Home » Albacete » La Junta y el Ayuntamiento de Albacete formalizan un depósito compartido de bienes de interés patrimonial en el Museo provincial

La Junta y el Ayuntamiento de Albacete formalizan un depósito compartido de bienes de interés patrimonial en el Museo provincial

TOyota

/Redacción/

El Gobierno de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento de Albacete han formalizado este miércoles el depósito de los bienes de interés patrimonial que ha cedido el Consistorio municipal al Museo provincial de Albacete, una instalación museística cuya titularidad es de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, custodiando así de forma compartida 20 piezas artísticas.

albaluz

Este ejemplo de colaboración entre la Administración autonómica y local en materia de protección patrimonial se recopila en un documento oficial sobre las condiciones de custodia de estas muestras artísticas, que datan desde la década de los años 20 del pasado siglo XX hasta nuestros días, entre las que se encuentran, “La Cruz de Término”, “Las Tablas de la Ermita de San Antonio Abad”, el arca de caudales del Ayuntamiento, la escultura de Francisco Jareño, las campanas municipales de los siglos XVI y XIX, las antiguas Puertas de Hierro del Recinto Ferial, escudos de casas nobles, y una placa-azulejo anterior a 1830, entre otras.

Así se ha escenificado en la visita institucional que han realizado el delegado provincial de Educación, Cultura y Deporte, Diego Pérez; el alcalde de Albacete, Vicente Casañ; la concejal de Cultura del Ayuntamiento, Maite García; y la directora del Museo provincial, Rubí Sanz a estos depósitos artísticos procedentes de la ciudad de Albacete.

Durante la atención a los medios, el representante de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Comunidades, Diego Pérez ha calificado al Museo de Albacete como “clave en el devenir histórico y cultural de la ciudad de Albacete y provincia”, recordando que este edificio “funcional y accesible” tiene más de 50 años, enclavado en el Parque Abelardo Sánchez, con una trayectoria con más de 1,5 millones de visitas, unas 35.000 de forma anual.

Pérez ha señalado que el Museo provincial de Albacete “alberga una riqueza histórica, artística y cultural de Albacete, siendo un archivo arqueológico de la provincia albaceteña, y que trasciende a la propia provincia debido a la calidad de sus fondos de valor nacional e internacional”.

En este sentido, desde la Junta de Comunidades ha informado que hay más de 19.500 fondos en el Museo de Albacete, siendo “un órgano vivo en la ciudad de Albacete”, como demuestra el encuentro de jóvenes investigadores, los conciertos por el patrimonio con la participación del Conservatorio Superior de Música de Castilla-La Mancha, y se ha reconocido la labor que realiza su plantilla de profesionales.

Casañ subraya su decisión de proteger el patrimonio de la ciudad tras dar formalidad a la custodia de los bienes históricos depositados en el Museo de Albacete

El alcalde de Albacete, Vicente Casañ, ha manifestado la firme decisión de su Equipo de Gobierno de conservar todos aquellos bienes inmuebles y muebles que tengan valor, “no queremos más demoliciones que indignen a los ciudadanos, tenemos que proteger aquello que merece a pena, aquello que nos identifica”, ha dicho Casañ y ha anunciado que en breve se reunirán con la empresa que ha sido contratada para elaborar el inventario y el catálogo de bienes protegidos de la ciudad.

El alcalde ha realizado estas declaraciones en el Museo de Albacete, antes de hacer un recorrido para conocer los bienes de interés patrimonial e histórico que el consistorio tiene depositados en esta institución.

Los primeros depósitos datan de 1926 y desde entonces han sido una veintena de piezas las que el Ayuntamiento de Albacete ha dejado para su custodia y conservación en el Museo de Albacete. Sin embargo, ha sido ahora cuando se ha dado formalidad, con la rúbrica del oportuno documento, a este depósito

La última pieza que el Ayuntamiento de Albacete ha entregado al Museo ha sido un azulejo de identificación de manzana y distrito que procede de una casa demolida recientemente en la calle Zapateros y que se guarda como único testimonio de la ordenación de la ciudad en distritos.

El primer bien entregado fue la Cruz de Término de la ciudad, que entró en los fondos del depósito en 1926, poco antes de que se inaugurasen las salas del museo primigenio, que estuvo en la planta alta de la Diputación. Esta escultura de piedra del siglo XV, que originariamente estuvo colocada en el camino de salida hacia Valencia, como cruz de caminantes, fue rescatada por Joaquín Sánchez Jiménez, del Cementerio donde había sido trasladada.

Sánchez Jiménez también recogió cinco tablas pintadas del retablo de la ermita de San Antón, fechadas en torno a 1600, cuatro aún conservaban la fábrica de madera del retablo. Todas ellas están expuestas en la sala 10 del Museo. De esta extinta ermita también procede un San José, del siglo XVII, y un Cristo crucificado que Luis Guillermo García Sauco rescató de unos almacenes municipales donde llegó a ser pintado con titanlux blanco. La escultura de otro Cristo crucificado no corrió tanta suerte y llegó al Museo con los brazos mutilados, el origen de esta pieza gótica es incierto, pues fue encontrada por un trabajador del Museo en el hueco de un árbol en la calle Alcalde Conangla. Tal hallazgo sucedió hace escasas fechas, en 2014. El cristo se custodia en los almacenes del Museo a expensas de ser restaurado.

Un busto del arquitecto Francisco Jareño, que ha servido para hacer dos reproducciones en bronce, una se exhibe en la Biblioteca Nacional y otra ha sido colocada recientemente en la plaza del Altozano, es propiedad municipal desde 1981 año en el que la familia se la donó a la ciudad. Se conserva también en el Museo de Albacete.

Hay otras piezas singulares que dan testimonio de la vida municipal, como dos mazas de madera del siglo XIX; una placa que los empleados municipales entregaron al alcalde en 1910 al entonces alcalde Abelardo Sánchez o un arca de 1862 que estuvo a punto de acabar en un chatarrero, pero que felizmente fue rescatada para dejar testimonio de su utilidad. Este arca tiene tres claveros, pues solo podía abrirse en presencia del alcalde, el secretario y el tesorero, cada uno con su llave, y en ella se depositaron dineros y documentos municipales importantes.

Dos campanas, que estuvieron en la antigua Casa Consistorial ya desaparecida de la plaza Mayor, también se conservaron en los almacenes municipales hasta que en 1991 fueron entregadas en depósito del Museo.

Entre los bienes en depósito hay varias banderas, como una bandera republicana, adaptada para el batallón de voluntarios 25 de julio; la reproducción de la bandera del Regimiento de Albacete contra los franceses que realizó la Universidad Popular en 1991 y el pendón del soldado Juan Mancebo Hurtado Matamoros, una pieza histórica de notable valor que el primer director del Museo de Albacete encontró en el Archivo Municipal. Este pendón estuvo colocado en la Catedral junto a dos banderas que este militar arrancó a los turcos.

La Feria no podía estar ausente en este recorrido por el patrimonio municipal depositado en el Museo de Albacete, donde se custodian los proyectos para el templete que firmó en 1895 Juan Bautista Peyronet. En los almacenes también están guardadas las cartelas de 1889 que estuvieron encima de las sobrepuertas del Recinto Ferial que fueron retiradas en 1974 cuando se remodeló el acceso y se instaló la actual Puerta de Hierro que hoy conocemos.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.