Home » Agricultura » Una bacteria amenaza la agricultura de la provincia de Albacete

Una bacteria amenaza la agricultura de la provincia de Albacete

palazon

/Nacho López y Sandra Manzanares/

Cultivos predominantes en nuestra tierra como son la vid, el olivo o el almendro podrían verse afectados con la llegada de la bacteria Xylella fastidiosa, capaz de generar graves daños en las plantaciones de los agricultores, pues su efecto es irreversible. Aunque por el momento no existen casos en nuestra región, lo cierto es que desde hace unos años, la Xylella fastidiosa cerca nuestra provincia.

Y es que en el año 2013 aparecieron los primeros síntomas de ella en Italia, un par de años después, en Mallorca; en 2016 en la Comunidad Valenciana y recientemente tanto en Almería como en Madrid. La enfermedad se transmite por insectos que se alimentan del xilema de las plantas, es decir, de los vasos conductores internos por los que circulan los nutrientes y el agua, y los que controlan la sabia bruta; así, el insecto pica una planta infectada, transmitiendo la bacteria a la siguiente planta en la que se pose para alimentarse.

boletín

La bacteria crece y forma una obstrucción de los vasos, provocando que la planta se resienta y presente síntomas como pudiera ser los de una “simple” sequía, aunque la realidad es que la situación es más grave. El alcance de Xylella fastidiosa llega a las plantas de interés agrícola, ornamental y forestal, y su aislamiento en el laboratorio es difícil. Como nos explica el que fuera director de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Albacete y profesor de la misma, Paco Montero, la enfermedad tiene un ámbito de actuación “muy amplio”, lo que genera un problema de control y seguimiento, asegura Montero.

Además, se trata de una bacteria que no se puede combatir con antibióticos ya que puede generar cambios y mutaciones en las plantaciones. Ante este escenario, y lejos de todo “alarmismo”, pues el avance “no es vertiginoso”, Montero apunta la necesidad de desarrollar planes de seguridad a medio plazo para así prevenir la posible llegada de esta bacteria que provocaría daños “irreversibles”. Cabe destacar, que para erradicar la bacteria de un árbol infectado, habría que arrancar ese árbol y limpiar las plantas que existan a su alrededor en un radio de cien metros.

Por ello, y visto el desarrollo de la Xylella fastidiosa en otros territorios cercanos, “hay que estar alerta” y conocer la enfermedad, señala el que fuera director de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Albacete, pues solo así se podrán identificar los síntomas y ponerlo en conocimiento de las autoridades competentes para su análisis y erradicación.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.