Los militares rastreadores de COVID-19 han realizado más de 5 millones de llamadas

Dentro de la operación Misión Baluarte

Los militares que realizan labores de rastreo de posibles contagiados de coronavirus han realizado hasta la fecha más de 5 millones de llamadas telefónicas, dentro de la operación Misión Baluarte liderada por el Mando de Operaciones.

Según un comunicado difundido este viernes por el Ministerio de Defensa, actualmente el Ejército de Tierra cuenta con 1.109 rastreadores, junto a los 65 del Ejército del Aire y los 136 de la Armada.

En el caso del Ejército de Tierra, la operación está siendo coordinada por el Mando Componente Terrestre (MCT) desde el Cuartel General de la Fuerza Terrestre (Sevilla).

Los militares son los encargados de contactar con personas que han dado positivo en covid-19 para interesarse por su estado de salud, sus posibilidades de conseguir alimentos y medicación, si son personas de riesgo por tener patologías previas o sus contactos recientes, desde dos días antes de presentar síntomas o si son asintomáticos, desde que se realizaron la prueba.

También se realizan seguimientos a contactos que no han dado positivo en coronavirus, pero que deben cumplir la cuarentena domiciliaria.

Por otra parte, esta semana se están realizando seguimiento a las variantes de Argentina, Bolivia, Colombia y Namibia.

Para aumentar la vigilancia epidemiológica y de seguimiento, algunas comunidades están incrementando el número de rastreadores telefónicos.

Así, en las próximas 72 horas, Cantabria tiene previsto que se unan 10 rastreadores y Extremadura ha solicitado la incorporación de 30.

Junto a ello, el Ejército continúa prestando apoyo en la campaña de vacunación contra la covid-19, de forma que en Asturias, Canarias, Castilla la Mancha, Ceuta y Navarra los rastreadores están gestionando las citas.

Además, sigue proporcionando apoyo logístico para facilitar la administración de la vacuna en Extremadura, manteniendo seis tiendas en el Instituto Ferial de Mérida (IFEME); en Valencia, con una tienda en el Hospital Arnau de Vilanova, situado en la localidad de Liria, y en Castilla y León con ocho tiendas, en el Hospital de Ávila.

Botón volver arriba