Prevén una cosecha de cerca de 26 millones de hectolitros de vino y mosto en Castilla-La Mancha

Tradicional reunión previa a la vendimia

La Asamblea de Vinos de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha ha celebrado este jueves, en el salón de actos del IRIAF de Tomelloso (Ciudad Real) su tradicional reunión previa a la vendimia, para informar sobre las claves legislativas, productivas y comerciales de la próxima campaña vitivinícola 2021/22, en la que esperan una cosecha de 25,6 millones de hectolitros de vino y mosto en la Comunidad Autónoma y de 43 millones en España.

La organización cooperativa que representa más del 75% de la producción y transformación vitivinícola de la región, a las puertas de una vendimia que empezará muy previsiblemente en la segunda semana de agosto con las variedades más tempranas ha barajado estas previsiones de cosecha, inferiores en un 10% a las del pasado año, cuando se obtuvo una cosecha de 28,5 millones de hectolitros de vino y mosto.

El portavoz sectorial de Cooperativas, Juan Fuente Rus, ha explicado que “si seguimos en condiciones climáticas parecidas a las actuales, seco y con altas temperaturas diurnas, se espera una cosecha sana, aunque conforme avancen las fechas la viña, especialmente la que se encuentra en secano, se irá agotando debido al estrés continuo al que será sometido; por lo que la cantidad inicialmente estimada puede sufrir variación, lo más probable a la baja”.

Cooperativas, según ha informado en una nota de prensa, cifra las previsiones en el ámbito nacional en 43 millones de hl para esta vendimia, lo que supone una campaña media, respecto a los cinco últimos años; con una reducción en el ámbito nacional de unos 3,5 millones de hectolitros respecto a la campaña anterior.

En el contexto europeo, tras las heladas del pasado mes de abril en gran parte de las zonas vitícolas de Francia e Italia aún no hay cifras concretas sobre sus previsiones de cosecha lo que hace pensar que los daños fueron importantes y, por tanto, se abren ciertas expectativas comerciales para los vinos y resto de transformados vitivinícolas castellano-manchegos, tanto para abastecer estos mercados como para los que estos países productores habitualmente suministran.

OPORTUNIDADES PARA GANAR MERCADO

Según Fuente Rus, “se abre una gran oportunidad de ganar mercados, aumentar márgenes y consolidar clientes para campañas sucesivas, con productos diferenciados y de calidad, con el fin de captar mayor valor y reconocimiento en los mercados vitivinícolas internacionales, pero siempre que se actúe con la moderación y la vocación de servicio y abastecimiento regular a nuestros clientes con la que habitualmente trabajamos”.

Aunque en el ámbito nacional se reflejen unas disponibilidades de vino importantes, ante un escenario de escasez de producto en los principales países competidores y unas perspectivas de mejora de la situación de la pandemia para la recuperación del consumo perdido, las expectativas comerciales son positivas al inicio de la nueva campaña 2021/22.

Respecto a las existencias de vino en España a 31 de julio de 2021 podrían rondar los 37 millones de hectolitros de vino, de los que Castilla-La Mancha contribuiría en algo más de 11, aparte de casi 2 millones de hectolitros de mosto; cifras que la Asamblea ha considerado como “muy razonables, tras una campaña complicada, en la que las administraciones, tanto comunitarias como nacionales, no han sido sensibles” a la reiterada petición por parte de la organización cooperativa en activar presupuestos y medidas de regulación extraordinarias para paliar el desequilibrio provocado por la COVID-19 a lo largo de la campaña 2020/21, y que se refleja en unas existencias que rozarían récords históricos.

Dichas cifras, a juicio del portavoz sectorial cooperativo “supone un buen funcionamiento de las salidas, al haber hecho un esfuerzo importante en aligerar existencias ante una campaña tan complicada como la pasada, tanto en exportación (cercanas a 22 millones de hectolitros de vino, en el ámbito nacional), como en las diversas salidas en el mercado interno que poco a poco se está recuperando”.

En la Asamblea también se ha puesto especial énfasis en la próxima PAC para el período 2023-2027, y su incidencia en las ayudas al sector vitivinícola, junto a la prórroga del régimen de autorizaciones de plantación de viñedo hasta 2045 y se ha informado de los contenidos más destacados que el borrador de la Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha contiene, y que el ejecutivo regional pretende aprobar antes de que finalice el 2021.

MEDIDAS RESTRICTIVAS

Por otro lado, se ha analizado con cierta preocupación las medidas restrictivas que aplicarán en la próxima campaña vitivinícola, tanto en el ámbito nacional: con la limitación de los rendimientos agronómicos de los vinos sin indicación geográfica, y la amenaza que se cierne sobre el sector de aumentar el porcentaje de prestación vínica para su destino a alcohol a más del 10%, como en el regional.

De otro lado, ha intervenido en la Asamblea la directora general de la Interprofesional del Vino de España (OIVE), Susana García, quien ha explicado las campañas de promoción que está llevando a cabo la OIVE en el mercado interior para potenciar el consumo de vino, en concreto cómo se está desarrollando la campaña ‘Mejor con vino’ a pesar de la pandemia, y el resto de futuras actuaciones que la Organización tiene previstas acometer en el corto y medio plazo.

Finalmente, se ha realizado la elección de nuevos cargos, siendo reelegido como portavoz de vinos Juan Fuente Rus, gerente y director técnico de Cooperativa Nuestra Señora de Manjavacas de Mota del Cuervo (Cuenca) y Jesús Julián Casanova Fernández Bravo presidente del Grupo Vidasol y de la Cooperativa El Progreso de Villarrubia de los Ojos, (Ciudad Real) como viceportavoz, que formarán parte de la Comisión Vitivinícola permanente para debatir los distintos temas sectoriales de la organización.

Botón volver arriba