Home » Albacete » Pinar abre la Puerta Grande en una extraordinaria corrida de ‘La Quinta’

Pinar abre la Puerta Grande en una extraordinaria corrida de ‘La Quinta’

palazon

/Nacho López/ Fotos:Javi Romero/

Rubén Pinar ha abierto por sexta vez consecutiva la Puerta Grande de la Plaza de Toros de Albacete tras cortar una oreja a cada uno de sus oponentes este domingo a un encierro de La Quinta. Andrés Palacios y José Garrido perdieron los trofeos con los aceros. Excelente presentación y papel de los toros de los Hermanos Conradi, que apuntan a ser los que mejor juego han dado en toda la feria a expensas de lo que hagan este lunes los de Juan Pedro Domecq.

Novena de abono la celebrada este domingo en la Plaza de Toros de Albacete, donde Andrés Palacios entró al cartel por la vía de la sustitución en lugar del lesionado Fortes. Completaron la terna Rubén Pinar y José Garrido como así estaba estipulado desde que de presentaron los carteles a finales del mes de julio. Hubo completo tres cuartos del aforo.

boletín

Abrió plaza ‘Ibarreño’, de la ganadería de ‘La Quinta’ al igual que todos los de este domingo, herrado con el número 81 en los costados, nacido en octubre de 2013, de capa cárdena careta y de 560 kilos de peso.

De verde botella y oro en terciopelo regresó Andrés Palacios a su plaza y lo hizo midiéndose de nuevo a los toros de ‘La Quinta’ tras cortar una oreja con este hierro en la Feria del año 2017, recibiendo con el capote a ‘Ibarreño’ de manera excelente tras los aplausos de salida por la extraordinaria presentación del animal.

Se fue Palacios a los medios tras pedir el pertinente permiso a la presidencia y brindó al público, recibiendo el cariñoso aplauso del público de su tierra.

Comenzó la faena de muleta en los terrenos del tendido 2 para ir sacando poco a poco al de La Quinta a la segunda raya de picar, donde tanto el toro bravo como el manso se sienten a gusto y ayudan más al torero.

De sangre Santa Coloma, el de La Quinta siempre llevó la cara muy alta y en las primeras tandas humillar no fue con él. Palacios, a pesar de estar ante su primer toro de la temporada, estuvo firme y templado con el cárdeno de los Hermanos Martínez Conradi.

Faltó ligazón en las series y los mejores lances vinieron con la mano izquierda, faltando emoción en la embestida del toro pero estando siempre el diestro por encima del morlaco y dominando muy bien los terrenos.

Se tiró bien a matar Palacios e hizo presa a la primera dejando más de tres cuartos de estocada en un lugar donde encontró mucha muerte, doblando el astado sin paliativos. No hubo petición de trofeos para Andrés Palacios y todo quedó en un saludo desde el tercio. Hubo división de opiniones para el de La Quinta durante el arrastre.

SEGUNDO TORO

‘Jilguerito’ fue el primero del lote de Rubén Pinar, segundo de la tarde, que dejó 518 kilos de peso a su paso por la báscula, de capa cárdena clara, nacido en octubre de 2013 y herrado con el 54 en los costados.

De nuevo aplausos de salida para un ejemplar de La Quinta y aplausos tras el recibimiento con el capote para un Rubén que se presentó en Albacete vestido de azul rey y oro.

Deleitó Pinar por chicuelinas con el capote en el quite tras el tercio de varas y los tendidos vibraron con el vuelo del capote del de Tobarra.

Optó Pinar por brindar al público y comenzó la faena con mucha torería, mostrándose tremendamente cuajado, hecho y con muchísima confianza en su toreo.

Por naturales llegaron los momentos más álgidos de la faena, dejando Pinar con su mano izquierda auténticos carteles de toros acompasando la embestida del de La Quinta.

Lo entendió perfectamente Pinar al astado y lo llevó enjaretado en la muleta, sin que viera salida y con mucho temple y torería.

Hizo el avión en varias ocasiones el de los Hermanos Martínez Conradi y Pinar aprovechó todo lo bueno que tuvo el cárdeno, con el compás muy abierto, cargando la suerte y alargando con los engaños la embestida del cornúpeta.

Derrochó seguridad Rubén Pinar e hizo las cosas muy toreras, matando recibiendo y haciendo rodar al de La Quinta sin puntilla; aunque hay que decir que algo desprendida.

Se tiñeron de blanco de manera inmediata los tendidos de la Plaza de Toros de Albacete y Genoveva Armero concedió solo un trofeo al de Tobarra a pesar de la fuerte petición de la segunda.

Hubo palmas para el toro durante el arrastre, una gran ovación para Rubén Pinar y una fuerte pitada a la presidencia tras la vuelta al ruedo.

TERCER TORO

El primero del lote de José Garrido y tercero de la tarde tuvo por nombre Jabonero, mostró capa cárdena coletera, había nacido en octubre de 2013, estuvo herrado con el número 43 en los costados y pesó 463 kilos, el menos pesado del encierro.

Vestido de verde hoja y oro, Garrido intentó agradar con el capote y mimó al astado en el tercio de varas, buscando que llegara en condiciones al tercio definitivo.

Brindó Garrido al público la muerte del cariavacado de La Quinta y colocó la montera en la segunda raya de picar al más puro estilo de Miguel Ángel Perera, echando rodilla a tierra para citar desde los centros la embestida de Jabonero arrancado en carrera desde el burladero del 10.

Lo embebió de inmediato Garrido en la franela y aprovechó la gasolina del astado, dándole siempre muchas distancia y templando con torería cuando el toro tomaba los engaños.

Embistió y tomó la muleta el toro, pero el cierto punto de sosería con el que lo hacía no estaba permitiendo que la faena de Garrido calara hondo en los tendidos.

