Home » Almansa » FOTOS | Los senderistas de Diputación recorrieron en Almansa escenarios plagados de historia

FOTOS | Los senderistas de Diputación recorrieron en Almansa escenarios plagados de historia

TOyota

Este domingo, día 10 de marzo, tuvo lugar una nueva prueba de la sexta edición de las rutas de senderismo, que organiza la Diputación Provincial de Albacete, para promocionar tanto el turismo, como el deporte y la cultura que ofrecen nuestros pueblos. Tras el éxito de las ocho anteriores, los senderistas se desplazaron hasta Almansa, en la comarca de Monte Ibérico-Corredor de Almansa, para recorrer parte de la zona donde se desarrolló la famosa batalla de Almansa.

Una etapa denominada “Ruta Batalla de Almansa 1707”, circular, de dificultad media y 12 kilómetros de distancia. Un recorrido por los parajes cercanos a la ciudad de Almansa que fueron escenario de los combates del 25 de abril de 1707 entre el ejército franco-español de Felipe V y el de los aliados ingleses, holandeses y portugueses del archiduque Carlos de Austria, durante la guerra de Sucesión Española 1701-1715.

Comenzaban sobre las nueve de la mañana, y lo hacían visitando el «Museo Batalla de Almansa», a los pies del Castillo, con tres salas interactivas donde pudieron descubrir todos los detalles de aquella jornada histórica, con el saludo de Javier Sánchez Roselló, alcalde de Almansa y diputado provincial, junto a Herminio Gómez Gascón, director de este Centro de Interpretación «Museo Batalla de Almansa», quién sería su guía y maestro durante toda la ruta.

El museo dispone de una copia del cuadro que F. Pallotta y B. Ligli en 1709 realizaron por encargo de Felipe V, un cuadro de grandes dimensiones y que representa una crónica de lo que aconteció en aquella batalla. También se exponen algunas piezas históricas cedidas por el Museo del Ejército de Toledo y diverso material recogido del escenario de los combates.

Antes de comenzar la ruta senderista, pasaron a ver las fachadas de dos de las joyas del casco histórico que tiene Almansa y que están muy cerca una de la otra y también del museo. En primer lugar, el palacio de los condes de Cirat, un edificio del siglo XVI, llamado también la «Casa Grande», lugar donde se encuentra el actual Ayuntamiento de Almansa.

Justo al lado de este, situados ambos en la plaza de Santa María, la Iglesia de Santa María de la Asunción, un monumento resultado de varias etapas constructivas, desde el siglo XVI al XIX. En la puerta de la iglesia aparece inscrita la fecha de 1639. Una única torre de ladrillo visto, barroca, de la segunda mitad del siglo XVIII, se alza en la fachada en el lado del Evangelio. La segunda torre no se construyó por falta de presupuesto.

En el centro de la plaza se encuentra la popular «fuente de los patos» que ya aparece en fotografías de principios del siglo XX.

Pasaron antes de salir del municipio por el parque donde se situaba la “Huerta de D. Tomás Galiano” lugar de combates entre la caballería española y la infantería anglo-holandesa. Llegaron hasta la Balsa del Concejo y los restos del Molino de la Balsa.

Desde fuera del casco urbano y con algo de altura se podía observar Almansa a lo lejos, con su imponente castillo, y todo el campo donde se desplegaron los soldados para cortar el paso a los otros de La Gran Alianza que venían de levante y que se dirigían hacia Madrid.

Cruzaron la carretera, por debajo de un puente de Casa Cantos, en dirección a la “Rambla de los Molinos” accidente que dividía al extremo sur del despliegue de los ejércitos. Alcanzaron la cresta del “Cerro Cantoblanco” desde donde se divisa un paisaje muy similar al recogido en el cuadro de 1709 y los lugares estratégicos en la batalla, aprovechando lo escarpado de la Rambla, impidiendo el paso de manera natural, aquí hay un par de hitos que sitúan el lugar en el mapa del cuadro.

Aquí coincide la ruta de la batalla de Almansa con la “Ruta de los Molinos”, señalizada y que pasa por varios Molinos harineros que utilizaban distintos cursos de agua estacionales, nacimientos, fuentes y arroyos, que se unían pasando por esta rambla, y por los distintos molinos, moviendo la rueda que trituraba el cereal, todavía se conservan alguno de estos como el Molino de las Monjas y el Molino Alto donde se sitúa el Aula de Naturaleza con este nombre.

Desde la puerta de este molino donde se sitúa el aula, cerrado por cierto, ya que solamente abren en momentos puntuales, regresaron de nuevo al municipio, pasando por el Cerro Montizón, otro de los sitios históricos de la Batalla de Almansa de 1707.

Día con bastante calor, en una didáctica ruta, que hizo disfrutar a los cincuenta participantes de esta actividad, que tanto éxito ha tenido en anteriores ediciones, organizado por la Diputación Provincial de Albacete.

Las siguientes citas serán dos, una el sábado día 16 de marzo, en Alcaraz, denominada “Del Barrancazo a los Batanes”, una ruta lineal, de dificultad media y 15 kilómetros de distancia, y otra el domingo 17 en Bienservida, ruta denominada“Subida el Tejo”, circular, de una dificultad media-alta, 8,5 kilómetros de distancia y unas tres horas de duración.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.