La lucha de un profesor de la Facultad de Medicina de Albacete por combatir los bulos e insultos de los negacionistas

“Lo que están negando es la Ciencia”,afirma este profesor de Albacete

El profesor de la Facultad de Medicina de Albacete, divulgador y coordinador de la Unidad de Cultura Científica de la UCLM, Alberto Nájera, denunciaba públicamente las constantes amenazas e insultos que recibe por parte de negacionista y su lucha por combatir este pensamiento sobre la pandemia de coronavirus.

Relataba a El Digital de Albacete que todo comenzó “a raíz del anuncio de la publicación del libro ‘Negacionistas contra la salud’ de Salud Sin Bulos junto al que se apareció un listado de colaboradores en el que aparece mi nombre”. Un asunto que llegó a foros negacionistas y que ha hecho que este profesor de la UCLM se convierta en la diana de quienes niegan la existencia de esta pandemia mundial.

“Nos llaman genocidas, dicen que los medios de comunicación están comprados porque hablan de la realidad de la pandemia y aseguran que es mentira”, apuntaba Alberto Nájera que estas son algunas de las cuestiones que creen con firmeza los negacionistas. Además, exponía que este grupo de personas “sostienen que todos los que no estamos en su cuerda somos poco menos que enemigos de la humanidad”, por lo que al aparecer en este listado “me he convertido en su diana y estas personas me envían constantes correos electrónicos y mensajes insultantes y amenazantes”. Al respecto señalaba que en algunos de estos mensajes le han llegado a decir que “me iban a meter en la cárcel, que iba a acabar en Guantánamo, o incluso en la horca”.

Señalaba Alberto Nájera que existe un foro negacionista con “cerca de 150.000 personas y lo que hacen es acosarte, en unos casos lo hacen abiertamente y en otros de forma velada poniéndote en una diana sin saber muy bien con qué motivo”. De este modo señalaba que “que exista toda una pandemia mundial y el objetivo sea un profesor de Albacete dice que la altura de miras del momento no es muy grande”.

Tras recibir varios de estos mensajes decidió publicarlos en Twitter, mensajes que han tenido mucha repercusión y se han hecho virales. Pese a recibir de forma constante este tipo de escritos por parte de negacionistas repletos de insultos y amenazas, este profesor de la UCLM en Albacete no se plantea denunciar su caso ante la Justicia, porque “es algo que no merece la pena”. Así, subrayaba que su objetivo con esta iniciativa de hacer púbicos los mensajes que recibe “no es mostrarme con víctima”, ya que aseguraba “estar acostumbrado a estos insultos porque en mi campo de investigación, que son las antenas de telefonía, es algo que se ha convertido en habitual ya que los movimientos anti antenas llevan años insultándome”.

“Uno de los mensajes que me enviaron era un resumen perfecto del movimiento negacionista, con todos los argumentos absurdos que utilizan y pensé que sería interesante hacerlo público, sobre todo, para denunciar como funcionan y se movilizan para atacar a una persona y qué argumentos utilizan”, exponía Nájera a El Digital de Albacete. Consideraba este profesor de la UCLM que “este colectivo lo único que busca es desfogarse y soltar toda la rabia que deben llevar dentro, porque debe de ser terrible y frustrante que haya una pandemia y que nadie les haga caso”.

“Lo que están negando es la Ciencia”

Señalaba Alberto Nájera que “el mensaje más alucinante es el de negar la existencia de la pandemia, es algo como creer que la Tierra es plana”, y añadía que “el tema de las mascarillas o las vacunas son ya detalles menores”. No comprende este profesor que estas personas “nieguen que las pandemias existen, que han existido en la historia de la humanidad, que esta se anunciaba desde hace tiempo por factores como el exceso de población o la convivencia con animales”, así consideraba que “es algo que les ha pillado descolocados y ha habido unos cuantos que han buscado afán de protagonismo y que han demostrado no tener ningún tipo de formación”. “Lo que están negando es la Ciencia”, aseveraba.

