ALBAMOCION



fotonoticia 55237272829292

Piden 53 años de cárcel para él por unos hechos deleznables cometidos sobre sus 3 sobrinos

TOyota

/El Digital de Albacete/

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra juzgará el jueves a un hombre para el que Fiscalía pide un total de 53 años de prisión por continuos episodios de agresiones sexuales a tres sobrinos ocurridos entre 1996 y 2006.

Advertisement

Según relata el escrito del Ministerio Público, recogido por Europa Press, el encausado, que solía participar como voluntario en actividades con menores, realizaba estos actos en su vivienda, situada en el partido judicial de Pontevedra, y «siempre con el propósito de satisfacer su apetito sexual».

Con la primera víctima, los hechos ocurrieron entre 1996 y 2001, desde que tenía seis años y hasta los 11. Por aquel entonces, la niña acudía a la casa en la que el hombre vivía con sus padres y hermano y prácticamente a diario, salvo los fines de semana, el hombre llevaba a la menor a su habitación agarrándola por los brazos fuertemente, hasta llegar a dejarle moratones, y cometía las agresiones mientras ponía películas pornográficas.

Asimismo, desde el 2005, con otra sobrina que también iba a su casa, la metía en su cuarto y entonces, para que no se resistiese, le tapaba la boca y la nariz sin dejarle respirar hasta que accedía a hacer o dejarse hacer lo que él quisiese.

Esto ocurría «prácticamente todos los días», señala la Fiscalía, hasta que la menor dejó de acudir a la casa a diario. Sin embargo, luego el acusado continuaba con esta conducta durante los fines de semana hasta que cumplió nueve años, edad con la que la niña ya fue capaz de evitarlo. Pero esto no evitó que luego, durante las comidas familiares, se le sentase al lado para así realizarle tocamientos por debajo de la mesa.

A consecuencia de estos hechos, ambas menores sufrieron trastornos de estrés postraumático asociados, entre otros problemas a raíz de los cuales requirió tratamiento psiquiátrico y farmacológico, explica el Ministerio Público.

Con el tercero de sus sobrinos, los hechos ocurrieron durante una noche del 2006, cuando el menor tenía siete años. Mientras este dormía en una se las habitaciones de la vivienda, el hombre entró, encendió la luz para despertarlo e intentó agredirlo sexualmente. No obstante, el niño gritó y él salió corriendo de la estancia.

Por todos los hechos, la Fiscalía le acusa de dos delitos continuados de agresión sexual y otro de agresión sexual simple, además de otros dos delitos de lesiones psíquicas por los que se enfrenta a una pena total de 53 años de cárcel.

Asimismo, el Ministerio Público reclama para el procesado la prohibición de acudir al lugar donde resida ninguna de las tres víctimas ni sus familiares por un tiempo de cinco años una vez que haya salido de prisión.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.