Home » Albacete » Las historias paranormales que aseguran alberga este hospital de tuberculosos desde que trasladaron a sus últimos enfermos a Albacete

Las historias paranormales que aseguran alberga este hospital de tuberculosos desde que trasladaron a sus últimos enfermos a Albacete

TOyota

/Marta López/

Las paredes de un antiguo hospital de tuberculosos localizado en Sierra Espuña (Murcia), alberga historias que a más de uno podrían ponerle los pelos de punta. Y es que, el misterio y los fenómenos paranormales rodean esta construcción, ahora en ruinas, de la que sus últimos pacientes fueron trasladados hasta Albacete en el año 1962.

albaluz

Fantasmas, voces y portazos, han convertido este lugar en un reclamo para los turistas apasionados por lo paranormal, quienes intentan dar respuesta a lo que ocurre en el lugar. Tal es así, que quien ha visitado este antiguo sanatorio a la luz de la luna asegura que todo parece crujir, y es que se trata de una enorme construcción repleta de interminables y misteriosos pasillos deteriorados por el abandono y el paso del tiempo.

Debido a su estratégica localización en la montaña mediterránea, era el lugar idóneo para la terapia de aireación que se utilizaba para el tratamiento de los enfermos de tuberculosis.

La construcción de este sanatorio comenzó en 1913, dilatándose durante aproximadamente cerca de 23 años, inaugurándose oficialmente en 1935. Así, este sanatorio contaba con un sótano y dos plantas, tras las que se construyeron una casa para el conserje, cocheras, cuadras, un depósito para cadáveres y velatorios.

La edificación funcionó como sanatorio hasta 1962, y también fue utilizado como hospital para dar servicio sanitario a los municipios aledaños. Ya sin pacientes, estas instalaciones quedaron olvidadas y albergan historias realmente espeluznantes.

Algunos testigos cuentan impactantes relatos de lo que sucedía en el antiguo sanatorio, y es que aseguran, que la mayoría de los sucesos paranormales que se producen a día de hoy en este antiguo lugar, ocurren en la primera planta, donde se generaban gran parte de las irregularidades del abandonado sanatorio.

Así, explican que los enfermos que se encontraban al borde de la muerte eran enterrados en una especie de cementerio que se realizó en el fondo de este aterrador lugar. De este modo, hay quien confiesa que estas personas, cuya vida pendía de un hilo, sobrevivían y golpeaban con desesperación los ataúdes en los que eran enterrados.

Una de las historias que ha sobrevivido gracias al boca a boca es la que tiene como protagonista a un militar que se encargaba de garantizar la seguridad en la zona, y quien nunca olvidaría una noche de guardia. En la calma de la noche, dio el alto a una figura femenina y borrosa. Alertados, sus compañeros se despertaron y pudieron ver la figura de esta mujer etérea que se esfumó sin dejar rastro.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.