Home » Albacete » Un testigo implica a otra persona en el asesinato de la joyera de Albatana

Un testigo implica a otra persona en el asesinato de la joyera de Albatana

TOyota

/Sandra Manzanares/Foto y Vídeo:Víctor Fernández/

Una nueva sesión por el juicio del crimen de la joyera de Albatana ha tenido lugar este lunes en Albacete. Durante la misma ha declarado una de las personas a la que el acusado por la muerte de la mujer de 65 años implica en los hechos, algo que está tercera persona, llamada Miguel, ha negado. Según el acusado, fueron Carlos y Miguel quienes le “obligaron” a punta de pistola a atar a la víctima e introducirla en su vehículo.

Además, y como pedía la Defensa, ha prestado declaración un preso de La Torrecica, que presuntamente conoce al “verdadero” asesino de la joyera, afirmando que un hombre apodado ‘Yiyo’, que nunca antes había sido nombrado en el juicio, golpeó con una piedra en la cabeza a Francisca y la “dejó inconsciente”. De esta manera, el preso manifestaba que el acusado “le dijo” que Carlos y Miguel le habían “obligado” a acompañarles durante los momentos en los que presuntamente secuestraron y mataron a Francisca.

El testigo ha caído en constantes contradicciones aseverando en un primer momento que el acusado era “inocente”, para después señalar que él “no estaba diciendo que el acusado fuera inocente”. También ha dicho que la persona que le había contado todo lo ocurrido ese día era ‘Fransquito’, el hijo de ‘Yiyo’, que se encontraba bajo los efectos de estupefacientes en el momento de la confesión, explicaba el testigo. Además, el testigo señalaba que ‘Frasquito’ es el responsable de “varias muertes” en Hellín, una en el Castillo y otra en el Jardín del Tamborilero.

Según la versión del testigo, que cumple condena por tráfico de drogas a menores, Miguel “estaba vigilando” a la joyera para “dar un golpe”. Una historia que supuestamente el preso conoce por ‘Frasquito’, quien le habría ofrecido la compra de lingotes de oro, procedentes, en principio, de la mercancía que ‘Yiyo’ y Miguel le robaron a la joyera.

Cabe destacar que el preso declaraba de manera voluntaria, ya que al ver en los medios de comunicación que se acusaba a una persona “inocente”, decidió “echarle una mano”. En todo momento, el preso ha negado que existiese algún tipo de relación previa entre el acusado y él, y que el acusado le haya “ofrecido nada” a cambio de su declaración

El testigo pedía una audiencia a puerta cerrada, sin público ni medios de comunicación, por “miedo” a las represalias, algo que finalmente no ha sido aceptado. La abogada de la Defensa ha solicitado que acudan a declarar ‘Yiyo’ y ‘Frasquito’. El acusado se enfrenta a más de 30 años de prisión.

Declaración del acusado

En su declaración, el acusado culpó a otra persona que asegura le “obligó a atar a la víctima mientras le encañonaba con una pistola”. Seguía relatando el acusado que “Francisca llegó a la puerta de mi casa acompañada de otra persona, dejó su coche y entró a la casa, el otro hombre se quedó en el coche”, acto seguido sigue esgrimiendo el acusado que el acompañante, el cual él llama Carlos y otra persona llamada Miguel “entraron a mi casa y me apuntaron con una pistola, la puerta estaba abierta”, sostenía. 

Así manifestaba el acusado que la supuesta persona que acompañaba a Francisca “la tenía sujeta a ella, y a mí el otro, quien me apuntó con una pistola. Me obligaron a atarla. Salimos a la calle, al coche, abrí el maletero y la metimos. Me quedé en shock por la situación. Me dijeron que condujera, y en ese momento se subió Carlos al coche y Miguel le dijo: mátalos a los dos”. Tanto la Fiscalía como la Acusación Particular ponían entonces en entredicho la existencia de Carlos y Miguel, ya que aseguran que testigos presenciales vieron al acusado conducir solo el vehículo. 

Escrito de Fiscalía

Según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía, la víctima, de 65 años, era joyera, residente en Albatana, y visitaba a los clientes en sus domicilios tanto para la venta de sus artículos como para su cobro. El día de los hechos, 1 de julio de 2015, acudió a una cita a la que había quedado con el acusado, que era cliente suyo, en Tobarra, donde éste residía. Sin embargo, en lugar de mantener una reunión normal entre ellos, el acusado la introdujo en el maletero del coche de ésta, imposibilitada para defenderse.

A continuación se puso al volante y condujo en dirección a Jumilla, aunque en las proximidades de esta localidad cambió de sentido y regresó dirección a Ontur. Condujo durante varias horas por la zona, estando en todo momento la víctima en el interior del maletero, atada de pies y manos, hasta que el acusado decidió terminar con su vida.

Entonces, el Ministerio Público apunta que el procesado agarró una piedra y le golpeó fuertemente la cabeza, pero que no le hizo fallecer en ese momento. Consciente de ello, añade, el acusado la metió de nuevo en el maletero y se dirigió a Ontur, conduciendo durante varias horas, mientras la mujer aún estaba viva dentro del maletero.

Cerca de las 00:00 horas, el fiscal apunta que el acusado la abandonó en una tierra de labor de las inmediaciones del pueblo, “siendo consciente que aún estaba viva e iba a morir como consecuencia de la herida causada en la cabeza”. Tras pasar varias horas sola y abandonada en aquel lugar, la mujer falleció por una conmoción craneal provocada por la fisura en el cráneo producida por el golpe de la piedra que le había dado. 

El acusado llevó el coche de la víctima hasta Ontur, donde le prendió fuego, hasta quedar calcinado. La mujer estaba casada y tenía tres hijos. El acusado se encuentra en prisión provisional por esta causa desde el 10 de julio de 2015.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.