ALBAMOCION

Un albaceteño en Nueva York

El artista Santi Flores a la conquista de la ciudad de los rascacielos

TOyota

La Avenida Broadway de Nueva York acogerá en abril de 2022 las esculturas del artista albaceteño Santi Flores, que llevará hasta la ciudad más poblada de Estados Unidos una muestra de quince de sus obras, que tienen el acero como material protagonista.

Los sueños a veces se cumplen, por eso, las esculturas de Santi Flores estarán expuestas el año que viene en Nueva York. El artista confiesa que “realmente es un sueño poder ver mis esculturas de gran escala instaladas en el ‘Fashion district’. Ahora me quedan diez meses por delante de mucho trabajo e ilusión”.

Tras ver la convocatoria de una institución del Distrito Garment, zona de Nueva York que organiza un par de exposiciones anuales al aire libre, se animó a presentar sus obras, con las que logró impresionar a los responsables del certamen y ser elegido para realizar la muestra.  El escultor pone de relieve que “es una convocatoria de mucho prestigio, en la que se presenta mucha gente y son muy pocos los elegidos, por lo que me siento muy afortunado”.

Una gran oportunidad que hay que aprovechar, ya que “el sitio donde se expone es espectacular. Además me ayudan a organizarlo, y a montar la exposición. Económicamente te ayudan mucho también, con los gastos de los envíos, de instalación, los seguros que hay que contratar, y la publicidad, tanto en televisión y radio, como en reseñas en los periódicos más punteros. Aparte, me han dado plena libertad para mover comercialmente mi obra como quiera”, detalla.

Las obras expuestas llevarán un código QR que permitirá a los interesados el acceso a un vídeo en el que se podrá ver al artista en su proceso creativo, y en el que “explicaré cosas como de dónde vengo, de qué va la exposición o el patrocinio del Ayuntamiento de Nueva York. En una galería siempre hay alguien que te explica todo, pero como esto es en la calle y no me gustaba la idea de poner una leyenda muy larga, he pensado que esto era una buena idea. En definitiva, algo de información visual de entre un minuto o dos, para quien quiera saber algo más sobre mí y mi obra”, aclara.

Casi cinco meses, desde el 11 de abril al 29 de agosto, estarán las obras de Santi Flores en la Avenida de Broadway. Unas esculturas de cuatro metros y medio de altura que “pondré en fila, separadas por unos 20 metros, con el fin de conseguir un enfoque visual interesante. La idea es que si te pones al principio de la calle, se pueda ver toda la fila de esculturas, una detrás de otra, hasta donde llegue la vista”, refleja.

Normalmente, a los artistas que han sido seleccionados en esta convocatoria, les han salido posteriormente cosas interesantes, una oportunidad que el artista manchego no quiere desaprovechar. “Durante esos cinco meses me gustaría estar el mayor tiempo posible allí, así que estaré en la instalación y luego iré alternando viajes, con el fin de intentar mover mi obra por la zona. Soy consciente de que esta muestra me puede abrir muchas posibilidades, sobre todo a que salgan otras exposiciones en galerías importantes de la ciudad”, resalta.

El artista se encuentra en plena realización de las obras, un trabajo de gran envergadura para el que ha tenido que contar con la ayuda de dos personas y para el que se ha visto obligado a trasladar la herramienta de su estudio situado en el Callejón de las Portadas, al polígono Campollano, aunque “ya he hecho obras de este tamaño en mi estudio, pero eso es cuando estoy haciendo una, al tener que hacer quince cambia la cosa. Cuando las hago en mi estudio, la forma de ver el avance de las obras es sacarlas a la calle para poder verlas en vertical, y comprobar la estabilidad, algo que, por otra parte, me encanta porque mis vecinos ven lo que estoy haciendo y me dan sus opiniones. Siempre tengo abiertas las puertas, de hecho, cuando me desatasque un poco tengo como proyecto hacer exposiciones allí, de mis obras y de otros artistas”, destaca el autor, añadiendo que “la parte estructural la estamos haciendo en Campollano, pero la fase final de pintura la haré en mi estudio, ya que es una de las fases creativas de la obra y quiero estar donde más cómodo me encuentro”.

Así mismo, el transporte de obras con estas medidas es complicado, algo por lo que Flores está “más preocupado que contento”. Y es que, entre otras cosas, hay que contratar un contenedor para el envío y realizar las gestiones de exportación, requisitos que dificultan mucho todo. “Cuando esté allí y las vea montadas estaré contento, ahora de momento lleva muchísimo trabajo y un follón importante. Al principio me agobié porque quería cuadrarlo todo, pero pensé que lo mejor era hacer las cosas paso a paso. Me puse a trabajar en las obras, y lo demás lo voy atando poco a poco”, explica.

El lenguaje artístico de Santi Flores, y con el que viajará a Nueva York, es ya reconocido, aunque también incluirá otras vertientes. “Me gusta utilizar el símil de la música. Llevaré mi repertorio principal a esta exposición, pero quiero incluir nuevas canciones, bien en forma de escultura, o con otros lenguajes, pinturas, o murales, en definitiva, investigar otras formas de expresión”, indica.

El entorno del artista ha recibido la noticia con gran alegría, y ya está organizando viajes para visitar la exposición. “Esa parte me gusta mucho, la experiencia vital, para mí y para la gente que me rodea, que me va a poyar y va a organizarse para ir y acompañarme en esta aventura”, concluye. Quedan ahora unos meses duros de trabajo, pero en breve, este albaceteño conquistará con su arte el corazón de la ciudad de los rascacielos.

/Modesto Colorado/

Mapfre
Botón volver arriba