Noticias provincia

Raticida en jabalíes, así lo han detectado estos científicos de Castilla-La Mancha

toyota 2

Un estudio realizado por investigadores de distintos centros de investigación y universidades revela la prevalencia de rodenticidas anticoagulantes en los jabalíes urbanos y periurbanos que habitan en la ciudad de Barcelona y su área metropolitana.

El estudio, desarrollado por el Grupo de Investigación en Toxicología de Fauna Silvestre del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC, UCLM, JCCM), el Servicio de Ecopatología de Fauna Salvaje (SEFaS) de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria de la Universidad de Lleida, muestra que la exposición del jabalí a los raticidas, dependiendo del grado de antropización del hábitat, siendo mayor en las áreas más densamente ocupadas por el ser humano.

albaluz

De este modo, el 61 y el 40 % de los jabalíes que habitan la ciudad de Barcelona y su área metropolitana, respectivamente, presentan en el hígado y en el músculo residuos de rodenticidas anticoagulantes de segunda generación, conocidos como SGARs, que fueron introducidos en la década de los años 70 después de conocerse la resistencia que desarrollaban los roedores a los de primera generación.

La presencia de estos residuos, principalmente de bromadiolona y brodifacoum, señalan los investigadores en un estudio recientemente publicado en la revista científica internacional Science of the Total Environment, es especialmente notoria en el hígado, donde se alcanzan niveles superiores al umbral asociado a la aparición de hemorragias internas en casi el 14 % de los animales analizados.

En zonas que albergan altas densidades de población humana, como Barcelona y su entorno periurbano, los SGARs se usan de forma intensiva para el control de las poblaciones de roedores comensales, por lo que estos resultados sugieren que los jabalíes que habitan áreas urbanas y periurbanas podrían ser consumidores relativamente frecuentes de cebos envenenados y de cadáveres de roedores envenenados o incluso de sus depredadores, como los gatos.

Este trabajo tiene una especial relevancia en el ámbito de la seguridad alimentaria, ya que el jabalí es una especie cinegética cuya carne se destina al consumo humano.

En este sentido, solo el 12 % de las muestras de carne (músculo) acumulan niveles detectables de rodenticidas, y en todos los casos son lo suficientemente bajos como para no suponer un riesgo derivado de su consumo.

Por el contrario, los resultados obtenidos desaconsejan el uso del hígado de jabalí como producto alimentario cuando éste proceda de áreas sometidas a un uso intensivo de SGARs y que es necesaria una evaluación más profunda del riesgo de salud pública.

La investigación también compara las proporciones de las formas químicas acumuladas en los tejidos de los jabalíes respecto a las que tienen los cebos comerciales, ya que cada forma química de un SGAR (llamadas diastereómeros cis- y trans-) puede tener propiedades toxicocinéticas distintas que determinen su mayor o menor metabolismo y persistencia.

A diferencia de lo que sucede en los roedores, en los que uno de los diastereómeros se acumula más que el otro, en el hígado del jabalí ambos se encuentran en proporciones similares a las presentes en los formulados comerciales.

Esta información podría ser de gran relevancia para mejorar el formulado de los SGARs mediante la selección de las formas químicas menos persistentes y por lo tanto menos dañinas para las especies no diana y las cadenas tróficas, aunque ello requerirá de más investigación.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.