Home » no albacete » Peñas de San Pedro y El Sahúco enamoraron a los senderistas de Diputación

Peñas de San Pedro y El Sahúco enamoraron a los senderistas de Diputación

TOyota

/Redacción/

Este sábado, día 27 de abril, tuvo lugar la décimo sexta prueba de la sexta edición de las rutas de senderismo que organiza la Diputación Provincial de Albacete, para promocionar tanto el turismo, como el deporte y la cultura que ofrecen nuestros pueblos. La cita llegaba a la comarca de La Sierra de Alcaraz, para visitar Peñas de San Pedro.

Los participantes recorrieron la ruta denominada “Peñas de San Pedro-El Sahúco”, lineal, de dificultad baja, 17 kilómetros de distancia y algo menos de cinco horas de duración. Durante la misma, pudieron comprobar por qué a Peñas se le denominaba la puerta de la Sierra ya que es aquí donde termina la llanura de la Mancha y se divisa la Sierra, lo que queda patente durante todo el recorrido.

Con el día soleado y desde la Plaza Mayor de Peñas, comenzaron dirección Sur hacia la pedanía de El Sahúco, por el antiguo camino que unía Alcaraz con Peñas, salieron del pueblo por la calle Huerta para coger un camino en buen estado y poco a poco iban cogiendo algo de altura. Al poco de salir, en la falda del “cerro gordo”,  verían una espectacular imagen del pueblo con las torres de Ayuntamiento e iglesia en primer término y destacando ante el resto de construcciones, aunque no con la inmensa peña con el castillo encima de ella.

Ya dirección oeste, trascurre el camino cómodo entre almendros, cereal verde y monte bajo, y después de pasar el cruce del “El Sargal” (pedanía abandonada, donde se encuentra uno de los nacimientos de agua que hay en el municipio) siguieron por una rambla.

Dejaron la rambla y cogieron el camino que les llevaría hasta la Peña del Roble, un camino ascendente que quizás fue lo más duro de toda la ruta. Antes de llegar a dicha Peña, aunque desde el comienzo ya habían ido cogido algo de altura. Llegaron a las faldas de la Peña del Roble, donde por cortesía del ayuntamiento del municipio pudieron probar una rica degustación de los famosos embutidos de Peñas, para después seguir hasta la propia “peña” donde está situado el vértice geodésico más alto del municipio con una altitud de 1.232 metros y en la que se encuentra la popular cueva “de la encantada” sobre la que circulan gran cantidad de historias entre fantasía y realidad. Mereció la pena porque las vistas eran espectaculares, destacando la gran mole de piedra del castillo de Peñas al fondo, aunque la peña en si también es impresionante, con una vegetación característica de montaña y con unos cortados poco aconsejables para la gente con vértigo.

Continuaron rumbo a El Sahúco, pasando por la “Casa de los Clerios”, pedanía abandonada, sobre los años 70, y que todavía mantiene la mayoría de sus casas en pie. Bordearon la Finca de El Sahúco, este último tramo fue casi todo llaneando, disfrutamos de las vistas de la sierra baja y de numerosos terreros de cultivo, y así tras cinco horas de caminata y casi sin darse cuenta, llegaron a su destino, el Sahúco.

Se refrescaron en la fuente, famosa por sus ricas y buenas aguas y visitaron el Santuario, punto de encuentro de los peñeros y peñeras, en las fechas señaladas de la traída y la llevada del Santísimo Cristo del Sahúco que alberga este Santuario, y que da nombre a la ermita, Cristo al que sacaran en procesión y luego en romería el próximo día 10 de junio, lunes de Pentecostés, hacia la iglesia de Peñas. También en el Santuario visitaron una de las joyas de la arquitectura religiosa del municipio: el Camarín del Cristo.

Aquí les esperaba el autobús, que les desplazaría de regreso a Peñas de San Pedro, donde, tras la sabrosa y merecida comida, visitarían la Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza, el templo parroquial que se llamó inicialmente de Santa María de la Mayor Esperanza y Santa Librada Mártir, en honor a la Virgen de la Esperanza y a Santa Librada, cuyo martirio en la cruz está representado en la cúpula.

Este hermoso templo de gran volumen y belleza se empezó a edificar a inicios del siglo XVIII.

Después verían la Colección Museográfica Parroquial que constituye, en fin, uno de los conjuntos artísticos de más interés en la provincia de Albacete e invita a una visita sosegada.

Hubo algunos a quienes todavía les quedaban fuerzas y se atrevieron a visitar el castillo de Peñas de San Pedro, considerado uno de los enclaves defensivos más importantes de la provincia, y que desde muchísimos puntos de ésta se puede identificar.

Actualmente el castillo, en fase de restauración, cuenta con un fácil acceso hasta su meseta desde donde, además de contemplar “in situ” vestigios de la historia de Peñas de San Pedro, se puede  disfrutar de magníficas vistas panorámicas tanto de la llanura de Albacete como de las primeras estribaciones de la sierra.

Otra fantástica ruta, en un espectacular día, cargada de naturaleza, historia y tradición, que hizo disfrutar a los cincuenta participantes de esta actividad, que tanto éxito ha tenido en anteriores ediciones, organizado por la Diputación Provincial de Albacete.

Las siguientes citas serán dos: una el sábado día 4 de mayo en Pétrola,  una prueba denominada “Laguna de Pétrola”, circular, de una dificultad media-baja, 15 kilómetros de distancia y unas cinco horas de duración. Y otra el domingo, día 5, en El Bonillo, denominada “Salinas de Pinilla, Sabinares y Bodegas de El Bonillo”, lineal, de 13 kilómetros de distancia, dificultad baja y cinco horas de duración, que comenzara a 09:00 h desde la salida de Lezuza, explanada de la Báscula Municipal.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.