Home » Albacete » Denuncian retraso en las pruebas diagnósticas de oncología en Albacete

Denuncian retraso en las pruebas diagnósticas de oncología en Albacete

TOyota

/Llanos Esmeralda García/ Fotos: María Esperanza Panduro/

Tres pacientes oncológicas y la hermana de otra afectada, socias de la Asociación Costuras en la Piel en apoyo a la Unidad de Investigación de Cáncer de Albacete, ACEPAIN, han querido transmitir este jueves a la sociedad mediante sus testimonios las “irregularidades” que están sufriendo en el Hospital de Albacete “debido al estado en el que se encuentra la Sanidad actualmente”. 

A este respecto Joaqui Alarcón, presidenta de ACEPAIN, ha destacado que “desde hace casi un año ACEPAIN está recibiendo el malestar de pacientes sobre la situación que hay actualmente en oncología debido al retraso en la realización de pruebas diagnósticas”. Muchos de los pacientes, insiste Alarcón “llegan a consulta sin tener hecha mamografías, ecografías o tacs”, una situación que insisten las afectadas “se complica cada vez más” y que ha detallado Alarcón “no se puede consentir que cada vez sean más pacientes, como de páncreas e hígado que haya más de una treintena esperando casi dos meses a dichas pruebas”.  

Y es que insisten las afectadas que el paciente oncológico “no tiene tiempo para esperar para que arreglen un mamógrafo, un tac o que no haya sitio donde poner donaciones” porque remarcan “se nos va la vida en ello y el problema cada vez es mayor”. La voz de la experiencia la han puesto estas pacientes, insistiendo en que “dependemos de estas pruebas para seguir viviendo”.

En su caso, Reyes Pardo, afectada de cáncer de mama desde 2013, en 2017 tuvo una recaída, cuenta que “siempre he tenido problemas para que me realicen las pruebas, en mi caso tacs y mamografías, y por mi insistencia y porque me va la vida en ello no he parado de hacer reclamaciones en Atención al Paciente”. Asegura Reyes que ha llegado a consulta “y no estaba mi tac hecho, siendo mi sorpresa que tenía unas lesiones y me tuvieron que suministrar quimioterapia de urgencia”. Tras estos episodios ha manifestado Reyes sentirse “indefensa”. 

Por su parte, María Ángeles Cantos ha relatado que se encuentra en una etapa de revisiones oncológicas cada tres meses, “mi tumor no se detecta solamente con una mamografía sino que necesita una ecografía y en septiembre me mandaron ambas pruebas”, pero especifica que “llegó la consulta de diciembre y acudí sin estas dos pruebas hechas porque no me habían llamado.  Tengo nueva consulta la semana que viene y me llamaron antes de ayer para decirme que el lunes me hacen la mamografía, pero que la ecografía no me la pueden realizar porque los dos ecógrafos están estropeados hace más de un mes”. Y es que asegura María Ángeles que “si además del sufrimiento y miedo que estamos pasando, que tengamos estos problemas hace que aumente nuestro temor. Necesitamos de estas pruebas para seguir viviendo”.

A Pilar Canales le detectaron cáncer de mama a finales de 2017, todo su proceso de operación y tratamiento ha sido durante 2018. “Terminé radioterapia a finales de agosto. La última sesión de quimioterapia, el 28 de mayo, el oncólogo me mandó una mamografía y una ecografía y me llevé la cita a casa para la siguiente revisión, para el 12 febrero en oncología. Me volvieron a llamar unos días antes porque las pruebas no las tengo hechas y me retrasaron la cita para el 11 de marzo, unos días antes me volvieron a llamar para retrasarme la cita al 18 de marzo y a día de hoy, seguro que entre hoy y mañana, me vuelven a llamar para retrasarme otra vez la cita porque no tengo hecha ni la mamografía ni la ecografía”. Unas pruebas que para Pilar son “muy importantes porque hasta ahora solo he tenido tratamiento y necesito saber de alguna prueba que me diga que está todo bien”. 

Y por último, María Dolores Aguilar, auxiliar técnico sanitario, hermana de paciente oncológica, ha querido denunciar “cómo estamos trabajando en el Hospital: los medios que tenemos son totalmente escasos, los profesionales no pueden trabajar sin pruebas diagnósticas y a los pacientes no se les puede dar un tratamiento sin saber cómo está”. Por ello, María Dolores ha querido llamar la atención “de los políticos” con sus declaraciones ya que “estamos cometiendo un delito”, por lo que ha insistido en que “si no nos unimos y luchamos la batalla está perdida. Estamos jugando con vidas. No hay tiempo, para ellas el factor tiempo es útil. Ruego que se ponga solución inmediatamente o de lo contrario perderemos en el camino familiares y amigos. A veces me da vergüenza decir la profesión que tengo, es una impotencia muy grande la que tenemos los profesionales, incluso a veces se nos obliga a mentir, los pacientes preguntan y no tenemos contestación. Los pacientes tienen derecho a saber la verdad”. El paciente oncológico “lo necesita todo”, culmina María Dolores y para el oncólogo “es vital todo, empezando por una analítica de sangre para ajustar la quimioterapia”.

Del mismo modo han agradecido el trabajo de los especialistas, los que aseguran “están saturados pero hacen un magnífico trabajo”.

Haciendo balance ha concluido la presidenta de ACEPAIN esta cita remarcando que los retrasos en las pruebas diagnósticas “son brutales desde diciembre. Nadie puede evitar tener un cáncer de pulmón pero sí se puede evitar que se extienda y vaya al cerebro”. Pero, lo que “es inadmisible” para Alarcón es “que un paciente en la situación en la que está tenga que estar en Atención al Paciente reclamando una prueba para ver si le dan o no quimioterapia, o que haya retraso y no le puedan poner el tratamiento, o que incluso en radioterapia a día de hoy se sigue sin tac, o hacer un tac y no tener un radiólogo, e incluso retrasos en la realización de biopsias…”.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.