Home » Albacete » Seve Felipe, la vuelta del campeón

Seve Felipe, la vuelta del campeón

maravides grande

/Nacho López/Foto: María Esperanza Panduro/

  • Después de un año y medio alejado de las pistas y sufriendo el dolor psicológico de la soledad del corredor, Severino Felipe regresó por la puerta grande a la competición hace poco más de una semana y lo hizo como mejor sabe hacerlo… cruzando el primero la línea de meta.
  • Una operación pionera en humanos para un médico de Albacete le ha devuelto a su vida deportiva y aunque disfruta cada metro como si fuese el último, Severino Felipe no se pone techo y ya piensa en el Campeonato de España que se disputará próximamente en Melilla.
  • En El Digital de Albacete hemos charlado largo y tendido con el atleta albaceteño más laureado de los últimos tiempos para con su testimonio demostrar que muchas veces los sueños se cumplen por muy difíciles que puedan llegar a ser.

Hace 18 meses el tendón de Aquiles de Severino Felipe dijo basta y aunque las lesiones nunca llegan en buen momento para un deportista, la suerte no estuvo del lado del atleta albaceteño y prácticamente nada más conseguir la medalla de bronce en el Campeonato de España de Maratón comenzó un particular calvario que se ha alargado hasta los 550 días.

boletín

Relata Seve Felipe a El Digital de Albacete que tras esa medalla de bronce llenó su mochila de “objetivos ambiciosos que cayeron en picado prácticamente de un día para otro”, algo que unió al dolor físico de la lesión el dolor psicológico de la decepción. “He estado hundido pensando que podría ser el fin”, manifiesta un Seve que reconoce haber cometido un grave error al no estar “preparado psicológicamente para que el atletismo se pudiera acabar de golpe”. “El dolor psicológico superaba al físico”, asegura tajante a nuestro micrófono.

Antes de caer lesionado, el ‘iluso’ Seve nunca pensó que una lesión le podría apartar definitivamente del atletismo e incluso había idealizado su retirada, pero tras verse al borde del precipicio lo tiene muy claro. “He cambiado, disfruto cada metro y ya tengo asumido que un día llegará el final. Ahora soy una persona mucho más fuerte”, asevera.

Con toda una vida dedicada al atletismo, “este deporte es un estilo de vida y cuando falta no eres la misma persona”, reconoce el atleta al mismo tiempo que argumenta haberse sentido vacío. “No me reconocía. No era el Seve de siempre. Sentía soledad sin estar sólo, es algo paradójico, pero es así, te vas arrinconando, ensimismándote… Es difícil de explicar, pero es una situación muy dura”.

Normalmente las desdichas no vienen solas y al caer lesionado los patrocinadores con los que contaba dejaron de apostar por él y además se quedó sin seguro médico para poder seguir tratando su lesión con el objetivo de poder volver a la competición. “Cuando rompes líneas de meta todo el mundo te quiere, pero cuando dejas de romperlas, solo te quiere tu familia, tu entrenador y tus amigos”, afirma Seve Felipe después de haberlo vivido en sus carnes.

Todo parecía estar en contra de Felipe e incluso “muchos profesionales médicos me habían aconsejado que cesara en el intento de volver a correr”, pero ahí fue cuando apareció el Dr.Vellando y la suerte y la vida de Seve dieron un giro de 180º; apoyado por supuesto de “la fuerza de mi familia, de mis amigos, de mucha constancia y de mucho trabajo”.

Seve lo había probado casi todo pero “el tratamiento con células madre no funcionó” y la “electólisis percutánea tampoco”, lo que fue minando mucho más el ánimo del atleta albaceteño hasta tal punto que “el Dr. Vellando era el único que confiaba en que podría volver a correr”. Para ello, era obligatorio realizar “una operación pionera”. Tan pionera que, “el Dr Vellando solo había hecho varias pruebas con cadáveres”, pero según asevera Seve Felipe, el galeno “confiaba muchísimo en ese tipo de operación”.

Seve reconoce haber sido “la primera persona viva en la que el Dr Vellando realizó este tipo de intervención”, pero aunque no esconde que “sintió miedo” tiene claro que sus “ganas de volver a correr superaban a cualquier tipo de dudas”, esgrime al recordar como su tendón de Aquiles “estaba degenerado” y en regenerarlo consistió una operación “muy complicada pero que en mi caso ha sido muy efectiva”.

Y cinco meses después de pasar por el quirófano llegó el día del reencuentro con la competición, con los nervios de la línea de salida, con los temores de que las cordoneras de las zapatillas se puedan desatar en el último metro… con las dudas de que “se pudiera volver a romper el tendón” reconoce Seve Felipe al mismo tiempo que afirma que “los días previos fueron llenos de ilusión, pero en los minutos previos al pistoletazo de salida me puse muy nervioso porque llegaron los miedos y las dudas”.

Pero llegó el kilómetro 4 de la carrera en Aguas Nuevas y  Seve comenzó a “disfrutar como cuando era un niño y me calzaba las zapatillas por primera vez”, llegando el primero a la línea de meta y haciendo buena la frase de Julio César, ‘veni, vidi, vici’. Vine, vi y vencí. Todas las sensaciones en su tendón “fueron inmejorables”, afirma emocionado nuestro protagonista.

Su vuelta a la competición marca un punto de inflexión y Seve Felipe no esconde que “Aguas Nuevas ha sido mi primera piedra y sobre esa piedra quiero construir muchas cosas”. Ambicioso como pocos y con la ilusión de un debutante, Seve reconoce que no tiene molestias y por ello no se pone techo. Su sueño más inmediato, “el Campeonato de España que se va a disputar en Melilla”.

Como siempre que se calza las zapatillas y como afirma antes de despedir esta entrevista, “en Melilla me vaciaré para dejar el pabellón lo más alto posible y que el nombre de mi ciudad quede en un gran lugar”. No tengan dudas de que así será. Seve no conoce las medias tintas.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.