Los mejores efectos especiales del cine español tienen sello albaceteño

Ana Rubio, ganadora de un Goya

TOyota

Hace tan solo tres meses, la actriz Paz Vega desvelaba en la gala de los Goya el nombre de los ganadores del premio a los Mejores Efectos Especiales, entre los que se encontraba una albaceteña. Así, junto a Mariano García Marty, la almanseña Ana Rubio se alzaba con el galardón de la edición 2021 por su trabajo en la película ‘Akelarre’, de Pablo Agüero. 

Una gala en la que hubo una importante presencia albaceteña femenina, que además se saldó con gran éxito. Si la cantante María Rozalén se llevaba el ‘cabezón’ del cine español a la mejor canción original, Ana Rubio hizo lo propio con los mejores efectos visuales.

Ana Rubio es codirectora de ‘Twin Pines’ (nombre que toman del centro comercial que aparece en la película ‘Regreso al futuro’), una de las principales productoras de efectos especiales de nuestro país. Una productora que nace en 2008, con la almanseña y Juanma Nogales como directores y únicos trabajadores al mando de solo tres ordenadores. Doce años después, forman ya parte del proyecto 52 personas, que pueden dividirse en varios equipos para poder llevar a cabo diferentes producciones en paralelo. Aunque la artista de efectos especiales sostiene que “la idea es crecer, pero poco a poco y con cabeza. Darle prioridad a la calidad del trabajo que hacemos. Considero que es un error crecer rápido y querer abarcar demasiado trabajo, ya que al final eso interfiere en la calidad. Me gusta el contacto directo tanto con el cliente como con los miembros del equipo. Es fundamental para que todo funcione bien y no quiero dejar de hacerlo”.

Con el tiempo y mucho trabajo, su labor ha sido reconocida en los premios Gaudí, además de con cuatro nominaciones a los premios Goya y Ariel por los mejores efectos especiales y, finalmente, el Goya por Akelarre. Rubio nos cuenta que “la primera nominación a los Goya fue hace diez años con ‘También la lluvia’. Una auténtica sorpresa, teniendo en cuenta que era un film donde los efectos visuales no tenían la relevancia que han podido tener otros después. La siguiente fue con ‘Los últimos días’ que, en este caso, sí era una película de efectos especiales. Luego llegó ‘Mientras dure la guerra’, una nominación muy merecida, ya que, junto a ‘La peste’,  ha sido uno de los mejores trabajos que hemos hecho. Un trabajo muy fino de efectos visuales, en el que no se perciben donde están esos efectos. La plaza mayor, Marruecos, los aviones o todos los cromas del ‘Novelty’ y del despacho de Unamuno, son algunos ejemplos de esos efectos. Como con esta no nos lo llevamos, ahora con ‘Akelarre’ ni nos lo planteábamos. Independientemente de que los efectos de ‘Akelarre’ son muy bonitos y han sido diseñados de manera muy consciente para lograr el resultado que buscábamos, creo que ha sido más un reconocimiento al trabajo y a una trayectoria, y por eso nos hemos llevado una alegría inmensa”.

Ana Rubio recibió la estatuilla de forma telemática, a través de la pantalla del ordenador. “Muchas gracias a los productores, a Koldo Zuazua, a Twin Pines y al grupo humano que hay detrás, que es espectacular; es una cosa brutal. Y también gracias a mi familia y a mis amigos», dijo en sus agradecimientos y se despidió visiblemente emocionada. Y es que la alegría se transmitió en una gala que, marcada por las restricciones sanitarias, obligó a que todos los candidatos vivieran la fiesta de una manera muy diferente y particular. “Estábamos en el salón de mi casa, y justo detrás del ordenador que nos estaba grabando teníamos toda la ‘picaeta’: el jamón, el queso, y las cervezas, por si teníamos que celebrar algo. Podría decir eso de que me sentía como en casa, porque en realidad era donde estaba, junto a Juanma y muy feliz, con el subidón de ver como la película iba ganando cosas. Además, el hecho de no estar encorsetados en un teatro, lo hizo todo mucho más natural. Fue una gala muy bonita”, afirma. 

‘Akelarre’ se llevó 5 premios Goya de 9 nominaciones: mejor Dirección Artística, Efectos Especiales, Música Original, Diseño de Vestuario y Maquillaje y Peluquería. La premiada destaca el trabajo que “gente como Javier Aguirre en la dirección de fotografía o Nerea Torrijos en el diseño de vestuario, han realizado de forma espectacular. Es una película muy potente a nivel visual. Concretamente en mi departamento puedo decir que lo hicimos muy bien, ciñéndonos en todo momento al presupuesto y realizando un diseño que nos permitió conseguir la máxima calidad con los recursos que teníamos. Podríamos haber sido mucho más locos y haber hecho planteamientos iniciales que abarcaran más planos, pero eso nos hubiera obligado a lucirnos menos. Entonces decidimos crear espectacularidad de otra forma y el resultado final ha sido muy bueno. Logramos situar las acciones al borde de esos acantilados inexistentes y momentos muy realistas como el del aquelarre final”, detalla.

En esta categoría también competían Raúl Romanillos y Jean-Louis Billard, por ‘Black Beach’, Raúl Romanillos y Míriam Piquer, por ‘Historias lamentables’; y Lluis Rivera Jove y Helmuth Barnert, por ‘Orígenes secretos’. La diseñadora confiesa que “la nominación ya fue como un premio. Aunque ya hemos estado nominados en varias ocasiones, no es algo a lo que una se acostumbre. A mí personalmente me sigue haciendo muchísima ilusión. Era muy complicado porque este año había mucho nivel en las candidaturas y no esperaba ganar, pero es una lotería, y esta vez nos tocó”.

noticias albacete

Para Ana Rubio, este Goya ha sido muy importante y ha servido para que todo el equipo de ‘Twin Pines’ tenga más ilusión, un sentimiento que hay que seguir demostrando cada día. “Cuando nos dieron el premio pensé en todo el equipo y me emocioné mucho pensando en que todos estarían en casa felices y dando saltos de alegría. Tenemos una trayectoria de más de 12 años y la gente confía en nosotros, pero no por algo puntual como un premio, sino por nuestro trabajo”, explica la especialista, añadiendo también que “ha sido muy bonito ver todas las muestras de cariño por parte de la gente de la profesión. Después de tanto tiempo trabajando en esto se agradecen esos detalles». 

Por otra parte, está encantada de ver cómo la gente de su tierra, sus amigos y familia, se han alegrado por este premio. “Me hace mucha ilusión recibir tantos comentarios positivos, estoy muy contenta”, reconoce. Y es que la localidad albaceteña de Almansa recibió el Goya como si fuera algo suyo. “Hay que tener en cuenta que soy almanseña y he vivido allí toda mi vida. Ahora vivo en Madrid por el trabajo, pero me escapo a mi pueblo en cuanto puedo. Lo he pasado bastante mal con el tema de los cierres perimetrales porque lo echaba mucho de menos. De hecho, en cuanto se abrieron las fronteras allá que me fui. Me gusta mucho ir, pasear por las calles y ver a mi gente”, concluye. 

Akelarre es un drama histórico, con mirada feminista, que con un trasfondo mágico y un halo de misterio, se inspira en un proceso judicial por brujería sucedido en el País Vasco en 1609. Una película en la que hay que prestar mucha atención, sobre todo, a los efectos especiales.

/Modesto Colorado/

Mapfre

El Digital de Albacete

Diario digital líder en Albacete con toda la información de la capital y provincia
Botón volver arriba