La entrañable carta de un padre a profesores y padres de la Escuela Infantil Paseo de la Cuba

Raro el es día que en el correo de El Digital de Albacete no recibimos una historia digna de ser contada.

Tenemos que confesar que la mayor parte de ellas hablan de quejas ante situaciones claramente injustas, acoso, listas de espera, falta de ayudas… pero de vez en cuando también somos receptores de cartas de agradecimiento a aquellos que en algún momento han ayudado a otros a mejorar su vida o hacerla menos complicada.

Este es el caso de Mario, un padre de un un niño alérgico a la leche y al huevo que ahora, a escasos días de la finalización del curso, ha querido compartir con la ciudad de Albacete su agradecimiento a profesionales y padres de la Escuela Infantil Paseo de la Cuba.

A continuación reproducimos íntegramente su carta:

El 30 de Junio acaba ya el curso escolar y por eso les hago llegar este email para intentar informar a la ciudad de Albacete lo bien que se han portado en la “Escuela Infantil Paseo de la Cuba”, una guardería pública del Ayuntamiento de Albacete.

Mi hijo es alérgico a la leche y al huevo y desde el primer día que entró (a mediados de Septiembre de 2016) todo el centro, padres y maestros se han preocupado enormemente día tras día.

No tengo palabras para agradecer el esfuerzo que han hecho todos los implicados que han estado en contacto con mi hijo.

La alergía que tiene mi hijo es de dos alimentos que consumimos a diario todos nosotros y que está en casi todos los alimentos y eso dificulta a que cuando un niño tiene dos años no sabe por sí solo si puede comer (y en caso de que coma algo que lleve leche y/o huevo le produce anafilaxia).

Los agradecimientos que voy a dar van de más a más:

– Lo primero que tengo que agradecer es a la dirección del centro. La directora María José Fuentes desde el primer día se preocupó por nuestro caso, informó a los maestros, al comedor, puso carteles con la alergia que tenía. Han tenido el cuidado de tener ciertos protocolos de actuación para no tener contacto con mi hijo clases en las que sí había estos alimentos.

Se preocupó y tomó medidas sobre cómo actuar en caso de ingesta con la medicación (e incluso una jeringuilla de adrenalina) que entregamos el primer día.

– El segundo gracias va para unos padres que han mostrado total y absoluta empatía de cara a la alergia de mi hijo. (mi hijo no obtuvo plaza en el comedor, pero si compartía el almuerzo con los otros 16 niños de su clase).

Decir que los padres adaptaron los almuerzos de sus hijos para que, en caso de accidente o que mi hijo coma algo del almuerzo de los demás o alguno comparta con mi hijo, no tengamos un susto. La tranquilidad de dejar a mi hijo en la guardería pública no habría sido posible y estaríamos pendientes del teléfono constantemente esperando una llamada de emergencia.

– Y el tercer gracias es para los profesores del centro. A todos ellos mil gracias. No hay tantas palabras de agradecimiento para todos estos profesionales que han se han preocupado por mi hijo. Podría dar muchos nombres (vosotras ya sabéis quiénes sois) pero tengo que decir un nombre y esa es su tutora: María José Fernández. Gracias por tu apoyo. Contigo todo esto ha sido mucho más fácil y más llevadero. Gracias, otra vez, por tus consejos, tus enseñanzas, tu paciencia y tu sabiduría.

¡Gracias a [email protected] por todo!

Mario Ruiz

El Digital de Albacete

Diario digital líder en Albacete con toda la información de la capital y provincia
Botón volver arriba