noticias albacete

La curiosa aventura de estos cuatro burritos de Albacete

TOyota

/Modesto Colorado/

Con gran entusiasmo y como si de la Feria se tratase, del 7 al 17, el grupo albaceteño Burrito Panza se embarcó el pasado mes de marzo en la grabación de su cuarto disco.

albaluz

El grupo zarpó de Albacete el 7 de marzo rumbo al Puerto de Santa María donde se sumergió durante 10 días en el nuevo trabajo. En este intervalo de tiempo pasaron cosas, como una pandemia mundial por la que se decretó el estado de alarma en todo el país, mientras ellos vivían aislados en un estudio de grabación a 600 km de sus hogares.

Recién publicado el primer single de adelanto de este nuevo disco, los componentes de Burrito Panza nos cuentan cómo vivieron esta situación.

Quince días previos al viaje ya estaban de alguna manera confinados con todo el trabajo previo que tenían que desarrollar antes de la grabación, algo que les mantuvo absortos sin prestar mucha atención a los informativos. 

noticias albacete

El sitio elegido fue, como en otras ocasiones, Paco Loco Studio del Puerto Santa María. En esos días se veía con cierta lejanía lo que estaba pasando en China y se empezaban a vislumbrar  las noticias de los primeros casos de infectados por coronavirus en Italia pero de una forma muy tímida.

Carlos Cuevas, batería del grupo, explica que “nos fuimos un poco con la mosca detrás de la oreja pero no podíamos imaginar la que se avecinaba ni en lo que iba a derivar todo esto. Cuando nos vamos a grabar un disco lo hacemos con toda la ilusión y muy concentrados en la grabación”.

Grabar en tiempos revueltos

El estudio de Paco Loco, retirado a las afueras del Puerto Santa María, dispone de una confortable casita para el disfrute y descanso de los músicos. Esto les mantiene aislados y en unas condiciones óptimas para grabar,  pero en este caso,  también les mantenía ajenos a todo lo que estaba ocurriendo.

Sumergidos en el trabajo, los únicos contactos con la realidad se producían en los breves descansos que hacía el grupo en los que consultaban las redes sociales en el móvil o hablaban por teléfono con sus allegados al final de un largo día de grabación. “Apenas salíamos del estudio, y aunque estábamos en nuestra burbuja y muy pendientes de la grabación, nos empezaron a llegar noticias cada vez más inquietantes. Notábamos que cada día la bola se iba haciendo más grande y eso nos fue alarmando poco a poco”, afirma Cuevas. 

Como si de un cómic de serie b o una película de ciencia ficción se tratase, veían esas noticias que llegaban del exterior, como algo que nunca podría llegar a pasar, aunque poco a poco se iban haciendo a la idea. Rafa Caballero, guitarrista y teclista del grupo,  apunta que “no éramos conscientes de la realidad de lo que estaba pasando hasta que a Paco Loco le empezaron a cancelar todas las grabaciones que tenía los días posteriores a nuestra grabación. Fue entonces cuando me di cuenta de que esto era algo serio”.

Todo se intensificó cuando llegó el final de la grabación y por consecuencia, el viaje de vuelta. El día de antes ni tan siquiera estaba garantizado que el grupo pudiera retornar a Albacete. Incluso el productor llegó a ofrecerles la posibilidad de que se quedaran allí hasta que se solucionara la situación.

Pero tenían que salir de lo que había sido durante unos días su zona de confort, así que con mucha incertidumbre, el día 17 de marzo, tres días después de haberse decretado el estado de alarma, se subieron al coche para volver a casa. Al salir a la carretera inmediatamente les paró la Guardia Civil. José Manuel Mora, bajista del grupo,  indica que “nos preguntaron dónde íbamos y  si sabíamos que no se podía viajar. Les explicamos  que veníamos de trabajar, de grabar un disco y que volvíamos a nuestra casa en Albacete. Tras varias comprobaciones, nos dejaron continuar”.

En este viaje de vuelta, el grupo fue tomando contacto con la realidad. Cuando llegó el momento de hacer un alto en el camino para comer, todas las áreas de servicio estaban cerradas. “Tuvimos que desviarnos de la carretera para entrar en un pueblo. Vimos abierta una pequeña tienda de alimentación y una larga fila de personas haciendo cola. Cuando nos vieron salir a cuatro tipos del coche nos clavaron la mirada y una sensación muy extraña nos recorrió el cuerpo de arriba abajo”, expone Carlos Flan, guitarrista y voz de Burrito Panza. 

La Carlota era el recóndito lugar de la provincia de Córdoba donde fueron a parar nuestros burritos. Rafa Caballero confiesa que “sentimos miedo. Todo el mundo iba con mascarilla. Nos miraban raro y nos llamaban la atención, dándonos órdenes a gritos. No teníamos mascarillas porque no habíamos tenido acceso a ellas y no sabíamos el protocolo que teníamos que seguir”.  José Manuel Mora añade que “no entendíamos nada. La gente nos miraba porque íbamos juntos, como hemos hecho toda la vida”.

Compraron alimentos básicos, se metieron de nuevo en el coche y pararon en la primera cuneta que se encontraron a comerse unos bocadillos sentados en un tronco. “Parecíamos fugitivos en un pueblo fantasma”, sentencia  Carlos Flan.

Tras un extraño camino de vuelta, llegaron a  Albacete y encontraron una ciudad completamente distinta “no era la misma que dejamos unos días atrás. Nos impresionó mucho ver la ciudad tan desierta”, asegura  Carlos Cuevas.

Nuevo disco

El cuarto disco de Burrito Panza saldrá a finales de 2020 y estará  muy en la línea del grupo: canciones pop y momentos más sónicos. Burrito Panza está en un buen estado de forma y suenan muy compactados, una conexión que se ha plasmado en el sonido del disco. Hablamos con Carlos Flan sobre este nuevo trabajo: “Es nuestro disco más directo y enérgico en cuanto a sonido. Diría incluso que es el más impulsivo. De hecho, es en el que menos tiempo ha transcurrido desde la publicación del álbum anterior”, destaca.

Este nuevo trabajo llevará por título Autosabotaje, una palabra que aparece varias veces en el disco y que el grupo quiso rescatar como título del álbum, considerando que les define a la perfección. “Es un término psicológico que describe una especie de reacción irracional de nuestra mente, que algunos de nosotros lo hemos llevado a la práctica haciendo este disco”, asegura.

noticias albacete

Diseño portada Ana Cuevas

Mientras llega el nuevo disco, podemos ir calentando motores con el lanzamiento de Sociedades ficticias,  primer single de adelanto de Autosabotaje, una canción que nos habla de la irrealidad, de la pérdida de contacto con el presente. Una historia obsesiva que se adentra en los pensamientos más oscuros bajo una espiral sónica cíclica, hipnótica e inquietante. Carlos Flan refleja que “es una canción sónicamente muy interesante, extraña pero magnética. En el contexto de las circunstancias que estamos viviendo puede ser difícil disociar el título de una realidad tan de ciencia ficción como esta, pero no es así. Está claro que la canción es anterior a toda esta locura. En este caso relata una visión de la irrealidad desde un punto de vista menos colectivo de lo que puede parecer”. 

Deseamos mucha suerte a Burrito Panza en su nueva aventura musical. La grabación ya quedó atrás, pero sin duda, nunca la olvidarán. “Estamos contentos porque pudimos volver con nuestro disco grabado por los pelos y la suerte de estar en un entorno aislado y recogido que nos permitió, al menos, volcarnos en el trabajo”, concluye Carlos Flan.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.