ALBAMOCION



noticias albacete

El bailarín albaceteño que triunfa por todo el mundo

TOyota

/Modesto Colorado/ Foto portada: Carlos Quezada/

Recorriendo los mejores escenarios de todo el planeta como bailarín principal del Ballet de Zúrich, así es el día a día de Esteban Berlanga, uno de nuestros artistas más internacionales.

Advertisement

Tras cerca de seis años cumpliendo uno de sus sueños, poder vivir de la danza en nuestro país, hace dos años, el bailarín natural, de Motilleja, dejó la Compañía Nacional de Danza y se embarcó en una nueva aventura en Zúrich. “Estoy contento porque escapé de Madrid en un momento que lo necesitaba, pero por otro lado, me pesó el hecho de tener que irme otra vez, alejarme de mi familia y de mis amigos de nuevo”, apunta el bailarín.

noticias albaecte

Foto: Carlos Carreño

Ahora, tras dos años de éxitos y empezando su tercera temporada en la ciudad más grande de Suiza, el artista recuerda que “no estaba contento en Madrid con la dirección de entonces y lo pasó bastante mal”, se planteó “incluso dejarlo”, reconoce. Como eso no podía hacerlo, ya que bailar es su pasión, decidió moverse y probar suerte en el Ballet de Zúrich. “En un principio llegué tarde a la convocatoria, pero se les fue un bailarín de última hora y entonces me llamaron. Ni me lo pensé”, asegura Berlanga.

Adaptado a la manera de trabajar y al ritmo de la compañía, en Zúrich ha encontrado la estabilidad que necesitaba. “En general los bailarines que componen el grupo de baile son muy buena gente, no hay divas, ni egos, ni gente que se cree más que los demás. Somos cincuenta bailarines, entre todos nos ayudamos y no hay malos rollos”, resalta.

Un día normal, los bailarines del Ballet de Zúrich ensayan ocho horas seguidas con una hora de pausa para comer, a lo que hay que añadir las horas de funciones, algo que depende de cómo esté programado el año. El artista pone en relieve que “la danza requiere mucha dedicación. Hay bailarines que necesitan muchas horas de ensayo. Yo soy más de escenario. Llega un momento en el que cuando ya está todo bien ensayado me aburro y necesito actuar”.

En el mes de marzo, la compañía sufrió un parón obligado debido a la crisis sanitaria, una situación muy dura para un bailarín con una preparación física constante. “Ha sido fatal estar parados tanto tiempo. La vuelta tras el confinamiento ha costado mucho porque había que poner de nuevo el cuerpo en marcha. Estuve haciendo cosas en casa, pero no es lo mismo, y eso afecta al cuerpo, a la respiración y al aguante. También a la motivación, ya que estás trabajando el cuerpo sin saber muy bien para qué, porque no sabes cuándo vas a volver a los escenarios”, lamenta.

Aunque no se están realizando funciones a causa de la pandemia, después del verano se reanudaron los ensayos con cierta normalidad. “Al menos ensayamos para que, en el momento que se pueda subir el telón del teatro, el ballet esté preparado”, recalca.

Durante su larga carrera profesional ha vivido momentos difíciles de olvidar. “Hay muchos recuerdo bonitos. Mi última función en Londres fue muy emocionante, tras siete años allí y con mi madre entre el público. Bailar en el ‘Teatro Bolshoi’ cuando fui nominado a la ‘Benois de la danse’, un gran momento que no todos los bailarines han tenido la suerte de vivir o mis primeras actuaciones en Zúrich como bailarín principal en un país donde todo era nuevo para mí. Hay momentos duros de esfuerzo, e incluso de lesiones, pero siempre al final queda lo bueno”, subraya.

noticias albacete

Foto: Admill Kuyler

Sus inicios

Desde muy temprana edad sintió el deseo de bailar. El artista recuerda que “esto estaba en mí desde que era pequeño. Mi madre me cuenta que yo siempre estaba bailando en casa y pensó que había que hacer algo, así que decidió apuntarme a la escuela de baile ‘Albasit’ de Albacete donde empecé”.

En uno de los viajes que realizaba su madre a Albacete se percató de que había pruebas de danza en el Conservatorio profesional de Música y Danza de Albacete y sin pensarlo lo apuntó. Una semana después estaba dentro. Fue entonces cuando la familia al completo se trasladó de Motilleja a Albacete para que Esteban, que tenía ocho años por aquel entonces, pudiera estudiar danza. “Mi madre tuvo una gran intuición conmigo, vio que la cosa tenía pinta de ser algo a largo plazo y apostó por ello y tuve un apoyo total de mi familia que fue clave para llegar a donde estoy ahora”, remarca.

A los 16 años, cuando empezó a cursar 3º de grado medio, Chon López, profesora del bailarín desde sus inicios y gran influencia en su carrera, le animó a que prosiguiera con sus estudios en Madrid. Habló con su madre a la que aseguró que Esteban tenía muchas actitudes, y le advirtió que si su hijo quería crecer en la danza necesitaba dar un paso más, algo que ella ya no podía ofrecerle.“En esos momentos era el único chico que había en clase, y en la danza, un varón necesita un trabajo específico de hombre y era complicado al estar solo”, apunta.

