Le han disparado balines y ha perdido un ojo, el brutal caso de maltrato animal sufrido por ‘Otis’ en Albacete

TOyota

/Redacción/

Este lunes por la noche llegaba un aviso a ‘Dejando Huella’ de un gato que se encontraba escondido debajo de un coche en Albacete capital en muy malas condiciones: sucio, con el hocico bañado en sangre y un ojo desprendido de su cuenca; tal y como ha informado la propia asociación animalista en nota de prensa.

Tras su captura, el pequeño de dos años al que llamaron Otis, fue ingresado de urgencia en la clínica veterinaria, donde se pudo comprobar que, además de sus heridas visibles, tenía una fuerte infección. Pasó la noche a la espera de poder estabilizarse para realizar más pruebas, pues su estado era crítico y su pronóstico, reservado.

Este martes, más estable, se pudo confirmar que Otis “tiene la mandíbula rota por un fuerte golpe, seguramente una agresión, para lo cuál necesitará ser intervenido para colocarle un cerclaje mandibular (procedimiento que une los huesos de la mandíbula con alambre)”, indican desde Dejando Huella. Sumado al golpe, en sus radiografías se puede observar que “tiene un balín de plomo alojado en el cráneo aunque, por suerte, no ha llegado al cerebro. Esto refuerza la teoría de la agresión”. Han confirmado también los veterinarios que “ha perdido totalmente un ojo”. Este viernes será intervenido en el Hospital Veterinario de Novelda.

Para finalizar, desde Dejando Huella manifiestan que “Otis es solo otro caso más de maltrato animal que quedará impune, vacío de culpables, pero, esperamos, no invisible. Que su dolor y sufrimiento sirva para darles voz a aquellos que perecen en las calles ante la falta de humanidad, ya bien sea por agresión o por mirar hacia otro lado ante su necesidad”, concluyen.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.