ALBAMOCION



noticias albacete

El debut literario de la actriz Beatriz Rico pasa por Albacete

TOyota

/Modesto Colorado/Foto portada: Gus Geijo/

‘De Miss a más sin pasar por Albacete’ es el peculiar título que ha elegido Beatriz Rico para su primera aventura literaria.

Advertisement

La artista ha visitado muchas veces nuestra ciudad, y confiesa que “le encanta actuar en el Teatro Circo», y que, además «se come muy bien”. Pero hay más razones por las que, la popular actriz, ha situado Albacete como protagonista de su primera novela.

noticias albacete

Foto: Gus Geijo

Cansada de ver que el concurso de Miss España “siempre lo ganan las representantes de algún sitio turístico, como Las Palmas de Gran Canaria, Málaga o Alicante, entre otros, he querido romper una lanza a favor de todas esas mises de interior que nunca han logrado llegar a Miss España”, reivindica.

Otra de las razones es porque, hace unos años, comenzó en el mundo del humor y lo hizo de la mano del albaceteño Víctor Ladrón de Guevara, manager de actores y cómicos, que además aparece en la novela como personaje real. La artista recuerda que fue la primera persona que le dio la oportunidad de probar con los monólogos, donde se encuentra muy cómoda y feliz, y quería “agradecérselo de alguna forma”.

La tercera razón viene de hace muchos años, cuando el Albacete Balompié, en la época en la que cosechó sus mayores éxitos, siendo bautizado como ‘El queso mecánico’, invitó a una jovencísima Beatriz Rico en sus inicios de popularidad a que fuera madrina del equipo e hiciera el saque de honor en un importante partido. “Fue un detallazo que nunca olvidaré”, rememora. Entonces pensó que todo le llevaba a lo mismo, hasta el punto de que incluso hay un capítulo de la novela dedicado a Albacete. 

image 2021 01 30 094739

En la novela descubriremos la vida de Rita, que tras lograr el título de Miss Albacete logra romper todas las estadísticas y convertirse en Miss España. Como ganadora disfruta como nunca de su suerte y aprovecha el tirón y la fama que le da el certamen. Después del año de reinado consigue vivir de campañas de publicidad y trabajos diversos, aunque no con la estabilidad económica que desea. A partir de ese momento Rita vivirá una y mil aventuras tanto en el terreno profesional como en el sentimental. Se topará con problemas importantes como las adicciones o inevitables como la muerte, pero también vivirá momentos muy divertidos en el terreno amoroso y sobre todo, en el profesional. “He querido hacer un libro de humor donde la gente se riera muchísimo. Creo que es la progresión normal cuando vienes de escribir monólogos y la gente se ríe contigo cuando subes a un escenario. La sensación es de tanta felicidad y me siento tan útil y tan bien que, sin saber de que iba a ir mi primera novela, ya intuía que iba a haber mucho humor”, recalca.

Aunque la novela está salpicada del característico humor de la actriz, también hay un mensaje. “Tengo la suerte de que hoy me estás dando voz, de que he escrito un libro que la gente va a leer, de subirme a un escenario donde hay un público que me va a escuchar, por eso, me siento en el deber moral de mandar un mensaje. Considero que si el arte no es comprometido pierde parte de su sentido, y yo lo quiero aprovechar ahora que tengo una oportunidad de oro”, declara.

Cuando le preguntamos a su autora, si a lo largo de los 22 capítulos que forman la novela encontraremos pequeños toques autobiográficos, nos responde entre risas pícaras, que todo lo acontecido en esta novela es ficción, pero que cualquier parecido con la realidad “a lo mejor es que es verdad. Siempre dicen que la primera novela de una autor suele ser autobiográfica. Esta no lo es, pero cuando te pones con tu primer trabajo delante tienes muchas vivencias, muchos recuerdos dentro, buenos y malos, que es lógico que salgan. Supongo que cuando llevas muchas novelas el grifo ya empieza a secarse un poquito. Así que sí, hay muchas cosas mías, pero no digo cuales porque me da vergüenza y porque me gusta que el lector juegue a adivinar: ¿será o no será?”, explica.

La novela ha sido editada por ‘Ediciones Martínez Roca’ una editorial que pertenece al Grupo Planeta. “Le dije a mi representante que en cuanto el libro estuviera terminado podría moverlo por editoriales a ver si alguien quería sacarlo. De repente un día me dijo que una editorial le había escrito porque le gustaba muchos los post que escribía en mi cuenta de Instagram, poniendo hincapié en que podían encajar a la perfección con una línea editorial que tenían, muy enfocada a ese toque de humor. En esos momentos estaba terminando el libro, así que decidí sacarlo con ellos. Estaba todo predestinado, y seguí las señales”. 

noticias albacete

Foto: Rubén Ramírez

De Instagram a su primera novela

Es muy activa en su cuenta de Instagram, que utiliza para compartir sus vivencias con sus seguidores. Y es que, como la propia autora afirma “una foto siempre es una buena excusa para publicar un texto largo de humor”. Un día no escribió su habitual post, y comenzaron a escribirle muchas personas pidiéndole que lo hiciera porque lo estaban esperando. Fue entonces cuando se dio cuenta de que “tenía que escribir porque ya eran demasiadas señales”.

A la polifacética artista le gusta mucho escribir, pero confiesa que “soy un poco vaga, aunque cuando ya me pongo, no hay quien me pare”. Su marido llevaba dos años animándola a que lo hiciera. Cada vez que se levantaba e iba a desayunar se encontraba en la mesa del salón con una libreta y un boli que él le había dejado, y es que, como ella misma indica, siempre escribe a mano porque “con el ordenador voy más lenta, soy de la generación del boli”.

Pero llegó el confinamiento y cayó en una especie de depresión y en un estado de ánimo muy triste. Estuvo dos semanas en la cama, en las que “no me quería levantar”, reconoce. Hasta que un día por fin lo hizo y vio de reojo el boli y la libreta y fue toda una revelación. “Me senté y empecé a escribir como una loca y no podía parar. Enseguida me di cuenta de que tenía una historia y el veneno metido en el cuerpo”, narra la escritora.

Desde ese momento empezó a obsesionarse con la trama y con los personajes, algo que le ayudó a llevar bien el confinamiento. “El momento de sentarme a escribir eran risas y felicidad. La magia fue el contraste del estado de ánimo del que venía, al que de repente pasé. Se puede decir que escribir el libro me salvó. Si además le sube el ánimo a los lectores un cuarto de la media mitad de lo que me lo subió a mí escribiéndolo, puedo decir que ya he triunfado”, concluye. Un triunfo que volverá a ligar a Beatriz Rico con nuestra ciudad. 

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.