Home » Almansa » VÍDEO | Descubrimos Maralba, el restaurante de Almansa que ha conquistado su segunda Estrella Michelín

VÍDEO | Descubrimos Maralba, el restaurante de Almansa que ha conquistado su segunda Estrella Michelín

Estuche

/Sandra Manzanares/ Fotos y vídeo: María Esperanza Panduro/

El 3 de mayo de 2003 llegaba el amanecer del mar a Almansa. Casi 15 años después, y tras duras épocas en las que las nubes eclipsaban el Sol, ahora la luz lo ilumina todo, incluidas dos estrellas que brillan tanto de noche como de día. Son las dos Estrellas Michelín del Restaurante Maralba, que le convierten en el único establecimiento de Castilla-La Mancha con este reconocimiento por partida doble.

boletín

Maralba era un “proyecto muy arriesgado en su momento” que nacía de la mano de la joven pareja formada por Francisco Martínez y Cristina Díaz. Juntos atravesaron un camino duro en el que, en ocasiones, pensaron en tirar la toalla después de días sin que nadie cruzara la puerta del restaurante. Años que quedaron atrás dando paso a los dulces frutos del trabajo.

Además de los reconocimientos obtenidos, entre los que destaca la segunda Estrella Michelín, este restaurante albaceteño se encuentra entre los 20 mejores restaurantes de España y los 400 mejores establecimientos de Europa, convirtiéndose en parada obligatoria para todo aquel que aprecia el buen comer. Hasta este punto de la provincia se desplazan comensales provenientes de toda la geografía española, también del extranjero, con el único propósito de probar los platos de Fran Martínez.

Con la llegada de la última Estrella Michelín, la primera fue concedida hace seis años, el libro de reservas está completo hasta bien entrado 2018. Un reconocimiento que ha sido acogido con ilusión, pero que también supone una gran dosis de responsabilidad y “presión”. “Mucha gente vendrá pensando porqué a él”, nos cuenta Fran, a quien no le gusta el calificativo de ‘chef’, sino que prefiere que le llamen cocinero; añadiendo que los comensales de Maralba pronto se olvidan de estas cuestiones, dando paso al disfrute de sabores. Al final del menú, “todo queda justificado”, apunta un humilde Fran, que destaca la coordinación entre toda la plantilla como un pilar fundamental del día a día.

De la cocina de Maralba dicen que brotan chispas de creatividad, que las manos de Fran tienen alma de cocinero. Él es el artífice de la fusión de sabores manchegos y mediterráneos. Unión tratada de manera elegante y con un gran dominio de la técnica que hace de su cocina de base regional un auténtico placer para los sentidos. La potencia del sabor manchego se aligera con mariscos y pescados que equilibran menús aptos para todos los bolsillos. Como explica Cristina, jefa de sala y sumiller del establecimiento, “la gente no se puede asustar en Maralba”, pues se trata del restaurante más barato de Europa con dos Estrellas Michelín, en el que los clientes pueden comer por 60 euros, incluyendo el vino.

Exclusividad y dedicación

Los ojos de Cristina son los ojos a través de los que Fran conoce a sus clientes. Ella dirige la sala, que se compone de un comedor principal con una capacidad para 20 personas, también dirige los dos espacios privados, que se utilizan en contadas ocasiones y es que en Maralba no suelen hacerse servicios superiores a 30 personas, pues se prioriza el “buen servicio” y el trato personalizado. Prioridades que junto a la dedicación y los alimentos procesados al momento crean la combinación ganadora de Maralba.

“Todo tiene que estar a punto todos los días”, remarca el jefe de cocina de Maralba, señalando que “cada cliente tiene que llevarse esa satisfacción y que todo funcione perfectamente”. Con ello, Fran se refiere, entre otras variables, al desarrollo de la sala y a los tiempos, que deben estar a la altura de la materia prima de un restaurante en el que se respira la frescura y la fuerza de sus platos, el trabajo y el esfuerzo de su personal, a quien tanto Fran como Cristina reconocen su importante labor.

Ambos aprovechan la ocasión para agradecer a todos aquellos que “apoyaron desde el principio” este negocio familiar que quiere seguir manteniendo su esencia. Aunque reconocen haber tenido oportunidades de levantar grandes proyectos fuera de Almansa, Cristina y Fran siempre han apostado por esta localidad que ha visto despuntar a Maralba. Restaurante de alta cocina tradicional manchega que espera seguir creciendo, innovando y, sobre todo, haciendo disfrutar a sus comensales desde parajes albaceteños.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.