Albacete Basket desciende de categoría tras desperdiciar en el último cuarto una ventaja de 16 puntos

toyota 2

La cuarta victoria consecutiva no llegó y la derrota de los Alfredo Gálvez condena a los verdes a jugar en liga EBA el año próximo tras malograr los 16 puntos de ventaja que tenían al finalizar el tercer cuarto. Los de Gálvez ganaban 54-70 cuando tan solo restaba un cuarto y han terminado perdiendo 83-81.

El equipo albaceteño ha vivido hoy la cara más amarga del deporte y como si de una broma pesada se tratase, el destino ha sido demasiado cruel con un equipo al que se le ha escapado la permanencia de sus propias manos al desaprovechar un colchón de puntos más que suficiente para haber conseguido la permanencia con una victoria en el duelo de este sábado ante Zamora en tierras castellanas.

albaluz

Los albaceteños llegaban a la cita después de tres victorias consecutivas que les habían metido de lleno en la lucha por la permanencia e incluso a depender de ellos mismos para salvarse. Con la moral por las nubes, los verdes impusieron su baloncesto desde el salto inicial y al final del primer cuarto dominaban el choque por un 23-32 a su favor.

El segundo cuarto discurrió por los mismos derroteros y Albacete Basket seguía siendo mejor que su rival y estando más acertado tanto en ataque como en defensa que el cuadro zamorano. Con la afición desplazada a tierras castellanas frotándose los ojos y una ciudad volcada en la distancia soñando con la salvación de su equipo, Albacete Basket se fue al descanso venciendo por 37-54.

El tercer cuarto siguió teniendo color verde y a falta del fatídico último y definitivo acto, Albacete Basket seguía imponiendo su ley en Zamora y con un 56-70 a su favor afrontaba el cuarto más importante de la temporada con todo a su favor para sentenciar una permanencia que hace unos meses parecía imposible y que a falta de 10 minutos de juego, estaba más en su mano que nunca.

Todo estaba a favor, pero el deporte es muchas veces cruel y el destino tenía deparado un amargo final para un equipo que ha terminado pagando en la cancha la mala planificación en los despachos de Miguel Mirasol y toda su junta directiva.

Zamora sacó fuerzas de flaqueza de donde parecía no tenerlas y un parcial de 12-2 puso a los locales en el electrónico 68-72 a falta de cuatro minutos para la bocina final y mermó psicológicamente a un Albacete Basket que quedó atrapado y bloqueado por los nervios y fue rebasado por el conjunto zamorano, que acabó llevándose el duelo por el 83-81 definitivo y mandando a liga EBA al conjunto albaceteño.

En este 22 de abril de 2017, el baloncesto no pudo ser más cruel con un Albacete Basket que hace unos meses estaba muerto, resucitó a base de tesón y esfuerzo en las últimas tres semanas y hoy se ha ahogado cuando acariciaba la orilla de la soñada permanencia con la yema de los dedos. Más doloroso, imposible.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.