Otro mes de mayo sin Viña Rock

El COVID no lo permite

TOyota

 La localidad albaceteña de Villarrobledo vive, por segundo año consecutivo debido a la pandemia, el primer fin de semana de mayo sin el festival Viñarock, una cita que vecinos y alcalde coinciden en destacar que inyectaba a la localidad «economía» pero también «colorido, ilusión».

Mientras la organización mantiene, al menos de momento, prevista su celebración de este año 2021 para los días 9, 10 y 11 de octubre, lo cierto es que en la localidad ven «casi imposible» que se pueda volver a celebrar en esas fechas y más «que se haga como se hacía», como lo ha apuntado a Efe Teresa Haro, una de las vecinas que vive cerca de la zona donde se celebra el festival y que habilitaba duchas y baños para ‘alquilar’ a los asistentes.

«En estos días los vecinos lo comentamos y estamos tristes por el hecho de no haya festival», ha admitido Haro, que ha reconocido que lo echan de menos «porque era una fuente de ingresos extra que venía muy bien» pero «principalmente porque se echa de menos el ambiente que se generaba».

Haro, que mantiene habilitadas varias duchas en su vivienda y que en la última edición del festival llegó a tener hasta 300 reservas para su uso en un día, ha explicado que «dabas un servicio pero también quienes venían te proporcionaban otras cosas, eran unos días de diversión, de muy buen rollo».

De hecho, ha apuntado que «algunos reservaban ya desde otros años y para todos los días y al final establecías vínculos y tenías ganas de volver a verlos, saber cómo les va».

Ahora ve «difícil» que el festival se pueda celebrar como se hacía «sin aforos, con miles de personas que llegaban a la localidad y acampaban», e incluso ha apuntado que los vecinos de Villarrobledo quizás ya no se animen «a abrir tanto las casas», porque la pandemia les ha vuelto «más escrupulosos».

Ella ofrecía duchas, usar el baño o cargar el móvil, pero ha recordado que otros de sus vecinos preparaban bocadillos para los asistentes al festival.

El alcalde de la localidad, Valentín Bueno (PP), también ha coincidido en declaraciones a Efe, en que la pérdida económica es importante porque «en esos días, la localidad multiplicaba por cuatro su número de vecinos, con lo que ello supone para quienes prestan servicios».

Pero ha apuntado que también se pierde en promoción porque «el ViñaRock pone a Villarrobledo en el contexto nacional. Por la publicidad de la marca Villarrobledo es muy importante».

Así, Bueno ha afirmado que ahora «son días tristes en el sentido en que era el fin de semana de la juventud, la ilusión, el colorido» y todos los vecinos tienen «muy presente que este año tampoco ha podido ser, por la pandemia».

Sobre una celebración posterior en este mismo año, ha considerado que «en octubre es difícil, además las fechas referentes para la juventud son estas».

En esta localidad de 25.000 vecinos se calcula que podían llegar a pasar hasta 240.000 visitantes en una edición de este festival y su volumen de negocio estaba calculado en unos 20 millones de euros.

Ahora, el municipio espera que en 2022 sí pueda retomar sus fechas primaverales y su espíritu tradicional, después de que en 2019 celebrara la que hasta ahora es su última edición, que fue la número XXIV. 

La que debía ser su celebración del primer cuarto de siglo ha quedado pospuesta por la pandemia sanitaria mientras los vecinos añoran este fin de semana poder acoger a miles de personas. 

/El Digital de Albacete/

Mapfre

El Digital de Albacete

Diario digital líder en Albacete con toda la información de la capital y provincia
Botón volver arriba