La faena fue de más a menos conforme se iba rajando el de La Quinta y el toro cada vez quería menos contacto con la muleta. Entró a matar en la suerte natural y dejó una estocada hasta los gavilanes que cayó algo desprendida.

Se enfrió la faena poco a poco y tras doblar el astado, no hubo petición de trofeos para el torero extremeño. Hubo palmas para toro y torero durante el arrastre y tras el mismo.

CUARTO TORO

Tras el parón para la merienda, ‘Catador’ asomó por la puerta de chiqueros entre aplausos por su presentación. Nacido en octubre de 2013, mostró capa cárdena coletera, estuvo herrado con el número 77 y dejó 510 kilos a su paso por la báscula.

Afrontó su lidia Andrés Palacios con muchas ganas de triunfo y todo lo que le hizo al astado en los tercios iniciales fue con mucho criterio.

No hubo brindis por parte de Palacios antes de iniciar la faena de muleta, yéndose a los medios para encontrarse con el de ADN Santa Coloma.

Montada la muleta en la derecha, toreó con criterio y concepto Palacios en circular, entregándose a la embestida del noble cuarto de la tarde.

Cargó de liturgia y toreo clásico las tandas por naturales Palacios y el comportamiento del toro siguió siendo bueno, repitiendo una y otra vez en los engaños de un Andrés Palacios que por ponerle un pero, no le dio la ligazón necesaria a la faena y por momentos hubo pases algo sueltos.

Estaba a gusto Palacios delante de la cara del toro y toreó con temple y un punto de calidad, con la cabeza muy fría a pesar de su escasez de festejos y dejando media estocada en el primero de sus volapiés. Hubo de volver a entrar a matar en otras tres ocasiones al no haber encontrado muerte anteriormente y necesitó también dos toques de verduguillo. Hubo palmas cariñosas para un Andrés Palacios que se refugió en el callejón con cara contrariada tras el arrastre del aplaudido ejemplar de La Quinta.

QUINTO TORO

‘Feligreso’ fue el quinto de la tarde, mostró capa cárdena al igual que sus hermanos de camada, había nacido en octubre de 2013, estuvo herrado con el 20 en los costillares y pesó 511 kilos.

Con una oreja ya en el esportón, Rubén Pinar salió decidido a como mínimo cortar otra en el segundo de su lote para abrir por sexta vez de manera consecutiva la Puerta Grande de la Plaza de Toros de Albacete.

Feligreso también fue aplaudido de salida por su excelente presentación y tomó muy bien el capote de Rubén Pinar durante el saludo del de Tobarra al de los Hermanos Martínez Conradi.

Toreó para el toro Pinar durante la lidia y le abrió los caminos antes del tercio de varas para ‘enseñarle’ a embestir, mimando al astado desde la cabalgadura de Daniel López y no haciendo nada sin criterio durante las banderillas. Ángel Otero y Víctor Manuel Martínez se desmonteraron tras su buen hacer con los palitroques.

Brindó Pinar al público y se entregó desde el principio al santacolomeño, tirando de temple al acompasar con la franela la por momentos complicada embestida del animal.

Con un puntito sosón, humilló Feligreso y supo Pinar aprovechar dicha condición para con mucho oficio, empujar, atacar y provocar al de La Quinta a tomar una y otra vez las telas.

Se quedó más corto el toro por la mano izquierda y rápidamente fue desestimada esa vía por el de Tobarra, volviendo de nuevo a la mano derecha y volviendo de nuevo a hacerlo con torería y alargando la suerte.

No dejó Rubén Pinar que el toro se agotara por completo y cambió el acero simulado para clavar en todo lo alto y hasta la bola una estocada que tardó en hacer rodar al morlaco más tiempo del que parecía al hacer presa por estar algo atravesada y que obligó además a Pinar a usar el descabello.

Los pañuelos poblaron de nuevo los tendidos de la Plaza de Toros de Albacete y Doña Genoveva Armero concedió una oreja al diestro de Tobarra, que por sexta vez consecutiva salía por la puerta de los privilegiados del coso albaceteño. Hubo palmas también para el toro durante el arrastre.

SEXTO TORO

Cerró plaza ‘Almaviva’, que había nacido en octubre de 2012, presentó capa cárdena oscura, estuvo herrado con el 89 en los costados y dejó 507 kilos a su paso por la báscula.

No quería José Garrido dar su brazo a torcer y con Rubén Pinar saliendo a hombros, el extremeño salió decidido a ‘liarle el taco’ a su segundo oponente.

Hubo aplausos de nuevo de salida para un toro de ‘La Quinta’ este domingo en Albacete cuando Almaviva pisó el albero albaceteño y estuvo a gusto Garrido en su recibo con el capote.

Se arrancó al caballo desde la boca de riego, cazándolo muy bien Óscar Bernal y dejando un importante puyazo, cambiando Garrido el tercio de varas tras una elegante ‘prueba’ con su capote.

Vibró el público durante el tercio de banderillas y para comenzar la faena de muleta se fue Garrido a los medios, optando por no realizar ningún tipo de brindis previamente.

No tuvo malas condiciones el toro, pero eso no quiere decir que fueran del todo buenas, entendiendo muy bien Garrido las necesidades del de La Quinta y cruzándose delante de la cara del toro cuando así lo requería el morlaco.

Tuvo nobleza el de los Hermanos Conradi que cerró plaza, pero le faltó un puntito de fuerza y algo de gasolina para hacer ayudado más al torero en sus embestidas.

Erró Garrido con los aceros y la opción de tocar pelo se diluía al mismo tiempo que no conseguía hacer presa al primer intento. Clavó hasta la bola en la segunda intentona y el público premió su trabajo con una sonora ovación aunque no hubo pedida de trofeos.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.