Home » Albacete » La increíble historia de lo que hizo el presidente del Albacete Balompié durante los noventa minutos del partido del ascenso

La increíble historia de lo que hizo el presidente del Albacete Balompié durante los noventa minutos del partido del ascenso

Estuche

/@NachoLopezAB/

Supersticioso como pocos, José Miguel Garrido vivió de una manera muy peculiar el partido más importante de los últimos años de su equipo. Tan peculiar que no se desarrolló en el palco del Carlos Belmonte como sería normal, sino que discurrió entre una cueva en Chinchilla y unos viñedos en Fuentealbilla.

ALBACETE_BALOMPIE_VS_VALENCIA_AFICION_NOTICIA_ALBACETE 159

boletín

José Miguel Garrido fue quien emparejó al Albacete Balompié con el Lorca extrayendo la bola el día del sorteo en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas y aunque no lo manifiesta, algo dentro de él debió decirle que su presencia en el campo en ambos partidos contra los murcianos fue gafe y ‘consecuencia directa’ entonces de la derrota de su equipo en el global de la eliminatoria ante los de David Vidal.

lorca albacete balompie vuelta play off MVS_5524

Posteriormente llegó la eliminatoria contra el Atlético Baleares, una eliminatoria de la que José Miguel Garrido no pudo ver ningún encuentro al haber sido intervenido quirúrgicamente de un problema menor en la vista y casualidades o no, el Alba empató en tierras baleares y volteó la eliminatoria en el Carlos Belmonte en el último suspiro cuando todo apuntaba a que la eliminatoria se decidiría desde el punto de penalti.

MVS_3876

Y llegó el pasado domingo, el día definitivo, el día en el que el todo o la nada serían el premio al final de la noche, el día que podría significar el regreso de un histórico como el Albacete Balompié a segunda división un año después de su descenso a segunda ‘B’; el día en el que José Miguel Garrido tuvo que enfrentarse cara a cara a sus supersticiones.

garrido-620x330

48 horas antes del encuentro ya se comenzó a fraguar la historia que a continuación les vamos a relatar cuando tras la charla que José Miguel Garrido mantuvo con la plantilla, José Manuel Aira le manifestó “medio en serio medio en broma que la plantilla prefería que no estuviera en el campo ante el Mestalla por aquello del gafe”, tal y como relata Garrido a nuestro micro al mismo tiempo que reconoce que en ese mismo instante “lo tuve claro y decidí que no asistiría”.

ALBACETE_BALOMPIE_VS_VALENCIA_NOTICIA_ALBACETE 01Pues lo vería por la tele o lo escucharía por la radio, podrían pensar ustedes… pues no. No lo hizo. Su superstición va más allá de su presencia en el campo o no y no quiso saber nada hasta una vez hubiesen concluido los noventa minutos de juego. Para ello se fue primero a Chinchilla a una cueva, sin wifi, sin cobertura, sin nada ni nadie que pudiera alterar su desconexión momentánea del mundo. Pero los nervios, iban ‘in crescendo’.

ALBACETE_BALOMPIE_VS_VALENCIA_NOTICIA_ALBACETE 32

La soledad en Chinchilla no hizo más que aumentar su ansiedad y puso entonces rumbo a Fuentealbilla, a seguir desconectado del mundo entre los viñedos de Andrés Iniesta alejado del mundanal ruido y como no, alejado de cualquier vía que pudiera informarle del más mínimo detalle del partido hasta que no hubiese concluido.

ALBACETE_BALOMPIE_VS_VALENCIA_NOTICIA_ALBACETE 15

Una vez en la localidad natal del hombre que le dio a España su primer y único mundial, José Miguel Garrido paseó entre vides esperando que las manecillas del reloj llevasen al Albacete Balompié a segunda división y que su no presencia en el Carlos Belmonte surtiese efecto a favor de su equipo.

Apagué el móvil y me fui a Chinchilla a una cueva. Es pura superstición, no es por nervios, pero no quería ir al partido. Luego me fui a Fuentealbilla, pero José Antonio ya se había ido a andar por los viñedos. Estuve un rato por allí solo y calculé para volver cuando el partido estuviese a punto de terminar.

Puso rumbo de nuevo a Albacete sin haber finalizado el encuentro todavía y una vez en nuestra capital, dejó el coche en su hotel y llamó a un taxi para ir al Carlos Belmonte, pidiéndole al taxista que por favor no le diese ningún tipo de información y que lo llevase hasta donde siempre ha estado el ‘Bar Deporte’. Durante los noventa y cinco minutos que duró el partido, José Miguel Garrido sólo intercambió algunas palabras, totalmente alejadas de lo que estaba pasando en el Carlos Belmonte por supuesto, con el taxista y con un empleado de la bodega de la Familia Iniesta. Mientras tanto, el móvil seguía apagado.

CELEBRACION_CAMPO_ALBACETE_BALOMPIE_NOTICIA_ALBACETE 20

Bajar del taxi y escuchar rugir al Carlos Belmonte más de los normal fue todo uno y “por la hora que era”, José Miguel Garrido pensó que eso “solo podía significar algo muy bueno o muy malo”. Fue ahí cuando encendió el teléfono, todavía sin haber completado la distancia que separa el lugar donde se apeó del taxi al estadio, y fue nada más encenderlo cuando una llamada de su “socio” le comunicó el feliz desenlace.

Creo que hice muy bien en no ver el partido, porque lo he visto repetido y en la segunda parte nos apretaron mucho como buen equipo que son buscando un ascenso. La jugada del casi gol olímpico del Mestalla parece fruto de la parapsicología, pero las finales no se juegan. Las finales se ganan.

Una vez en el Carlos Belmonte y cuando toda la algarabía estaba en los exteriores, vestuarios y zona mixta, José Miguel Garrido, solo en el círculo central, soltó toda la tensión que llevaba acumulada sobre un césped del Carlos Belmonte que vio como rodilla en tierra, el Presidente del Albacete Balompié no podía contener las lágrimas y lloraba por el ascenso como instantes antes habían hecho cientos de aficionados rodeando a sus ídolos.

2

El Alba salió de la cueva. Garrido, también.

Además, el presidente ha sido uno de los que más intensamente ha vivido junto a sus jugadores todos los actos realizados para festejar junto a los aficionados el premio merecidamente conseguido.

MVS_3538

Sin tiempo prácticamente para el descanso, ya hay que pensar en la próxima temporada. Una temporada en la que “no queremos sufrir” porque “hemos aprendido de los errores”. Concluía José Migel Garrido.

Mapfre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.