Explicaba que los negacionistas “hablan de un complot en el que tendrían que callarnos, no solo a un profesor de Albacete, sino a todos los millones de científicos y sanitarios de todo el mundo”. Consideraba que “esto es evidencia de que la altura de miras de estos movimientos son bastantes cortas porque no sé como pueden plantearse que las farmacéuticas están acallando a todos los sanitarios y científicos del mundo, tratándonos como idiotas”.

Sobre la pandemia de COVID-19 “se están publicando miles de artículos científicos por revisión por pares, replicándose en diferentes países por laboratorios independientes y creen que todos nos hemos puesto de acuerdo para no negar la existencia de esta situación sanitaria, es algo absurdo”, aseguraba. De este modo ponía como símil para desmontar el discurso negacionista sobre este aspecto que “sería como si toda una misma comunidad de vecinos se pusiera de acuerdo, algo que es prácticamente imposible”. Además añadía en referencia a los líderes del movimiento negacionista que “estos adalides de la verdad no tienen una carrera brillante, ni son científicos de primera línea, ni publican, ni investigan, es gente que cuando los oyes hablar los científicos nos damos cuenta que lo que están diciendo son barbaridades”, pero apuntaba que “lo que pasa es que tienen buena labia y han convencido a la gente”.

Necesidad de fomentar la cultura científica

Este profesor de la Facultad de Medicina de Albacete ha decidido contestar públicamente a alguno de estos mensajes que insisten en negar la existencia de la pandemia que solo en la provincia albaceteña acumula más de 900 fallecimientos. “No sé si lo que estoy haciendo es divulgación o perder el tiempo”, confesaba, pero señalaba que “si me hablan con respeto puedo entrar en el debate, pero a los cinco minutos de intercambio de mensajes te das cuenta de que es más una discusión que un debate”.

Una discusión en la que “van lanzando todos sus argumentos con unas evidencias que sacan de cualquier página de Internet, sin ningún tipo de rigor y es un poco agotador”, destacaba Alberto Nájera a El Digital de Albacete. Sin embargo confesaba que “se aprende mucho, aunque sabes que no los vas a convencer siempre pienso en la que gente que tenga dudas y lo pueda leer y vea que les trato con respeto, aportando evidencias y argumentos científicamente sólidos”, una situación ante la que los negacionistas “rápidamente suelen caer en el insulto y en el desprecio”.

“Es intentar debatir algo que no tiene sentido”, confesaba Nájera. Así, exponía que “el problema es que si esta gente no se cree la existencia de la pandemia no se va a creer ninguna de las evidencias que les demos porque están convencidos de que esto es una conspiración mundial en la que todos estamos metidos”, incluso creen que “todos los medios de comunicación, científicos y médicos estamos cobrando de las farmacéuticas para envenenar a la gente y matarlos”. Señalaba que “en su mente piensan que como yo estoy manipulado les estoy mintiendo”, motivo por el que “es muy difícil debatir con ellos”.

Pese a todo confiaba este profesor de la UCLM en Albacete “en el sentido común de la gente, y a la vista de los resultados de las vacunaciones en España creo que la población de nuestro país realmente ha entendido el problema al que nos enfrentamos y también cuál es la solución”. Destacaba como aspecto fundamental para atajar este problema “la necesidad de una sociedad con mayor cultura científica”.

“Deberíamos tener unas nociones básicas del método científico y de cómo se publica un artículo científico”, algo que consideraba “el fondo del asunto”. Señalaba Alberto Nájera que la gente tiene que conocer que la publicación de un artículo científico “se trata de un proceso extremadamente complejo, largo y difícil en el que hacen revisiones otros científicos de forma anónima y los datos además tienen que ser repiclables”, algo que “es un asunto muy serio y fiable”.

De conocer todo este proceso “la gente entendería mucho mejor que cuando habla un científico lo hace sobre evidencias sólidas y no de una página de Internet, un blog o un vídeo de YouTube”. En definitiva todo pasa por “alimentar el espíritu crítico de la población”.

Botón volver arriba