Un espeluznante crimen cometido en Castilla-La Mancha y que descubrieron 5 niños

Iker Jiménez y el crimen que conmocionó Toledo tras el macabro hallazgo de un grupo de niños

Octubre de 1983 será una fecha que un grupo de niños castellano-manchegos jamás olvide. Y es que mientras jugaban en el conocido Torreón de San Martín de Toledo encontraron el cuerpo sin vida de una joven enterrado bajo unos escombros. Tras el hallazgo y debido a la semejanza de su historia con algunos de los relatos de los populares libros de ‘Los Cinco’, “nos llamaban ‘Los cinco de Toledo’”, explicaba uno de los protagonistas de esta espeluznante historia, Álex Hibrail, en el programa ‘Cuarto Milenio’.

El crimen del Torreón en Toledo llega a 'Cuarto Milenio' / Imagen: Mediaset
El crimen del Torreón en Toledo llega a ‘Cuarto Milenio’ / Imagen: Mediaset

Un macabro crimen en Castilla-La Mancha

“Yo tenía entonces 13 años y estudiaba en el colegio Santiago de La Fuente”, recordaba el protagonista de esta historia, y que tras cerca de 40 años publicaba el libro ‘El crimen del Torreón’ en el que relata esta historia digna de una novela negra. Detallaba Álex Hibrail que “teníamos colegio tanto por la mañana como por la tarde”, y especificaba que “siempre que salíamos para ir a comer a casa íbamos a un sitio que era conocido como ‘El Torreón del puente de San Martín’”, un punto que incluso divisaban desde su clase.

Apuntaba uno de los protagonistas de esta historia que “ese día fui con mi amigo Raúl a sacar al perro y nos dio por meternos en el interior del torreón”, algo que nunca habían hecho porque “nos daba muchísimo respeto”. Incluso aseguraba que la entrada a esta edificación “era una barrera que nos tenían prohibida atravesar nuestras familias porque por aquel entonces era muy frecuentado por toxicómanos”.

El crimen del Torreón en Toledo llega a 'Cuarto Milenio' / Imagen: Mediaset
El crimen del Torreón en Toledo llega a ‘Cuarto Milenio’ / Imagen: Mediaset

Sin embargo, la curiosidad pudo a estos niños que decidieron subir hasta este punto elevado de Toledo para admirar las vistas. Justo en ese instante, relataba Álex Hibrail que “pasaron por allí unos compañeros del colegio con los que no nos llevábamos nada bien porque eran un poco abusones”, por este motivo “decidimos darles un susto lanzándoles unas pequeñas piedras”, detallaba. 

Salía “un olor terrible y nauseabundo, un olor a muerte”

Pero no se dieron cuenta de que iban acompañados por uno de sus padres. Asustados por la presencia del adulto “decidimos correr hacia abajo y observamos que había una puerta de forja superpuesta”, manifestaba Álex Hibrail. Junto a su amigo Raúl decidió abrirla y continuar bajando por unas estrechas y oscuras escaleras.

En concreto aseguraba de este oscuro lugar salía “un olor terrible y nauseabundo, un olor a muerte”. Sin embargo, la principal inquietud de estos dos niños en ese instante era ocultarse del padre de sus compañeros y regresar a clase. Confesaba que “salimos casi vomitando del impacto por el terrible olor que había”, pero añadía que “nos picó la curiosidad de saber la procedencia de ese olor”, motivo por el que junto con más amigos decidieron regresar tras las clases a este mismo punto.

El grupo de amigos decidió “coger prestadas unas velas en el monasterio de San Juan de los Reyes”, y juntos volvieron al Torreón. “Bajamos y comprobamos que había muchos escombros y un olor terrible”, apuntaba Hibrail. 

“Creíamos que sería algún animal muerto, jamás pensamos que íbamos a encontrar un cadáver”

De modo que decidieron formar una cadena para ir sacando los escombros convencidos de que allí pasaba algo extraño. Confesaba uno de los protagonista de esta historia en ‘Cuarto Milenio’ que “creíamos que sería algún animal muerto, jamás pensamos que íbamos a encontrar un cadáver”.

Así, tras quitar durante un buen rato algunos escombros estos cinco niños de Toledo lo primero que encontraron “fue una mano y un pie en muy malas condiciones”, detallaba. Cuando regresaron al día siguiente “desenterramos la mitad del cadáver”, manifestaba Álex Hibrail, incluso apuntaba que “salió una pierna con un calcetín rojo que le quitamos para comprobar que estábamos en lo cierto y que era el cadáver de una persona, porque realmente no éramos conscientes de lo que habíamos descubierto”.

