Las excavaciones en este yacimiento árabe de Albacete plantean una nueva realidad sobre el Al-Ándalus de secano

TOyota

/El Digital de Albacete/

Los trabajos de excavación llevados a cabo en el yacimiento árabe de ‘La Graja’ en Higueruela, Albacete, abren un nuevo horizonte sobre la historia de Al-Ándalus en La Mancha y sobre un territorio y una época olvidados, la provincia de Albacete y el siglo XI.

Así, el proyecto ‘Alquerías 2020-2025’ estudiará durante cinco años la sociedad árabe que vivió hace mil años en el corredor de Almansa. La Diputación destinará 10.000 euros, a través del convenio firmado con el Ayuntamiento de Higueruela, para el acopio del material y el hospedaje de los alumnos.

Al proyecto, iniciado conjuntamente por ambas administraciones y el Instituto de Estudios Albacetenses, se han sumado también investigadores y arqueólogos del CISC y de la Escuela de Estudios Árabes de Granada.

«Se conocía ese Al-Ándalus de las ciudades y de las grandes huertas, pero ahora va a resultar que en esta tierra de cruce de caminos se produjo también un cruce cultural y cronológico muy importante, el final del califato y la llegada de las dinastías africanas» ha explicado José Luis Simón, investigador del CISC.

«Con esta dinámica de investigación queremos conocer a los albaceteños del siglo XI, a esa gente sin historia de la que nadie se ha preocupado». Vamos a intentar desvelar dos grandes incógnitas, qué es el Al-Ándalus de secano y qué ocurre en el siglo XI con estas poblaciones que han sustentado con sus tributos el sistema económico y político de la época», ha destacado Simón.

El investigador de la Escuela de Estudios Árabes de Granada, Pedro Jiménez, ha destacado la importancia del proyecto afirmando que «el interés científico de este proyecto está fuera de toda duda, representa el poder conocer una historia de Al-Ándalus que resultaba totalmente desconocida, se pensaba que era un desierto con pastores y poco más y antes de que este proyecto se pusiera en marcha se empezó a ver que todo era radicalmente diferente, había una realidad y una cantidad de gente viviendo en este secano que no tenía nada que ver con lo que se sabía hasta el momento».

Jiménez también ha señalado la importancia del protocolo de colaboración entre las institucione. «Este protocolo sirve como marco para acoger las iniciativas que tengan que ver con este proyecto, que ya es una realidad, pero además servirá de marco para cualquier otra iniciativa que se plantee entre la Diputación, el IEA y el CSIC en un futuro», ha añadido.

APUESTA POR LA HISTORIA Y EL PATRIMONIO

Mientras, el vicepresidente de la Institución provincial, Fran Valera, ha aprovechado para anunciar una nueva partida de 30.000 euros destinados a fomentar la restauración del patrimonio provincial, así como el aumento del presupuesto del IEA, con una partida de 630.000 euros.

«En 2020 prácticamente se destinaron 60.000 euros para ocho proyectos de excavación, como el yacimiento de Almadenes en Hellín, la continuación en la excavación del Tolmo de Minateda en Balazote o la intervención arqueológica en el castillo de Caudete y en las laderas de Chinchilla».

Valera también ha destacado la labor de los miembros del Instituto, que «se han ganado a pulso el traslado de la sede al Chalet Fontecha». «Debemos ser capaces de trasladar ese conocimiento a la sociedad, por eso se va a situar en el corazón de Albacete, para que esa reflexión interna de calidad se exporte también a la sociedad».

El director del Instituto de Estudios Albacetenses, Antonio Selva, ha agradecido la colaboración de las administraciones públicas y ha destacado la necesidad y la importancia de divulgar los avances que se vayan haciendo para que la sociedad sepa qué se está haciendo con su dinero, apuntando que «el conocimiento si es útil es una virtud, de lo contrario es un despilfarro, y cuando usamos dinero público no podemos ser ni un mínimo de indulgentes».

Mapfre

El Digital de Albacete

Diario digital líder en Albacete con toda la información de la capital y provincia
Botón volver arriba