ordenanza Cívica Municipal de Albacete detalla en su Capítulo V el uso del espacio público para juegos. De este modo se especifica que la regulación se fundamenta en “la libertad de circulación de las personas, en la protección de la seguridad y tranquilidad de los ciudadanos en el uso y disfrute de los espacios públicos conforme a la naturaleza, finalidad y destino de los mismos; y en el derecho a no ser perturbadas en su ejercicio, respetando los legítimos derechos de los demás usuarios así como en el deber de no dañar o pone en peligro cualquier bien, servicio o instalación”.

Recoge este mismo documento que quedan exceptuadas de esta regulación las pruebas deportivas, juegos y otros eventos en los espacios públicos debidamente autorizados. Por tanto recoge que no está permitida la práctica de juegos y de competiciones deportivas masivas y espontáneas que perturben o impidan el normal uso y disfrute del espacio público para los demás usuarios.

Igualmente, según la Ordenanza Cívica de Albacete, no está permitida la práctica de juegos con instrumentos u otros objetos que puedan poner en peligro la integridad física de los usuarios de los espacios públicos, así como la integridad de los bienes, servicios e instalaciones. Tampoco se permite la práctica de acrobacias y juegos de habilidad con bicicletas, patines o monopatines fuera de las áreas destinadas para este uso específico. Así se detalla que está prohibida la utilización de escaleras para peatones, elementos para la accesibilidad para personas con discapacidad, barandillas, bancos, pasamanos o cualquier otro elemento del mobiliario urbano para realizar este tipo de acrobacias y saltos.

En relación a las infracciones y sanciones a esta normativa se contempla en la Ordenanza Cívica Municipal que “los agentes de la autoridad podrán requerir a estas personas para que cesen en la realización de las prácticas no permitidas”, procediendo en caso de persistir a su denuncia para su posterior sanción. El incumplimiento reiterado de este conjunto de normas se considera “infracción grave”, motivo por el que pueden ser sancionadas con multas que oscilen entre los 121 y los 1.500 euros.

Especifica la Ordenanza Cívica Municipal que “con independencia de la responsabilidad de padres, madres, tutores o guardadores por los hechos de aquellos que se encuentren bajo su guarda, serán también responsables directos y solidarios de las infracciones descritas”, añadiendo que “siempre que exista dolo, culpa o negligencia, incluida la simple inobservancia”.

De este modo los agentes de la autoridad pueden proceder a la intervención cautelar de los medios empleados para realizar estas conductas no permitidas con la finalidad de evitar el mantenimiento de la infracción.

Marta Lopez

Periodista natural de Albacete. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Murcia Más de 3 años de experiencia en medios de comunicación.
Botón volver arriba