Un albaceteño entra en el mundo literario por la puerta grande

Oscar Martínez presenta ‘Umbrales’

A lo largo de la historia, el ser humano siempre ha prestado atención a la construcción y a la decoración de las puertas y, de hecho, hay pocos elementos que hayan marcado tanto nuestra civilización.

El almanseño Óscar Martínez ha presentado ‘Umbrales’, un libro que invita a viajar por la cultura de Occidente a través de sus puertas, y que revela el nacimiento de un gran escritor. Se trata de un libro de viajes a través de la historia de la arquitectura, del tiempo, y del arte, en el que el autor analiza veintidós puertas situadas por todo el mundo.

Doctor en Bellas Artes y licenciado en Historia del Arte, desde hace más de diez años es profesor de historia del arte en diversas ramas como la arquitectura, la fotografía y el diseño en la Escuela de Arte de Albacete. 

Artista multidisciplinar, tras una etapa como pintor, dibujante y grabador realizando diversas exposiciones individuales y colectivas tanto en España como en el extranjero, en los últimos años ha desarrollado su inquietud artística desde un punto de vista literario, escribiendo algún relato corto, y también algunos textos de investigación para el Instituto de Estudios Albacetenses. Óscar Martínez nos cuenta que antes de empezar la pandemia, ya le rondaba la idea de “unir ambas cosas, mezclando el tema más literario con algún tipo de ensayo. Dándole vueltas, al final me decidí a embarcarme en un ensayo narrativo. Lo que no tenía claro era el tema, pero como me gusta mucho la arquitectura y la historia cultural, sabía que la cosa podía tirar por ahí”.

Llegado a este punto, solo necesitaba una excusa para poder hablar de lo que realmente le interesaba. Así que fue barajando diferentes posibilidades hasta que se dio cuenta de que “las puertas, esos umbrales en los que a veces no reparamos, podían ser un pretexto magnífico para zambullirme en la religión, la historia de la mitología, la simbología, la cultura y el mundo del arte del periodo que se construyeron. También me servían para hablar de la arquitectura y del edificio que hay detrás de cada puerta, en definitiva, la puerta era un elemento que me podía ser tremendamente útil para el objetivo que tenía”, detalla el autor, aunque deja claro que “no es solo un libro de puertas, si no una excusa para invitar al lector a viajar y conocer historias, anécdotas relacionadas, y hasta algunas reflexiones personales”. 

El libro es fruto de los numerosos viajes que ha realizado el escritor, algo para lo que ha invertido mucho tiempo y dinero. “Tenía una serie de vivencias, de datos, y anécdotas que me apetecía poner negro sobre blanco y me di cuenta de que este tipo de libro me lo podía permitir”, describe Martínez, y añade que “cuando llegó el confinamiento, se convirtió en mi proyecto personal en marcha y tiré hacia delante. Logré encontrar el tono de lo que quería contar y a partir de ahí la cosa fue creciendo, y así surgió el libro”.

Este ensayo es el resumen de muchos años de estudio, de investigación, de viajes, y de lecturas. “Cuando la gente me pregunta que cuánto me ha llevado poner en marcha el proyecto, les respondo que 20 años, ya que hay puertas que descubrí hace mucho tiempo. Escribirlo han sido unos meses, pero hay detrás un largo recorrido de investigación que, aunque siempre hice sin ninguna pretensión, finalmente ha quedado reflejado en este libro”, apunta. Un libro en el que los lectores se pueden sentir libres. El autor hace hincapié en que “no hay un orden preestablecido en las puertas que aparecen. Cada capítulo empieza y termina de forma autoconclusiva, por lo que, excepto la introducción, el primer capítulo con la primera puerta y la conclusión, que si están ordenados, lo demás se puede leer de manera totalmente libre”.

Al terminar el proceso de escritura, Martínez se planteó la idea de publicar. Para ello pensó enviar el texto a algunas editoriales en las que pudieran encajar sus escritos. Al final se decidió por ‘Siruela’, una editorial de la que es fiel seguidor y consideraba que “el libro podía cuadrar a la perfección en su línea editorial”. Si bien se ha convertido en uno de los debuts más esperados, el proceso de selección de la novela fue totalmente azaroso. “Yo no elijo a ‘Siruela’, más bien ‘Siruela’ me elige a mí. Mandé el libro a la editorial en un archivo de Word por correo electrónico pensando que no me iban a hacer caso. Unos días más tarde me llamó el editor para decirme que querían publicarla, algo que para mí fue una sorpresa extraordinaria. Se podría decir que soy, como se denomina en el mundo editorial, un espontáneo. Una persona que no tiene ninguna experiencia en el mundo editorial y que de repente aparece por ahí”, reconoce.

Unos meses después ha visto la luz ‘Umbrales’, de la mano de ‘Ediciones Siruela’. Una editorial fundada en 1982 por Jacobo Siruela, hijo de la Duquesa de Alba, y que fue adquirida en el año 2000 por Germán Sánchez Ruipérez , entonces dueño del Grupo Anaya. La editorial es artífice, entre otros, de ‘El infinito en un junco’ de Irene Vallejo, uno de los fenómenos editoriales de los últimos años. El escritor pone de relieve que “es una editorial muy importante, que en los últimos años ha tenido una serie de éxitos editoriales muy potentes”.

En su todavía corto recorrido, el libro está teniendo mucha repercusión y ya son multitud de medios de comunicación nacionales los que se han hecho eco de la publicación de ‘Umbrales’, que va camino de la quinta edición, y que ya tiene prevista su traducción al ruso, portugués e italiano. El autor destaca que “la editorial ha apostado por el libro y ha hecho una campaña de promoción muy importante. Llevo muchísimas entrevistas y presentaciones y no me esperaba el impacto que está teniendo. Ha sido una gran sorpresa y un verdadero regalo para mí. Así mismo, todavía le queda mucho recorrido. Ahora en septiembre y octubre se pone de nuevo la maquinaria en marcha e iré a muchas ciudades españolas a presentarlo, además de tener presencia en la feria del libro de Madrid.”

En lo que respecta al futuro, ya hay algunos planes rondando en la cabeza de Óscar Martínez. El ensayista resalta que “el hecho de sacar un primer proyecto adelante, y que además tenga cierto éxito, es algo que te anima a seguir. Además, me ha cambiado la mentalidad con respecto al primer libro y, ahora cuando viajo, voy pensando que mis experiencias pueden servir para un nuevo proyecto”. En cuanto a la editorial, no quiere cerrarse a nada, pero “me encantaría seguir publicando con ‘Siruela’. Me han descubierto un nuevo camino para un posible futuro en el que las puertas están abiertas, y estoy muy contento por ello”, concluye. De momento nos quedamos disfrutando de ‘Umbrales’, que ya está en todas las librerías de Albacete.

Botón volver arriba