Así que se mudó a Madrid para continuar su formación en el Real Conservatorio Profesional de Danza, donde se encontró una clase con 16 compañeros. “Se abrió un mundo nuevo para mí”, asegura Berlanga, añadiendo que “el Real Conservatorio me impresionó mucho. Llegué con un buen nivel, pero me faltaban cosas. Entré en tercero, pero los maestros consideraban que podía absorber más rápido que otros alumnos, así que algunas veces me ponían en clases de cursos superiores al mío para que me espabilara y otras en cursos inferiores para limar cosas técnicas, vicios arraigados y algunas carencias. Esto me ayudó bastante y al año siguiente ya estaba al nivel de mis compañeros”, detalla.

Enseguida entró en los talleres del conservatorio, enfocado a bailarines más avanzados, donde empezó a despuntar. Ese mismo verano entró a formar parte de ‘Europa Danse’, una compañía que realizaba giras veraniegas con estudiantes de otros conservatorios y academias de toda Europa. “Fue maravilloso, tanto que lo hice tres veranos seguidos”, refleja Berlanga y añade que “el combinar culturas, lenguas, la manera de trabajar, el movimiento o las diferentes técnicas son experiencias enriquecedoras que luego en el escenario se notan. En los tiempos que corren, los bailarines debemos ser muy versátiles, ya que ahora las compañías buscan bailarines completos que puedan bailar de todo”, expone.

Tras acabar en el conservatorio se fue a Londres para ingresar en las filas del ‘English National Ballet’, donde al año siguiente, con 21 años fue nombrado bailarín principal de la compañía. “Allí es donde realmente aprendí a bailar y me convertí en profesional de la danza. Era una compañía que hacía muchísimas funciones al año, por lo que no paraba de viajar. Eso me dio la oportunidad de estar constantemente pisando el escenario para coger tablas y crecer con una rapidez impresionante”, afirma.

Ya cómo bailarín principal, se ponía al frente de 60 bailarines en una obra con cuatro actos y casi dos horas de duración. Berlanga reconoce que “tenía la presión de que era el más joven, pero debía estar al nivel de los bailarines con más experiencia”.

Tras siete temporadas en Londres decidió volver a España, donde entró a formar parte de la Compañía Nacional de Danza como bailarín principal durante cinco temporadas, hasta que decidió dejarlo para entrar en el ‘Ballet de Zúrich’.

noticias albacete

Foto: Carlos Carreño

Estrella mundial

Convertido ya en una estrella mundial de la danza, nuestro bailarín más internacional echa la vista atrás con satisfacción. “Me he sentido muy querido en los sitios donde he estado”, aunque reconoce que han cambiado muchas cosas desde que empezó. “Al principio desconocía este mundo y me tiraba a la piscina sin miedo. Ahora sé lo que hay y le tengo mucho más respeto al ballet que antes”, confiesa.

El mundo de la danza es un aprendizaje constante, siempre hay algo nuevo que trabajar o investigar. “Las coreografías y los movimientos nunca son iguales y el cuerpo va cambiando también. Lo que antes con 25 años me resultaba fácil ahora con 34 ya no es igual, por lo que tengo que aprender a trabajarlo de otra manera para seguir haciéndolo. Eso es aprendizaje personal, nadie te va a enseñar a gestionar tu cuerpo”, señala.

Convencido de que el estado anímico es un factor importante en la danza, el artista destaca que “es una carrera que demanda mucho a nivel psicológico porque tienes que lidiar con muchas cosas. Si no estás bien en tu vida personal se nota en el escenario. En esos momentos hay que desconectar y dar el cien por cien”.

Aunque lleve tanto tiempo triunfando fuera de casa, Esteban Berlanga nunca se olvida de cuáles son sus orígenes. “Mis compañeros bailarines no consiguen ubicar bien donde está Albacete, pero saben perfectamente de dónde vengo y de dónde soy porque lo llevo con mucho orgullo. En cuanto puedo me escapo, sobre todo en vacaciones a ver a mis padres y a mis hermanos. Me gusta pasear por la calle de Las Monjas y revivir mis inicios, saludar a mi gente, ver a mis compañeros, pero sinceramente voy menos de lo que me gustaría”, indica.

noticias albacete

Foto: Gregory Batardon

Mantiene una estrecha relación con sus maestras del Conservatorio de Albacete, que cuando  viene no dudan en pedirle que se pase a hacerles una visita, y que salude a los jóvenes estudiantes que ven en el bailarín albaceteño un ejemplo a seguir. “Me siento satisfecho si  puedo ayudarles en algo a través de mi experiencia. Me gusta sacarles una sonrisa, animarles a que disfruten de lo que están haciendo y hacerles ver que pueden llegar a ser profesionales del baile. También motivar a los padres que son los que tienen que apostar por ellos. Yo he tenido el gran apoyo incondicional de mis padres, y eso me ha ayudado a conseguir llegar donde estoy. Tenía claro lo que quería y lo he perseguido siempre, y lo he conseguido gracias a mi familia, concluye.

El tiempo le ha dado la razón, ya que lo que sentía este albaceteño cuando era un niño no era un capricho infantil, sino su gran pasión, una verdadera vocación a la que se ha dedicado en cuerpo y alma. Solo nos queda volver a verlo volar en los escenarios en cuanto el telón se levante de nuevo.

Mapfre

Sobre El Digital de Albacete

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.