Piden ayuda para costear el tratamiento de este joven de Isso (Hellín) tras un grave accidente

TOyota

/Marta López/

Ricardo sufrió un grave accidente de coche en septiembre de 2019. Debido a la gravedad de sus lesiones este joven de Isso, pedanía de la localidad albaceteña de Hellín, permaneció hospitalizado y sedado durante varios meses en el Hospital General Universitario de Albacete.

La familia de este joven, detallaba a El Digital de Albacete que a consecuencia del accidente sufrió “un traumatismo craneoencefálico grave permaneciendo en la REA del Hospital de Albacete sedado durante 40 días”. Tras este agónico periodo hospitalario comenzaba la verdadera lucha de Ricardo y su familia ya que el joven tuvo que hacer frente a una importante infección vírica, y además necesitaba atención de especialistas para continuar con su recuperación.

Así, la familia de Ricardo puso en marcha una campaña de recogida de firmas porque “desde el SESCAM nos indicaban que no era apto para iniciar la neurrehabilitación en instalaciones públicas”. Gracias al apoyo que recibieron, el SESCAM derivó a Ricardo al Hospital de Neurorrehabilitación de Aguas Vivas (Valencia) donde ha continuado su recuperación durante 9 meses.

Durante este periodo de tiempo “ha evolucionado muchísimo”, sostenían sus familiares, pero a mitad de su recuperación “nos informaron de que no puede continuar hospitalizado en este centro”. En tan solo tres meses Ricardo “conocía todo lo que le decían y contestaba moviendo la cabeza a todas las preguntas y se recuperó un montón”, explicaban sus familiares a El Digital de Albacete.

Un tratamiento que continuó durante 6 meses, periodo en el que también ha sido intervenido en el pié “para que en un futuro y con su correspondiente rehabilitación pueda volver a caminar”, indicaban. “El problema es que a mitad de su recuperación el SESCAM ha dejado de asumir la estancia de Ricardo en este centro”, apuntaban. Y es que “nos comunicaron que a partir del 11 de febrero de 2021 ya no se iban a hacer cargo de la amortización del tratamiento privado de Ricardo”.

La familia ha puesto en conocimiento la situación de Ricardo “al Defensor del Pueblo, e incluso al Consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha” y solicitaban ayuda económica para que el joven pueda seguir recibiendo este tratamiento de rehabilitación y cognitiva “todo el tiempo que pueda”. Puntualizaban que “nosotros no podemos asumir este coste económico” y añadían que “no comprendemos esta decisión tras la operación que decidieron asumir desde el SESCAM si ahora no quieren seguir ayudando a Ricardo en su recuperación”. Por el momento, aseguraban que “no hemos recibido ninguna respuesta”.

Tras conocer esta decisión Ricardo ha hecho frente al coronavirus de forma asintomática. Además, lo trasladaron a Hellín para “realizarle una nueva valoración” y conocer su estado y evolución. Durante la visita médica de los especialistas Ricardo “no quiso colaborar”, y es que “está atravesando una dura fase en la que se ha dado cuenta en la situación en la que está y muestra constantemente su enfado con el mundo”, sostenían sus familiares. Este joven de 22 años “no puede hablar ni andar”, debido a las secuelas neurológicas que padece, recordaban, y  también “dejó de sonreír”.

Una situación y un estado que los familiares trasladaron a los neurólogos de Hellín. Incluso manifestaban que los médicos nos comentaron que “no sabían cuánto tiempo iba a tardar en superar esta fase”, y nos llegaron a decir que “igual lo que le pasaba a Ricardo es que no se quería recuperar”. Demoledoras palabras que cayeron como un jarro de agua fría sobre la familia, porque Ricardo les había manifestado que “quería volver y continuar con su rehabilitación para recuperarse”.

“Todo este tratamiento de rehabilitación y cognitiva es muy costoso y no sabemos como lo vamos a poder llevar adelante”, confesaban De este modo apuntaban que la estancia en el hospital donde se recupera Ricardo cuesta 10.000 euros al mes, “319,50 euros al día”. 

Para hacer frente a los gastos hospitalarios “hemos pedido un préstamo hipotecando nuestra casa, pero tan solo nos da para cubrir 4 meses”. Por este motivo la familia ha optado porque Ricardo acuda al centro “en plan ambulatorio para continuar con su rehabilitación”. Con la reducción de los costes de estancia hospitalaria, la cuantía ascendería a 3.000 euros mensuales, por lo que “como mucho podríamos asumir un año más de rehabilitación”.

El problema al que se enfrenta esta familia de Isso es que “no sabemos cuánto tiempo va a necesitar Ricardo para recuperarse”. Por este motivo han decidido poner en marcha una campaña de recaudación de fondos para que con cualquier aportación económica Ricardo pueda recibir su rehabilitación durante el mayor tiempo posible porque “para él cada día cuenta”.

El SESCAM se ha negado ha seguir ayudándonos en la rehabilitación”, apuntaban, pero “hay que seguir para delante aunque tengamos que sacar piedras de debajo de la tierra y eso lo sabemos solo los familiares”. Poco a poco, Ricardo “está mejorando y el objetivo es que se recupere para ser lo más independiente posible”, concluían.

Noticia relacionada

El desesperado mensaje de una madre de Albacete al SESCAM para ayudar a su hijo

Mapfre

El Digital de Albacete

Diario digital líder en Albacete con toda la información de la capital y provincia
Botón volver arriba