noticias albacete

¿Cómo está afectando el COVID-19 al Servicio de Cardiología del Hospital de Albacete?

TOyota

/Marta López/

¿Tiene efectos cardiológicos el coronavirus? ¿Cómo está afectando el COVID-19 al Servicio de Cardiología del Hospital de Albacete? Son algunas de las cuestiones y dudas que ha resuelto a El Digital de Albacete el doctor Jesús Jiménez Mazuecos, quien forma parte del Servicio de Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete y está al frente de la Sección de Hemodinámica. Además, el doctor Jiménez Mazuecos es el presidente del Comité Científico de Cardiocete. 

albaluz

De este modo subraya “dos tipos de efectos” unos directos del virus y otros indirectos. Expone que “la principal diana de la infección es el pulmón”, pero el virus también “afecta al corazón, el cerebro o la piel”. Entre los efectos directos que padecen los pacientes con COVID destaca que “hemos visto trombosis en las coronarias, inflamaciones del músculo cardiaco, y arritmias potencialmente graves y severas”.

Sin embargo, preocupa especialmente a estos especialistas un “efecto indirecto” provocado por la crisis sanitaria y es que “los pacientes cardiológicos han dejado de acudir a urgencias asustados por la infección”. De este modo, manifiesta el doctor Jiménez Mazuecos que “especialmente durante los meses de marzo y abril los pacientes con infartos dejaban de consultar, acudían al hospital mucho más tarde y llegaban en peores condiciones”. Una preocupante situación contra la que han intentado luchar “y que no es nada sencilla porque el paciente al final se asusta y hay muchos que se han quedado en casa con estos problemas graves”, puntualiza.

“Durante la época más dura de la pandemia tuvimos que reinventarnos al igual que lo hizo todo el hospital”, recuerda el doctor. Por una parte estos profesionales colaboraron con las unidades COVID siendo “uno más de ellos y nos involucramos en la atención de estos pacientes que ingresaban por problemas respiratorios”, explica. Un trabajo al que además cabe sumar “la atención de los pacientes cardiológicos”.

Así, relata que “las consultas presenciales en aquel momento fue necesario suspenderlas, salvo las urgencias”. Ante esta situación habilitaron un correo electrónico que era atendido por varios profesionales del Servicio de Cardiología “para solucionar las dudas de aquellas personas que no podían o no querían acudir a urgencias o sobre temas relacionados con el seguimiento del tratamiento”, explica.

Noticias Albacete

Entre los meses de abril y julio a través de este sistema han resuelto un total de 133 consultas, de las que el 80% se aglutinan entre el 7 de abril y el 18 de mayo. Además el 90% de los pacientes eran particulares y el 10% procedían de Atención Primaria. Ahora “poco a poco estamos volviendo a retomar la normalidad dependiendo de cada unidad”, apunta del doctor Jiménez Mazuecos. 

“Hay unidades como es el caso de la coronaria, la planta de hospitalización, o la unidad de arritmias que están funcionando entre el 90% y 100% de su actividad habitual”, subraya. Pero otras partes del Servicio de Cardiología no han retomado aún esta normalidad “como hemodinámica que funciona a un 70% y por desgracia la unidad de imagen apenas está al 10% o 20% porque se perdieron los espacios donde se hacían las ecos convirtiéndose en unidades de críticos”. Así, enfatiza Jesús Jiménez que “estamos viendo si la Gerencia nos sustituye estos espacios para empezar a hacer las pruebas que son necesarias”, porque en definitiva “está costando volver a la normalidad”.

De este modo pone de manifiesto que “el confinamiento ha podido aumentar el sedentarismo, a que las dietas se puedan descuidar, que los tratamientos puedan no seguirse o que tengamos miedo a consultar sobre temas cardiológicos serios que en otras circunstancias sí haríamos”. Así, recuerda el doctor Jiménez Mazuecos que “corazón solo hay uno y tenemos que cuidarlo siempre, pero ahora más que nunca”.

Cardiocete 2020

Cardiocete está enmarcado en un proyecto docente que puso en marcha el Servicio de Cardiología del Hospital General Universitario de Albacete. “Se trata de una formación docente que realizamos durante todo el año y que finaliza en septiembre de cada dos años con un Congreso Nacional de Cardiología”, aclara el presidente del Comité Científico de Cardiocete, el doctor Jesús Jiménez Mazuecos.

La primera edición de Cardiocete fue en 2018 y se dieron cita en Albacete “cerca de 200 cardiólogos de toda España para hablar de intereses comunes de todos los profesionales de esta disciplina médica”, destaca. Así, desde este primer Cardiocete celebrado en 2018 hasta este año 2020 “nos hemos dedicado a hacer formaciones más reducidas en grupos de entre 20 y 40 personas”, explica, y añade que “en este programa docente de cardiología se incluyen talleres con enfermería, con otros hospitales y la iniciativa que llamamos ‘Meriendas del corazón’, que son formatos reducidos en los que entre 15 y 20 personas hablamos mensualmente de temas que nos interesan”.

Así, tras dos años este 2020 termina un nuevo ciclo y “finalizamos Cardiocete 2020 con un congreso nacional que inicialmente iba a ser presencial pero visto lo que se nos ha venido encima y por responsabilidad hemos decidido hacerlo virtual”, especifica el doctor Jiménez Mazuecos. De este modo los organizadores de este congreso de cardiología han respetado el programa inicial que diseñaron a principios de año y participarán “los mismos ponentes expertos que iban a venir colaborando para hacer la versión virtual”. La idea es celebrar el Cardiocete 2020 en las mismas fechas del mes de septiembre y en el mismo formato: “un residente o cardiólogo novel pregunta a un experto sobre un tema sobre el que todos tenemos inquietudes y dudas”, subraya.

Un Cardiocete 2.0 tras el que darán por finalizado un nuevo ciclo y volverán a inaugurar otro en octubre. “Hemos tenido que reinventarnos”, asegura el presidente del Comité Científico de Cardiocete, porque “la realidad es que los congresos médicos hoy en día no podemos celebrarlos de forma presencial porque no es responsable juntarnos en espacios cerrados, pero tampoco es responsable no seguir formándonos”. Así, la mejor opción es “aprovechar las oportunidades que nos brindan las plataformas digitales y poder continuar hablando de estos temas”, concluye.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.