El crimen del Torreón en Toledo llega a 'Cuarto Milenio' / Imagen: Mediaset
El crimen del Torreón en Toledo llega a ‘Cuarto Milenio’ / Imagen: Mediaset

Confesaba que tras varios días retirando los escombros, estos cinco niños toledanos descubrieron “el cadáver de una chica que llevaba su ropa interior colgando de una pierna, y pudimos detectar que llevaba una medalla y unos anillos”. Igualmente aseguraba que “ver el rostro de esta persona fue muy impactante porque estaba prácticamente comido por las ratas”, una macabra imagen que “se me ha quedado grabada y que muchas veces vuelve en forma de pesadilla”, exponía Álex Hibrail.

El cadáver pertenecía a una joven castellano-manchega y no se localizó al culpable del crimen

Tras ponerse en contacto con la Policía comenzaron las primeras investigaciones sobre el escabroso hallazgo de estos cinco niños en el Torreón de San Martín de Toledo. En concreto la víctima era Gema Rodríguez Sánchez, “una chica de 18 años del municipio de Mazarambroz, muy cercano a Toledo, que trabajaba de asistenta en una casa de Madrid, vivía en una pensión muy cercana a la Catedral de Toledo y era completamente independiente”, explicaba Álex Hibrail.

Sin embargo, el asesino seguía suelto, motivo por el que “nos vimos obligados a cambiar algunos de nuestros hábitos cotidianos, como la ruta para ir y venir del colegio”, exponía. Incluso sostenía Hibrail que “mi abuelo me prohibió salir en ninguna foto publicada en prensa y tampoco quedaron reflejados nuestros apellidos”.

El crimen del Torreón en Toledo llega a 'Cuarto Milenio' / Imagen: Mediaset
El crimen del Torreón en Toledo llega a ‘Cuarto Milenio’ / Imagen: Mediaset

Apuntan que “desaparecieron pruebas”

Casi 40 años después del hallazgo del cadáver de esta joven Álex Hibrail sintió la necesidad de seguir investigando el caso y dejarlo plasmado en un libro. “Era una asignatura que tenía pendiente y creo que era el momento en el que yo estaba preparado para contarle a las sociedad lo que nos ocurrió”, ponía de manifiesto.

De este modo comenzó a bucear en la hemeroteca porque “hay algo que me dice que tenía que descubrir quién era el asesino”, indicaba, y es que en el momento no se encontró un culpable por este crimen. Además apuntaba Álex Hibrail que “en 2015 conocía a la hermana de la víctima por casualidad”, instante en el que todos los recuerdos de aquel niño volvieron a removerse.

Durante su investigación Hibrail ha podido contactar y contar con los testimonios de policías nacionales e incluso con los bomberos que sacaron el cadáver, con quienes coincide en que “desaparecieron pruebas”. En concreto señalaba que cuando procedieron a sacar del interior del torreón el cuerpo sin vida de esta joven “no estaba la medalla, ni la ropa interior y de tres anillos solo llevaba puesto uno”.

Pudo ser víctima de una violación 

Explicaba Álex Hibrail que la versión oficial del caso detalla que “debido al deterioro que presentaba el cuerpo no se puede conocer con seguridad si había sido violada y tenía un fuerte golpe en la cabeza que sería la causa de la muerte”. 

Además señalaba que “era evidente que la habían tirado escaleras abajo y la habían enterrado con los escombros”.

Las principales hipótesis que rodean este crimen en Castilla-La Mancha

Sobre lo que pudo ocurrir a la víctima, Hibrail ha perfilado diversas hipótesis, pero aseguraba que “a día de hoy la que mantengo firme es que eran varios los autores y dudo hasta de que la mataran allí”. Por tanto sostenía que “creo que la mataron en otro sitio y después la trajeron hasta este lugar”, pensando los supuestos asesinos que jamás sería encontrado el cadáver. Incluso manifestaba que “si no llegamos a entrar nosotros no se hubiera encontrado el cadáver hasta el año 94, cuando se hizo la reforma del Torreón”.

Sobre el posible o los posibles autores del crimen los rumores conducen a hijos de “gente importante de aquel momento en Toledo”, especificaba. Y es que “había un cierto porcentaje de hijos de gente muy importante de Toledo metido en el mundo de la heroína en aquellos años”.

Rumores que jamás se han podido comprobar sobre un espeluznante caso del que a día de hoy de desconoce su autoría. Motivo por el que Cuarto Milenio abría una línea de comunicación a través del correo [email protected], @navedelmisterio, y del WhatsApp 683 144 183; para quien pueda aportar pistas para cerrar esta historia.

Marta Lopez

Periodista natural de Albacete. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Murcia con más de 4 años de experiencia en medios de comunicación.
Botón volver arriba